Conducción de calor

El segundo principio de la termodinámica determina que el calor sólo puede fluir de un cuerpo más caliente a uno más frío, la ley de Fourier fija cuantitativamente la relación entre el flujo y las variaciones espacial y temporal de la temperatura.

La conducción de calor o transmisión de calor por conducción es un proceso de transmisión de calor basado en el contacto directo entre los cuerpos, sin intercambio de materia, por el que el calor fluye desde un cuerpo de mayor temperatura a otro de menor temperatura que está en contacto con el primero. La propiedad física de los materiales que determina su capacidad para conducir el calor es la conductividad térmica. La propiedad inversa de la conductividad térmica es la resistividad térmica, que es la capacidad de los materiales para oponerse al paso del calor.

La transmisión de calor por conducción, entre dos cuerpos o entre diferentes partes de un cuerpo, es el intercambio de energía interna, que es una combinación de la energía cinética y energía potencial de sus partículas microscópicas: moléculas, átomos y electrones. La conductividad térmica de la materia depende de su estructura microscópica: en un fluido se debe principalmente a colisiones aleatorias de las moléculas; en un sólido depende del intercambio de electrones libres (principalmente en metales) o de los modos de vibración de sus partículas microscópicas (dominante en los materiales no metálicos).[1]

Para el caso simplificado de flujo de calor estacionario en una sola dirección, el calor transmitido es proporcional al área perpendicular al flujo de calor, a la conductividad del material y a la diferencia de temperatura, y es inversamente proporcional al espesor:[2]

donde:

es el calor transmitido por unidad de tiempo.
(o ) es la conductividad térmica.
es el área de la superficie de contacto.
es la diferencia de temperatura entre el foco caliente y el frío.
es el espesor del material.

Procesos de transferencia de calor

El calor se transfiere por medio de alguno de los siguientes procesos:

La transferencia de energía térmica o calor entre dos cuerpos diferentes por conducción o convección requiere el contacto directo de las moléculas de diferentes cuerpos, y se diferencian en que en la primera no hay movimiento macroscópico de materia mientras que en la segunda sí lo hay. Para la materia ordinaria la conducción y la convección son los mecanismos principales en la "materia fría", ya que la transferencia de energía térmica por radiación sólo representa una parte minúscula de la energía transferida. La transferencia de energía por radiación aumenta con la cuarta potencia de la temperatura (T4), siendo sólo una parte importante a partir de temperaturas superiores a varios miles de kelvin.

Es la forma de transmitir el calor en cuerpos sólidos; se calienta un cuerpo, las moléculas que reciben directamente el calor aumentan su vibración y chocan con las que las rodean; estas a su vez hacen lo mismo con sus vecinas hasta que todas las moléculas del cuerpo se agitan. Por esta razón, si el extremo de una varilla metálica se calienta con una llama, transcurre cierto tiempo hasta que el calor llega al otro extremo. El calor no se transmite con la misma facilidad por todos los cuerpos. Existen los denominados "buenos conductores del calor", que son aquellos materiales que permiten el paso del calor a través de ellos. Los "malos conductores o aislantes" son los que oponen mucha resistencia al paso de calor.

Other Languages
Afrikaans: Warmtegeleiding
العربية: توصيل حراري
беларуская: Цеплаправоднасць
беларуская (тарашкевіца)‎: Цеплаправоднасьць
čeština: Vedení tepla
Deutsch: Wärmeleitung
suomi: Johtuminen
हिन्दी: ऊष्मा चालन
Kreyòl ayisyen: Kondiksyon
Bahasa Indonesia: Konduksi panas
日本語: 熱伝導
한국어: 열전도
മലയാളം: താപചാലകം
norsk nynorsk: Varmekonduksjon
norsk bokmål: Varmeledning
srpskohrvatski / српскохрватски: Kondukcija
Simple English: Heat conduction
slovenčina: Vedenie tepla
svenska: Konduktion
Türkçe: Isı Denklemi
Tiếng Việt: Dẫn nhiệt
中文: 热传导