Condado de Holanda

Graafschap Holland
Condado de Holanda

Estado feudal del Sacro Imperio Romano Germánico, provincia de los Países Bajos españoles y posteriormente de las Provincias Unidas.

link=Maritima, Masalant, Huitingoe, Hollant, Lake et Isla, Rinland, Germepi, Instarlaka, Kinnem, Texla

Siglo X- 1581

Arms of the Duke of Burgundy (1364-1404).svg

Escudo de Condado de Holanda

Escudo

Ubicación de Condado de Holanda
Condado de Holanda en 1350.
Capital La Haya
Idioma oficial holandés medio
Gobierno Condado
Conde de Holanda
 • 1061- 1091 Teodorico V
 • 1555- 1573 Felipe II
Período histórico Edad Media y Moderna
 •  Teodorico II es dueño de toda Frisia occidental. Siglo X de  Siglo X
 •  Tedorico V asume el título de conde de Holanda. Siglo XI
 •  Jacqueline de Baviera cede el condado de Holanda a Felipe el Bueno. 1433
 • Por el Acta de La Haya, Holanda abjura de su conde ( Felipe II) y se integra en las Provincias Unidas de los Países Bajos. 1581

El condado de Holanda es un antiguo estado feudatario del Sacro Imperio Romano Germánico. En 1433 fue adquirido por Felipe el Bueno e incorporado a los Países Bajos borgoñones y después a los Países Bajos españoles.

Historia

Fundación del condado ( siglo X - siglo XI)

La creación del condado de Holanda está íntimamente unida a la dinastía de los Teodoricos. El poderío de esta familia en la región, que se extendía entre el Sinkfal y el Vlie (« Frisia occidental») era antiguo. Generalmente, se le hace remontar al conde Gerolfo II que estuvo subordinado al duque Godofredo de Frisia[1]

Gerolfo tuvo dos hijos, Teodorico I de Holanda y Waldger. Este último era conde del pagus Lake et Isla ( Río Lek y IJssel) que transmitió a su hijo Radbod, según un diploma de Otón I del año 944. Radbod gobernó también, en 975, el territorio de Instarlaka en el cual se ubicaba Utrecht.[2]

En cuanto a Teodorico, entre 916 y 921, se le encuentra entre los allegados de Carlos el Simple. Es investido del comitatus de Kinnem, en el que había sucedido a su padre, y recibe del rey, en pleno dominio, una porción importante de esta región, donde funda la abadía de Egmond.[2]

Su hijo Teodorico II no fue menos favorecido. En 985, el emperador Otón III, le otorgó todo lo que éste había poseído hasta entonces en los condados de Masalant, de Kinnem y de Texel; es decir el territorio existente entre la desembocadura del río Mosa hasta el río Vlie, por consiguiente, era el dueño de toda la Frisia occidental. Incorporó a su condado Zelanda, los ‘’ Cuatro Oficios’’ (en neerlandés: Vier Ambachten) y el condado de Gante, e incluso recibió de Arnulfo I de Flandes, a título de feudo, la tierra de Waes en el reino de Francia.[3]

Sin embargo, no pudo conservar el condado de Instarlaka. Bajo Otón I, los feudos antaño ocupados por Waldger y por sus hijos Radbod y Hatto habían sido confiscados e integrados en el obispado de Utrech. Es probable que el Obispo Balderico (918-977) obtuviera la completa inmunidad y fuera sustituido por los condes laicos en el pagus de Instarlaka.[3]

Arnulfo de Holanda, hijo de Teodorico II y esposo de Lutgarda de Luxemburgo, fue también conde de Gante y de Frisia occidental. Intentó aumentar su poder a costa de los Frisones del norte, pero cayó en combate en 993.[4]

Hasta entonces los condes de Frisia occidental, defensores de la costa frente a las invasiones normandas, habían gozado del favor de los Carolingios y de los reyes sajones. Bajo el emperador Enrique II la situación política se modificó; la política real, que se apoyaba cada vez más en los obispos, provocó un conflicto de intereses entre Utrech y el conde frisón. Teodorico III construye en el río Merwede la fortaleza de Dordrecht, lo que perjudicaba a la vez al prelado y a los vendedores de Tiel. Pero la campaña que emprende en 1018 el duque Godofredo I de la Baja Lorena, acompañado del príncipe-obispo Balderico II de Lieja y de los obispos de Colonia y de Utrech, para castigar al conde acabó en fracaso; el ejército real fue desecho el 29 julio de 1018 en el bosque de Merwede, cerca de Vlaardingen.[5]

El obispo Adalboldo II de Utrech tuvo que adaptarse a su molesto vecino; se reconcilió con él pues ningún otro se hallaba en situación de proteger el país si surgía algún enemigo temible, y el papel del conde de Frisia occidental quedó así netamente definido y reforzado.[5]

Sin embargo, el conde de Flandes, Enrique II, aprovechando la ocasión, consigue enemistar a Teodorico III con Balduino IV que le había arrebatado el condado de Gante, el cual en lo sucesivo dejó de existir bajo ese nombre.[5]

Teodorico IV usurpó un pagus relevante del obispado (posiblemente el Germepi, entre el IJssel y el Viejo Rin). En 1046, el emperador Enrique III el Negro le obligó a abandonar su conquista; pero al año siguiente la lucha se reanudó con nuevo ardor. Teodorico se unió a la revuelta de Godofredo el Barbudo quien, ayudado por Balduino V de Flandes, redujo a cenizas el palacio imperial de Nimega, y los fosos holandeses reservaron al ejército imperial un desastre semejante al de 1018.[6]

Teodorico IV habría podido recuperar la posesión del territorio en disputa; pero los obispos de Utrecht, Lieja y Metz evitaron su pérdida por medios más seguros que la lucha abierta: lo atrajeron a una trampa, y el conde fue asesinado el 14 de enero de 1049. Murió sin dejar descendencia.[7]

Su hermano Florencio I le sucedió en Frisia occidental, pero fue a su vez asesinado en 1061.

El obispo de Utrech pudo entonces celebrar su triunfo.[8]

No obstante, Gertrudis de Sajonia, viuda de Florencio, se había casado con Roberto el Frisón quien defendió enérgicamente los derechos de su hijastro, Teodorico V. Para asegurar al Obispo la posesión efectiva de los territorios que el emperador le había concedido, fue precisa la intervención de Godofredo el Jorobado. El duque de Baja Lorena se ocupó por otra parte de hacerse investir personalmente por el obispo de los condados de los que le proporcionaba el vasallaje. Godofredo fundó Delft, y en los alrededores de Dordrecht fue traidoramente asesinado a finales de febrero de 1076. Esta catástrofe permitió a Teodorico V retomar la posesión de los territorios que su padre había ocupado. Es el primer conde de Frisia occidental que toma el título de conde de Holanda.[9]

Desde ese momento, el poder de Teodorico ya no fue puesto a prueba en toda la zona frisona occidental. Probablemente en 1076 consiguieron de nuevo en feudo de los condes de Flandes las islas meridionales de Zelanda a cambio de la cesión de las tierras de Waes.[10]

El condado bajo los Teodoricos ( siglo XII - siglo XIII)

Entre 1157 y 1168, un conflicto sobre Zelanda se entabló entre los condes de Flandes y el conde de Holanda, pero el status de las islas no cambió: continuaron siendo un feudo que los condes de Zelanda tenían del condado de Flandes.

El conde Teodorico VII murió sin tener hijos varones. Su hermano Guillermo revindicó entonces el condado a costa de su sobrina Ada. Ésta se casó con Luis de Looz, quien buscó el apoyo de Flandes en su lucha por hacer valer los derechos de su esposa. En 1206, Felipe I de Namur pronunció un arbitraje entre los dos pretendientes: asignó a Luis de Looz Hollanda y cuatro islas ( Scherpenisse, Duiveland, Stavenisse, Dreischor) y a Guillermo el resto del territorio situado en la ribera izquierda del Mosa, así como las islas meridionales de Zelanda.[11]

Luis de Looz, que murió en 1218, no llegó, pese al apoyo de Flandes, hacer prevaler sus derechos y debió abandonar el conjunto de las tierras holandesas en favor de Guillermo I.[12]

Guillermo II, nieto de Guillermo I casó a su hermana Alix con Juan de Avesnes, entonces en lucha contra la condesa Margarita y su hijo Guy de Dampierre por la disputa de los condados de Flandes y de Hainaut. Los dos cuñados atacaron Rupelmonde: esto era hacer revivir de nuevo las pretensiones de la casa de Holanda sobre la tierra de Waes.[13]

En octubre de 1247, Guillermo fue elegido como Rey de los Romanos en oposición con Federico II Hohenstaufen. No quiso complicar demasiado su trabajo atrayendo hacia Holanda las fuerzas de Flandes y autorizó a su hermano Florencio, que administraba el condado en su nombre, a negociar con Margarita. La paz, acordada el 7 de julio de 1248, fue confirmada por Guillermo II el 3 de agosto y nuevamente en el trascurso de septiembre del mismo año.[14]

En 1252, se declaró de nuevo la guerra entre Flandes y Holanda. Margarita atacó Zelanda; pero sus hijos Guy y Juan, derrotados en Westkapelle el día 1 de julio de 1253, son hechos prisioneros hasta 1256.[15]

La muerte de Guillermo II ( 28 de enero de 1256) modificó la situación. Dejaba un hijo menor de edad Florencio V, del que fue tutor su tío, también llamado Florencio.[15]

La paz fue negociada ese mismo año en Péronne por Luis IX de Francia, entre Margarita de una parte y Holanda y la casa de Avesnes de otra. El Dicho de Péronne ( 24 de septiembre de 1256) fue la base de los tratados firmados el 13 de octubre de 1256 y el 22 de noviembre de 1257 en Bruselas.[17]

Sin embargo, Florencio V no tardó en tener a su vez altercados con su suegro Guy de Dampierre a propósito de Zelanda, y cuando éste se alió con Eduardo I de Inglaterra, el buscó enseguida el apoyo del rey de Francia Felipe el Hermoso; pero fue asesinado en 1296.[18]

Cuando su joven hijo Juan I le sucedió, Guy, para asegurarse el apoyo de Holanda, quiso renunciar a sus derechos en las islas zelandesas. Es lo que hizo por un acuerdo del 4 de marzo de 1299. No obstante, la renuncia debía producir sus efectos sólo si existían herederos directos del conde de Holanda, y se volvía caduca si la sucesión se producía por línea colateral. Y eso fue precisamente lo que ocurrió: ese mismo año Juan I moría por enfermedad ( 10 de noviembre de 1299), y sus estados pasaron a la casa de Avesnes. Jean II de Avesnes, conde de Hainaut, era hijo de Alix de Holanda, hermana de Guillermo II.[19]

El condado bajo la casa de Avesnes (1299-1354)

Armas de los condes de Hainaut-Holanda.

El acceso de Juan II de Avesnes al trono de Holanda instituyó pues una unión personal entre los condes de Hainaut y los de Holanda.

Conforme al acuerdo de 1299, Guy de Dampierre reivindicó inmediatamente la soberanía (feudal) de Zelanda de sur, pero él había cedido sus derechos, desde 1296, a su hijo Guy de Namur, quien tomó el título de conde de Zelanda. La campaña que este príncipe comenzó en 1303 fue coronada por el éxito. Consiguió apoderarse de la mayor parte de Holanda; pero perdió pronto sus ventajas y cayó en manos de sus adversarios.[20]

La interminable querella a propósito de Zelanda no acabó hasta 1323. El rey de Francia Carlos el Hermoso, que había conseguido atraerse a la vez a Luis de Nevers y a Guillermo III de Holanda-Hainaut, les impuso su arbitraje. El tratado del 6 de marzo de 1323, que consagró el abandono de la casa de Avesnes de todas sus pretensiones sobre Flandes, emancipó de otra parte definitivamente a Zelanda del vasallaje flamenco.[21]

El condado bajo la casa de Wittelsbach (1354-1433)

Esta sección está vacía, insuficientemente detallada o incompleta. ¡Vuestra ayuda es bienvenida!

En 1433, Jacqueline de Baviera cedió Holanda, así como el Hainaut a Felipe el Bueno, duque de Borgoña.

El condado bajo la casa de Borgoña (1433-1482)

Esta sección está vacía, insuficientemente detallada o incompleta. ¡Vuestra ayuda es bienvenida!

El condado bajo los Habsburgos (1482-1581)

Esta sección está vacía, insuficientemente detallada o incompleta. ¡Vuestra ayuda es bienvenida!

Por el acta de La Haya ( 1581), Holanda depone a su conde ( Felipe II) y se une a las Provincias Unidas.

Other Languages