Condado de Conflent

El condado de Conflent se constituyó dentro del territorio de lo que históricamente se denominó como Marca Hispánica del Imperio carolingio. Su situación correspondía, aproximadamente, a la actual comarca de Conflent.

Orígenes

Durante la época romana, el Conflent fue un pagus dependiente de la ciudad de Ruscino. A raíz de la cristianización de la comarca, iniciada en el siglo IV, el Conflent pasó a formar parte del episcopado de Elna como arcedianato. El límite establecido entre la diócesis de Elna y el Obispado de Urgel, situado en el Llano de la Perxa, en el collado de Jardó, se mantuvo como límite histórico entre el Conflent y la Cerdaña hasta que, en 1790, durante la Revolución francesa, la creación del departamento de los Pirineos Orientales, hizo desaparecer las viejas veguerías. Parece ser que, durante la primera mitad del siglo IX, el Conflent formó parte del condado de Rasez, perteneciente al conde Bera, que también lo era de Barcelona, entre los años 801 y 820.

Entre los años 860 y 870, el Conflent permaneció bajo el dominio del conde Salomón de Urgell-Cerdaña pero, en el 870, el rey Carlos el Calvo concedió el Conflent al conde Miró el Viejo que, posiblemente, gobernó también el Capcir y Fenolleda. De esta forma, el Conflent quedó separado de los condados de Urgel y Cerdaña, que el mismo año 870, el rey Carlos el Calvo había concedido a Wifredo el Velloso, hermano de Miró el Viejo.

Other Languages