Condado de Beziers


El condado de Béziers fue una jurisdicción feudal de Occitania. Beziers pasó a dominio franco en 752, era sede de un obispado. Los primeros condes fueron, probablemente, hispanii, refugiados peninsulares, favorables a los francos.

En 790 fue posiblemente incluido en el ducado de Guillermo I de Tolosa, el Santo ya que no se tienen noticias de que hubiera condes propios. Más tarde, en 826 fue entregado a Bernardo de Septimania y en 832 a Berenguer de Tolosa; en 835 volvió a manos de Bernardo y de su hijo Guillermo.

En 863 pasó a Hunifredo de Barcelona y Septimania y en 865 fue concedido a Bernardo II de Tolosa, pasando después a Bernardo Plantapilosa en 872.

Todos estos condes nominales no atendían el condado y, en 881, el emperador Carlomagno designó un vizconde que, desde entonces, tuvo el dominio efectivo del condado de Beziers. El título condal no desapareció pese a ser nominal, y en 1230 el condado fue entregado a los obispos de Beziers que lo mantuvieron hasta la Revolución.

Other Languages