Condado de Aragón

Situación del condado de Aragón en hacia 1050, junto con los condados de Sobrarbe y Ribagorza.

El Condado de Aragón fue un estado que se originó a principios del siglo ix en una franja montañosa en el Pirineo central que comprendía los valles de Ansó, Hecho y Aragón. Se crea por un interés manifiesto por la dinastía franca carolingia de proteger su frontera meridional de los posibles ataques musulmanes.

Aunque en un principio estuvo bajo la tutela de los reyes francos, conforme iba extendiéndose por la cuenca alta del río Gállego se desprendía del amparo carolingio y se acercaba al núcleo de gobernantes de Pamplona.

Al afeminarse la línea sucesoria de los condes de Aragón y haber casado a la heredera del condado, Andregoto Galíndez, con el rey de Pamplona García Sánchez I, hace que el hijo de ambos, Sancho Garcés II lleve los títulos de rey de Pamplona y conde de Aragón desde el 925.

Estos títulos irán unidos hasta el año 1035 en que el testamento de Sancho el Mayor, divide estas tierras entre sus hijos y aunque Ramiro I de Aragón hereda con título de conde supeditado a su hermanastro el rey García Sánchez III de Pamplona. Ramiro acabó conquistando a su hermanastro Gonzalo los condados de Ribagorza y Sobrarbe, y posteriormente, actuó con independencia del vasallaje de iure que debía al rey pamplonés, actuando desde ese momento como rey en Aragón. Su hijo Sancho Ramírez firmó como «hijo de rey» y la historiografía posterior consideró a Ramiro como primer rey de Aragón con el nombre de Ramiro I de Aragón e iniciador de su dinastía, llamada Ramírez o Aragón.

Política

A pesar de la conquista de la península ibérica por el islam, los valles pirenaicos del territorio que actualmente conforma Aragón, no fueron dominados efectivamente por la administración andalusí. Ya a mediados del siglo viii, tras la victoria de Poitiers, el condado de Aragón nace como una de las demarcaciones carolingias que fueron establecidas por los francos como parapeto contra las agresiones musulmanas, puesto que la civilización mahometana dominaba en esta zona las cercanas ciudades de Huesca y Boltaña. Al norte, en un territorio delimitado por el cauce del río Aragón y Aragón Subordán, y en los valles de Hecho, Ansó y Canfranc, surge a principios del siglo ix un territorio regido por Aureolo, un magnate oriundo de la región que falleció en 809. A su muerte se produjo un vacío de poder que fue aprovechado por los musulmanes para recobrar plazas fuertes a la Marca Hispánica.

Oriol fue sucedido por Aznar Galíndez I bajo la protección de Carlomagno, para, en 828 lograr el magnate autóctono la independencia, al titularse ese año « conde de Aragón», iniciando una dinastía que, en esta primera mitad del siglo ix, extendió su dominio por los valles de Tena y Aurín, y la cuenca alta del Gállego.

Sin embargo, el gobierno de Aznar Galíndez I no tuvo continuidad, puesto que su yerno, García el Malo, hijo de Galindo Belascotenes y casado con Matrona, se rebeló contra Aznar (posiblemente debido al afán expansionista del conde de Aragón sobre el alto Sobrarbe, regido por García el Malo) y lo desposeyó, hasta que el hijo del expulso conde aragonés, Galindo Aznárez I, aparezca de nuevo al frente del Condado de Aragón con la ayuda de García Íñiguez de Pamplona.

En el siglo x Andregoto Galíndez, hija de Galindo II Aznárez, casó con el rey de Pamplona García Sánchez I. Su hijo Sancho Garcés II, heredó en 970 el reino de Pamplona y el condado de Aragón de su madre, lo que indica que ya el derecho aragonés permitía la transmisión por vía femenina de la Casa.

Pamplona y Aragón estarían unidos hasta el año 1035, año en que, a la muerte de Sancho III el Mayor, este dio el condado de Aragón a su hijo Ramiro, quien acabaría consiguiendo independizarse del vasallaje de iure que debía prestar a su hermano García Sánchez III de Pamplona y estableciendo, al sucederle su hijo Sancho Ramírez, el reino de Aragón.

Other Languages