Concilio de Nicea I

Primer Concilio de Nicea
I concilio ecuménico
de la Iglesia católica
Nicaea icon.jpg
Icono conmemorativo del Primer Concilio de Nicea
Inicio 20 de mayo de 325
Término 25 de julio de 325
Aceptado por Iglesia católica, Iglesia ortodoxa, Iglesia copta, Iglesia luterana e Iglesia anglicana
Convocado por Emperador Constantino I el Grande
Presidido por Obispo Osio de Córdoba
Asistencia 318
Temas de discusión Arrianismo, cisma meleciano, fecha de la Pascua
Cronología
Concilio de Jerusalén Primer Concilio de Nicea Concilio de Constantinopla I
[ editar datos en Wikidata]
Icono ortodoxo que representa el Concilio de Nicea I.
Fresco de la Capilla Sixtina que representa el Concilio de Nicea I.

El Concilio de Nicea I (o Primer Concilio de Nicea) fue un sínodo de obispos cristianos que tuvo lugar entre el 20 de mayo y el 19 de junio de 325 en la ciudad de Nicea de Bitinia en el Imperio romano. Esta ciudad hoy es llamada en turco İznik y forma parte de la provincia de Bursa en Turquía. Fue convocado por el emperador romano Constantino I y es considerado el primer concilio ecuménico por las Iglesias que se reconocen católicas y por algunas Iglesias protestantes. Se supone que fue presidido por el obispo Osio de Córdoba, de quien se cree que era uno de los legados del papa.[1]

Sus principales logros fueron el arreglo de la cuestión cristológica de la naturaleza del Hijo de Dios y su relación con Dios Padre,[4]

Convocatoria

El emperador Constantino I había dado muestras de sus simpatías por el cristianismo mediante el Edicto de Milán de 313, por el cual dio a los cristianos la libertad para reunirse y practicar su culto sin miedo a sufrir persecuciones. Años después se enfrentó a Licinio, que dominaba la parte oriental del Imperio romano, y lo derrotó en 323. Constantino era consciente de las numerosas divisiones que existían en el seno del cristianismo, por lo que, siguiendo la recomendación de un sínodo dirigido por Osio de Córdoba en ese mismo año, decidió convocar un concilio ecuménico de obispos en la ciudad de Nicea, donde se encontraba el palacio imperial de verano. El propósito de este concilio era establecer la paz religiosa y construir la unidad de la Iglesia cristiana.[5]

Uno de los propósitos del concilio fue resolver los desacuerdos surgidos dentro de la Iglesia de Alejandría sobre la naturaleza del Hijo en su relación con el Padre: en particular, si el Hijo había sido "engendrado" por el Padre desde su propio ser, y por lo tanto no tenía principio, o bien creado de la nada, y por lo tanto tenía un principio.[6]Alejandro de Alejandría y su discípulo y sucesor Atanasio de Alejandría tomaron la primera posición, mientras que el popular presbítero Arrio, de quien procede el término arrianismo, tomó la segunda. En aquellos momentos esa era la cuestión principal que dividía a los cristianos. Alejandro y Atanasio defendían que Jesús tenía una doble naturaleza, humana y divina, y que por tanto Cristo era verdadero Dios y verdadero hombre; en cambio, Arrio y el obispo Eusebio de Nicomedia afirmaban que Cristo había sido la primera creación de Dios antes del inicio de los tiempos, pero que, habiendo sido creado, no era Dios mismo.

Other Languages
العربية: مجمع نيقية
Bahasa Indonesia: Konsili Nicea I
norsk bokmål: Konsilet i Nikea
srpskohrvatski / српскохрватски: Prvi nikejski sabor
Simple English: First Council of Nicaea
slovenščina: Prvi nicejski koncil
Tiếng Việt: Công đồng Nicaea I