Concierto

Concierto de música clásica.

Un concierto es una actuación musical en «que se ejecutan composiciones sueltas».[1]

En el ámbito de la música clásica occidental también es la forma musical en la que los materiales melódicos, rítmicos y armónicos se combinan en una composición, determinando así la cualidad sonora global de una pieza. Designa la forma de relacionarse las diversas voces que intervienen en una pieza musical, entendiendo como voces diversas líneas melódicas simultáneas, sean vocales o instrumentales.

Existe un momento, llamado cadenza o cadencia, al final de algunos movimientos, donde el solista toca sin acompañamiento, exponiendo su técnica. En los periodos clásico y romántico, esta parte frecuentemente no era escrita en la partitura, siendo improvisada o escrita por el instrumentista de acuerdo a sus gustos y capacidades. Muchas de estas cadenzas fueron publicadas y aún hoy diferentes interpretaciones del mismo concierto pueden incluir las escritas por diferentes compositores.

Historia

Kontsert de Bernardo Strozzi, 1630.
Concierto de Manu Chao, en Gijón, Asturias, España.

Aunque no se conozca un origen exacto, las actuaciones de malabaristas en la Edad Media, con intervenciones instrumentales y vocales pueden prefigurar lo que sería un concierto. Pero tal parece que el concierto se había establecido en Italia a fines del siglo XVI, donde exponían diferentes tipos de instrumentales. Más tarde en el siglo XVII, los conciertos se extendieron hasta Lübeck, Alemania donde las veladas musicales continuaron hasta la década de 1620, extendiéndose de Alemania a Suiza. En Inglaterra ya existían numerosos conciertos a partir de 1640, organizados al principio en tabernas y habitaciones, donde se concretaban las sociedades musicales.

En el siglo XVIII el concierto se extiende a Francia. En París, la Real Academia de Música tenía el privilegio de limitar la posibilidad de conciertos públicos, pero nace el Concierto Espiritual y se convierte un gran éxito desde 1725. En la década de 1770, surgieron los conciertos calificados de semipúblicos: Concert de la Loge Olympique y Concert des Amateurs. Mientras tanto, comienza el desarrollo de los café-concert, sitios en que se podía comer y presenciar espectáculos musicales.

En las otras ciudades francesas como Grenoble, Nantes o Burdeos se celebraban conciertos, a menudo por academias o instituciones como la masonería. Estas compañías a su vez se congregaban a partir tanto de aficionados como de músicos profesionales. Los conciertos se hacen más regulares, apareciendo los conciertos "benéficos" y los "espirituales", primero en Francia y luego también en otras capitales europeas como Viena y Moscú.

El estallido de la Revolución Francesa tiene efectos contradictorios sobre los conciertos que conducen a la desaparición de algunas academias, aunque paralelamente se desarrollan los teatros, algunos de los cuales son de interés para los conciertos actuales, como el Feydeau de París.

En América, aún bajo dominio colonial europeo -Inglaterra y Francia en América del Norte, Portugal en Brasil, España sobre el resto-, el concierto se hace conocido en la medida de lo que sucede en las metrópolis.

Ya en el siglo XIX comienza una diversificación de conciertos: vocales e instrumentales, inclusive aquellos interpretados por un solo instrumentista. Con la creación de la orquesta moderna nace el concierto orquestal. Poco antes de 1850 aparece la Sociedad Filarmónica de Londres y el Musikfreunde Gesellschaft en Viena. En la segunda mitad del siglo, otros conjuntos musicales se crean con el deseo de hacer el espectáculo más accesible, tanto en lo musical como en lo económico, con la Orquesta Lamoureux y los Conciertos Colonne.

Este tipo de conciertos prospera incluso ya entrado el siglo XX. Si bien aquí el concierto en vivo se enfrenta a la competencia del disco y de la radio que muchas veces los transmitía, restándole espectadores, las orquestas continúan multiplicándose y el fenómeno se extiende a otros continentes, inclusive a países como China y Japón. Adquieren reconocimiento los cantantes y las giras de conciertos en sus respectivos países y por el extranjero.

Resurge la cadenza, que si bien se empezó a configurar en el Barroco, aquí se vuelve la característica distintiva del concierto. Generalmente se encuentra al final del primer o tercer movimiento, aunque en algunos casos también se puede encontrar en el segundo.

Luego de la Primera Guerra Mundial llega a Europa el jazz estadounidense y los conciertos de este género, como lo hace más tarde el rock, del mismo origen y que a su vez con el tiempo se hacen conocidos en todo el mundo. A partir de allí nacen los conciertos dedicados a diferentes estilos musicales, con espectáculos que van desde orquestas plenas de instrumentos a pantallas con luces y sonidos mezclados por un DJ.

Other Languages
中文: 音樂會
polski: Koncert
עברית: קונצרט
bosanski: Koncert
français: Concert
magyar: Hangverseny
latviešu: Koncerts
پښتو: كنسرټ
Bahasa Indonesia: Konser
日本語: 演奏会
Ελληνικά: Συναυλία
Tiếng Việt: Buổi hoà nhạc
Simple English: Concert
svenska: Konsert
íslenska: Tónleikar
Esperanto: Koncerto
русский: Концерт
English: Concert
Türkçe: Konser
română: Concert
norsk bokmål: Konsert
català: Concert
suomi: Konsertti
українська: Концерт (захід)
čeština: Koncert
български: Концерт
azərbaycanca: Konsert
hrvatski: Koncert
lietuvių: Koncertas
қазақша: Концерт
客家語/Hak-kâ-ngî: Yen-tsong-fui
srpskohrvatski / српскохрватски: Koncert (muzička priredba)
slovenčina: Koncert
eesti: Kontsert
العربية: حفلة موسيقية
тоҷикӣ: Консерт
беларуская: Канцэрт
euskara: Kontzertu
norsk nynorsk: Konsert
српски / srpski: Концерт
italiano: Concerto
粵語: 音樂會
oʻzbekcha/ўзбекча: Konsert
Zazaki: Konser
Bahasa Melayu: Konsert
한국어: 음악회