Concholepas concholepas

Symbol question.svg
 
Concholepas concholepas
Concholepas concholepas (locos) 03.JPG
Ejemplares de Concholepas concholepas aún vivos en un bote de pesca artesanal.
Taxonomía
Dominio: Eukaryota
Reino: Animalia
Filo: Mollusca
Clase: Gastropoda
Orden: Sorbeoconcha
Familia: Muricidae
Género: Concholepas
Especie: C. concholepas
( Martyn, 1784)
Distribución
Distribución de C. concholepas
Distribución de C. concholepas
Subspecies

C. concholepas fernandezianus

Sinonimia

Buccinum concholepas Bruguière, 1789 ( basionym)
Concholepas decipiens Mabille, 1886
Concholepas densestriatus Mabille, 1886
Concholepas granosus Mabille, 1886
Concholepas imbricatus Valenciennes, 1832
Concholepas laevigatus Valenciennes, 1832
Concholepas minor Mabille, 1886
Concholepas oblongus Reeve, 1863
Concholepas patagonicus Mabille, 1886
Concholepas peruviana Lamarck, 1801
Concholepas rhombicus Mabille, 1886
Concholepas similis Mabille, 1886
Concholepas splendens Mabille, 1886
Concholepas verucundus Mabille, 1886
Murex locus Molina, 1792
Patella lepas Gmelin, 1791
Purpura loca d'Orbigny, 1846
Purpura pileopsis Blainville, 1832

[ editar datos en Wikidata]

El loco, tolina, pata de burro o chanque (Concholepas concholepas) es una especie de molusco gasterópodo de la familia Muricidae que habita en las costas de Chile y Perú. Su carne es muy apetecida y su sobreexplotación lo ha llevado a estar bajo constantes restricciones y controles por parte de las autoridades.

Descripción anatómica

Es un caracol bentónico, carnívoro y dioico (sexos separados). Su forma es ovalada y en los ejemplares adultos se observan dimensiones que fluctúan entre los 9 y 13 cm de diámetro longitudinal y entre 8 y 9 centímetros de ancho.

Partes blandas

La parte blanda del molusco ocupa prácticamente todo el espacio de su concha, midiendo esta, respectivamente, entre 11 a 15 centímetros de largo y entre 9 y 10 cm de ancho.[1]

El cuerpo del loco está conformado esencialmente por:

  • Una cabeza, donde se encuentran los tentáculos retráctiles que portan los ojos. En la base del tentáculo derecho (en los ejemplares machos) está el pene, que mide unos 50 mm;[2] .
  • Un «pie» (o músculo pedal), que constituye La mayor parte del cuerpo, grueso, consistente y de grandes dimensiones (8 a 10 cm longitudinalmente, 6 a 8 de diámetro transversal y unos 2 a 3 cm de espesor.
  • La masa visceral, conformada por la branquia, encargada del intercambio gaseoso; el osfradio, un órgano sensorial capaz de percibir la composición molecular del medio; la glándula hipobranquial, que como su nombre indica se ubica debajo de la branquia y a cuya secreción blanquecina se le atribuye la función de atrapar y contener partículas extrañas que luego son expulsadas hacia el exterior; la glándula rectal o «de la tinta» cuya secreción amarillenta, y veces con tonos verdosos posee alguna función que no ha sido completamente dilucidada; el sistema digestivo; el riñón y aparato reproductor.[3]

El colorido superficial es intenso, presentando manchas de color amarillo fuerte, verde oscuro y gris negruzco en la parte ve y ventral y en los costados (su carne se ve blanca solo preparada para su consumo, cocida y cuando antes ha sido cepillada para quitar la parte superficial colorida y mucosa). La superficie ventral es esencialmente plana y lisa, salvo por la presencia de una fisura tenue longitudinal. Los bordes tienen una apariencia granulosa, como cubiertos de pequeñas ampollas o vesículas llenas de líquido. Todo el cuerpo está cubierto de una capa mucosa que cumple una función importante para su adosamiento y movilización. El pie está rodeado por un pliegue sensible que conforma el manto, adosado a la superficie cóncava (interna) de la concha. Por la parte anterior, a la izquierda este manto conforma el sifón, una estructura alargada, también sensible y retráctil.[4]

Concha

Distintos colores de la cara interior de la concha

La concha patuliforme es dura, de paredes gruesas. En torno a su vértice, ubicado hacia la izquierda en la parte posterior, se conforma una espiral de tres vueltas, las que solo son claramente distinguibles en los ejemplares más jóvenes, puesto que es la tercera vuelta la que crece para constituir la concha adulta y las otras dos vueltas originales ya no se aprecian.[4]

Sangre

La sangre del loco es de color azulado (morado), tonalidad que se debe a la hemocianina, la proteína responsable del proceso de respiración celular.

Other Languages