Comunidades de práctica

Comunidades de práctica

Las comunidades de práctica son grupos sociales constituidos con el fin de desarrollar un conocimiento,[3]

Historia del concepto

En 1991, Jean Lave y Etienne Wenger publican el libro — Situated learning. Legitimate peripheral participation — (Lave y Wenger, 1991), y John Seely Brown y Paul Duguid escriben un artículo en la revista Organization Science —«Organizational learning and communities of practice»[4]​ (Brown y Duguid, 1991).

Ettiene Wenger.

El concepto de Comunidades de Práctica parte de la constatación que existe una brecha entre la práctica que debería tener lugar (espoused practice) en el trabajo cotidiano y la práctica real (actual practice).

Sergio Vásquez Bronfman cuenta la historia del concepto en su artículo Comunidades de práctica[5]​ (Bronfman, 2011).

Antigua entrada a Xerox PARC.

Los autores trabajaban o estaban ligados a Xerox PARC (Palo Alto Research Center de Xerox) cuando uno de ellos, John Seely Brown, director científico del PARC, recibió el encargo de inventar un sistema de formación para los reparadores que fuese mucho más barato (Brown y Gray, 1995; Brown y Duguid, 2000; Brown, 2005).

Para tanto, decidió estudiar en profundidad el trabajo de ellos y contrató un grupo de antropólogos para analizaran el trabajo y observaran durante más de seis meses.El resultado de ese estudio fue que, a la hora de reparar las máquinas, los reparadores no seguían los manuales de procedimientos y no utilizaban el manual de reparaciones.

Cuando se encontraban en una misma empresa,se reunían para comer o tomar café y se contaban historias de reparadores. Mientras más difícil era la reparación, mejor era la historia. Las llamaban «War Stories»y los mejores reparadores eran llamados «warriors». A veces tomaban notas de lo que se decía en esas conversaciones, en todo caso el número de teléfono de los mejores reparadores para poder contactarlos en caso de necesidad. Los reparadores desarrollaron así sus propias prácticas para tender un puente entre la manera en que Xerox veía «oficialmente» su trabajo y las prácticas exitosas del mismo.

Crearon un modelo propio de las máquinas, distinto del modelo que tenían los formadores (que no les servía porque estaba basado en los procedimientos «oficiales» para reparar fotocopiadoras), incluso distinto del modelo de fotocopiadora que tenían los ingenieros (que no era accesible a los reparadores por su sofisticación técnica). Trabajando juntos y sobre todo discutiendo juntos acerca de sus problemas, los reparadores compartieron e hicieron circular el conocimiento necesario para reparar las fotocopiadoras. Crearon así lo que se llama una comunidad de práctica.

El término también ha sido estudiado por Wenger y Snyder (2000), Pablo Peña (2001) y Antoni Garrido (2003). Observando el conocimiento que se difunde desde una comunidad científica y buscando potenciar este hecho a nivel corporativo como una institucionalización de la vieja 'tormenta de ideas', se recrean las comunidades de práctica. En una de ellas, es el mismo grupo quien establece los objetivos de aprendizaje y estos a su vez son seleccionados en el contexto de la 'práctica del trabajo en la corporación'.

Una comunidad de práctica vuelve explícita la transferencia informal de conocimiento dentro de redes y grupos sociales, ofreciendo una estructura formal que permite adquirir más conocimiento a través de las experiencias compartidas dentro del grupo. Por último, la propia identidad del grupo se refuerza el aprendizaje como un proceso de 'participación' y 'liderazgo' compartido. El liderazgo informal es básico en las organizaciones y tiene un papel de difusión de la labor del grupo y de observación de la implantación de su trabajo en la práctica. Su rol sociológico fue estudiado en los 70 por Pinilla de las Heras y otros. Esta gestión del conocimiento, a su vez, puede ser presencial o virtual (Cibercultura) Cibercultura; pero siempre cooperativo en un proceso continuo de establecer estrategias de participación, liderazgo, identidad, captura y aprovechamiento del conocimiento. En la versión inglesa virtual community of practice, Wikipedia se dice que es una comunidad de práctica de forma virtual dentro de Internet.

Desde la visión de Étienne Wenger, las comunidades cobran sentido en la medida en que permiten construir conocimiento y a la vez multiplicarlo; concibe el aprendizaje como un proceso de participación y construcción social. Desde esta mirada las comunidades de práctica comparten intereses, experiencias (positivas o negativas) o conjuntos de problemas, se nutren de las interacciones sociales, del choque cultural y de la identidad propia y se caracterizan por poseer dominio, comunidad y práctica. El dominio hace referencia al campo de estudio de la comunidad; la práctica, al campo de aplicación de los saberes desde el cual se nutre la experiencia; y por último, la comunidad está relacionada con la interacción y el intercambio de saberes que se dan al interior de la comunidad y que se encuentran articulados por interacción que nutren la identidad , la confianza y la colaboración de la misma permitiendo que el conocimiento de la comunidad a su vez se mantenga, desarrolle o comparta.

Las comunidades de práctica han sido creadas en muchos ambientes profesionales, y desde hace algunos años también tienen sus desarrollos entre los profesionales de la educación; es posible concebir una comunidad de práctica como facilitadora del desarrollo profesional de los docentes (DPD); esta se constituye mediante la interacción de docentes interesados en resolver problemas de la práctica concreta colaborando, compartiendo ideas, probando soluciones e innovando. Las comunidades de práctica, entendidas como parte de la red personal de aprendizaje de cada docente (la parte social del Entorno Personal de Aprendizaje), ofrecerían según Adell y Castañeda (2011) una alternativa al desarrollo profesional docente basado en la transferencia de información a través de cursos y talleres descontextualizados, que han mostrado poca efectividad para transformar la práctica en el aula. Un ejemplo de Comunidad de Práctica en este ámbito es la Red Provincial de Capacitación y Recursos TIC de la provincia de Córdoba, Argentina.[8]​ Además, en esta comunidad de práctica se:

  • Generan redes de intercambio y colaboración en grupos de trabajo
  • Promueven el desarrollo de la autonomía de sus miembros
  • Representa un espacio de diálogo, debate y reflexión
  • Incluye y promueve la participación en toda la comunidad docente y social.
Other Languages