Comunidad de Vida Cristiana

Comunidad de Vida Cristiana
Siglas CVX
Tipo Organización no gubernamental (ONG)
Fundación 1967
Superior General Mauricio López
Sacerdotes Adolfo Nicolás Pachón
Presencia ONU, Santa Sede, Conferencia de Organizaciones Católicas Internacionales (OCI)
Sitio web cvx-clc.net
[ editar datos en Wikidata]

La Comunidad de Vida Cristiana (siglas CVX-CLC, de su nombre en español y en inglés) es una organización no gubernamental (ONG), sin fines de lucro, conformada por cristianos laicos e inspirada en el modelo de vida espiritual de Ignacio de Loyola.

Esta organización cuenta con el apoyo de la Compañía de Jesús, y tiene representación en la Organización de Naciones Unidas en aspectos relacionados con desarrollo, comercio mundial, industrialización de recursos naturales, situación de la mujer, población, bienestar social, ciencia y tecnología y prevención del crimen. Tiene derecho de enviar delegados a las reuniones, intervenir en los debates, proponer soluciones y colaborar con el Consejo y con el Secretariado de Naciones Unidas. Adicionalmente, es miembro de la Conferencia de las OIC y en cuanto ONG tiene estatuto consultivo en ECOSOC y en UNICEF.[1]

Constitución

La Comunidad de Vida Cristiana está regida en los Principios Generales, aprobados en 1971 y revisados en 1990. Desde 2003 en la Asamblea Mundial en Nairobi se concibe bajo el lema: "un cuerpo apostólico para la misión". Los Ejercicios Espirituales de Ignacio de Loyola son la fuente e instrumento característico de su espiritualidad.

La Comunidad de Vida Cristiana fue reconocida formalmente en 1967 durante la 4.ª Asamblea Mundial en Roma –anteriormente se denominaba Congregación Mariana. Entre 1967 y 1990 se empleó la denominación «Las Comunidades de Vida Cristiana» pero en la asamblea efectuada en México en 1990 se modificó su nombre al considerarse la CVX a sí misma «[...] un solo cuerpo apostólico que responde a un solo mundo»; de igual forma se renuevan los Principios Generales y se enfocan hacia la realidad de América Latina con una especial opción por los más necesitados.

El 3 de diciembre de 1990 el Consejo Pontificio para los Laicos decretó la erección de la Comunità di Vita Cristiana como asociación internacional de fieles de derecho pontificio.[3]