Computación de alto rendimiento

La computación de alto rendimiento (High performance Computing o HPC en inglés) es la agregación de potencia de cálculo para resolver problemas complejos en ciencia, ingeniería o gestión.[1]​ Para lograr este objetivo, la computación de alto rendimiento se apoya en tecnologías computacionales como los clusters, los supercomputadores o la computación paralela. La mayoría de las ideas actuales de la computación distribuida se han basado en la computación de alto rendimiento.