Compromiso histórico

El compromiso histórico (en italiano compromesso storico) fue una línea política teorizada y realizada por Enrico Berlinguer, secretario general del Partido Comunista Italiano (PCI) durante los años 1970.

El compromiso histórico auspiaciaba una colaboración orgánica entre todos los partidos de mayor representación nacional: Democracia Cristiana, PCI y Partido Socialista Italiano. Así se intentaba conseguir el máximo consenso posible en torno a las instituciones democráticas y a través de una política reformista, evitar tentaciones de autoritarismo.

Este compromiso histórico se realizó parcialmente mediante el apoyo externo del PCI al gobierno democristiano de Giulio Andreotti en 1978 y acabó con el asesinato de Aldo Moro.

El 28 de noviembre de 1980 oficialmente se anunció el fin del Compromiso.

Orígenes

El compromiso histórico surgió en 1973 como una propuesta por parte de Berlinguer en la revista Rinascita, órgano de comunicación de los comunistas italianos, en ella se llamaba a la Democracia Cristiana a iniciar una alianza de gobierno, desde el principio contó con el apoyo de Aldo Moro. La idea de crear un acercamiento fue una consecuencia directa del Golpe de Estado en Chile ocurrido el 11 de septiembre. El secretario del PCI consideraba que los acontecimientos en Chile habían demostrado que los partidos comunistas no podrían gobernar en los países democráticos sin el apoyo de fuerzas moderadas.

El acercamiento tuvo la oposición de una parte del PSI, especialmente de políticos como Bettino Craxi y Riccardo Lombardi, quienes lo veían como un plan para marginar a los socialistas italianos y que a su vez frustrara cualquier intento de crear una alternativa de gobierno de izquierdas con el liderazgo del PSI, además se mostraron en contra los miembros del Partido Republicano Italiano (PRI), bajo el liderazgo de Ugo La Malfa quienes también veían un intento de marginar a otras fuerzas partidistas. Por el espectro derechista, el ala más conservadora de la DC, representada por Giulio Andreotti tampoco fue favorable al acuerdo.[1]