Compromiso austrohúngaro

El compromiso austrohúngaro (en alemán: Ausgleich, en húngaro: Kiegyezés) es el acuerdo llevado a cabo en febrero de 1867 entre el emperador de Austria, Francisco José I, y una delegación húngara encabezada por Francisco Deák por el que se creó la monarquía dual austrohúngara. El compromiso comportaba una serie de reformas constitucionales en el Imperio de los Habsburgo, la principal de las cuales era la equiparación de Hungría a Austria dentro del estado común que a partir de ese momento sería el Imperio austrohúngaro.

División de la monarquía de los Habsburgo por el compromiso de 1867 en Austria (rojo) y Hungría (amarillo) y Bosnia y Herzegovina (verde) a partir de 1878 bajo la gestión conjunta
Coronación de Francisco José e Isabel como Reyes de Hungría

Antecedentes

El origen de Austria

Originalmente ambas naciones, Austria y Hungría, comparten pasados totalmente diferentes y separados. Por una parte, Austria fue desde sus inicios un ducado dentro del Sacro Imperio Romano Germánico fundado en el 962 por Otón I el Grande. A lo largo de su historia el ducado austríaco fue ganando cada vez mayor influencia entre las naciones germánicas del Imperio, hasta que por fin la dinastía austríaca de los Habsburgo se apoderó del trono Imperial y gobernó de manera ininterrumpida por casi medio milenio. Esto generó cada vez mayor descontento entre las otras naciones germánicas, generando cierta tensión y sentimientos anti-Habsburgo. Cuando Napoleón Bonaparte comenzó su campaña militar en Europa finalmente venció al Sacro Imperio Romano Germánico y lo desmembró, consolidando todos los Estados germánicos exceptuando Austria en la Confederación del Rin en 1806. Luego de vencido Napoleón, en 1815, el emperador germánico pasó a ser Francisco I de Austria, soberano del recientemente creado Imperio austríaco y la Confederación del Rin pasó a llamarse Confederación Germánica, teniendo como su presidente al emperador de Austria.

El origen de Hungría

Por otra parte, el Reino de Hungría fue fundado en el año 1000, por el rey san Esteban I, quien convirtió al catolicismo y sedentarizó a su gente, que era de origen seminómada. El Reino húngaro existió durante toda la Edad Media como un Estado independiente del Sacro Imperio Romano germánico, enfrentando invasiones cumanas y pechenegas, así como posteriormente bizantinas y turcas. Participó en la tercera y en la quinta cruzada y fue una potencia de Europa Central junto con Bohemia y Polonia durante toda la Alta Edad Media y principios de la Edad Moderna. Sin embargo, en 1526, luego de casi un siglo deteniendo ataques de los turcos otomanos hacia Europa, fungiendo de barrera defensora del cristianismo, muere el rey Luis II de Hungría en la batalla de Mohács.

El Sacro Imperio Romano Germánico y Hungría

Pronto el emperador germánico Fernando I de Habsburgo reclamó el derecho al trono vacante y fue coronado paralelamente con el conde húngaro Juan I Szapolyai. Ambos fueron entonces antirreyes hasta la muerte de Szapolyai en 1540, cuando los derechos pasaron al emperador Habsburgo. En 1541 el Imperio otomano continuó con sus campañas en Hungría y tomó toda la región central del reino, produciéndose así una división de este en tres partes. La región del Oeste bajo control germánico, la central bajo control otomano y la oriental como el Principado de Transilvania, el cual era independiente, pero en situación de vasallaje ante los turcos. Durante el próximo siglo, Esteban Bocskai, Gabriel Bethlen, Emérico Thököly, príncipes húngaros de Transilvania conducirán en vano incontables guerras independentistas para reunificar el reino, y alejarlo de la esfera de influencia germánica. Pero los otomanos serán finalmente expulsados de los suelos húngaros en 1686, siendo reunificado el reino y disuelto el Principado de Transilvania, todo bajo la conducción total del emperador germánico Leopoldo I de Habsburgo. Posteriormente, luego del desmembramiento del Sacro Imperio Romano germánico por Napoleón en 1805, Hungría, junto con otros Estados continuó bajo la conducción del emperador Francisco I de Austria. Luego de esto, los nobles húngaros no condujeron más movimientos independentistas contra los Habsburgo, sino hasta el estallido de la Revolución húngara de 1848, cuando los ciudadanos de la Confederación germánica y los ciudadanos húngaros exigían la independencia del poder absolutista de los Habsburgo. Las revoluciones fallaron, pero un par de décadas después, se presentó la oportunidad ideal para que Hungría consiguiese entonces más autoridad frente al imperio.

El acuerdo entre ambos

El acuerdo surgió tras una serie de derrotas austríacas: contra Cerdeña en 1859 y Prusia e Italia en 1866 ( Guerra Austro-Prusiana).[1] Para fortalecer el debilitado imperio y ante las exigencias húngaras que reclamaban una mayor participación en los asuntos de Estado, Francisco José I tuvo una serie de reuniones con miembros de la nobleza de este país que tendrían como resultado la creación de un estado federal dual, donde Hungría sería un Reino que administraría el territorio histórico de la Corona de San Esteban de forma autónoma. Francisco José y su esposa, la emperatriz Sissi, serían coronados reyes de Hungría en Ofen (Buda), el 8 de junio de 1867. El acuerdo dejaría fuera a las poblaciones eslavas y latinas del Imperio, por lo que no acabaría con los movimientos nacionalistas, especialmente en Bohemia, Croacia, Bosnia-Herzegovina y Transilvania.

Ya antes de la derrota ante Prusia el sistema centralista instaurado por Schmerling daba signos de estar fracasando.[4]

Other Languages
magyar: Kiegyezés
italiano: Ausgleich
Nederlands: Ausgleich
norsk bokmål: Ausgleich
srpskohrvatski / српскохрватски: Austro-ugarska nagodba