Compresión torácica

La compresión torácica es una maniobra de primeros auxilios que se practica en dos circunstancias:

  • La víctima está consciente y se asfixia por un cuerpo extraño (no sale ningún sonido de la boca), pero no se puede practicar la maniobra de Heimlich (por ejemplo, en el caso de una mujer embarazada, o un lactante sobre el cual la maniobra de Mofenson ha fracasado, o una víctima inconsciente); el objetivo aquí es de provocar una superpresión en los pulmones para desalojar el cuerpo extraño.
  • La víctima está inconsciente, no respira y su corazón no late, las compresiones torácicas sirven aquí para hacer circular la sangre; se alternan dos insuflaciones (boca a boca) y treinta compresiones torácicas;[1] al conjunto ventilación artificial/masaje cardiaco se le llama reanimación cardiopulmonar (RCP).

En el segundo caso, se hablaba de masaje cardiaco externo (MCE); este término se ha abandonado puesto que en ningún momento el corazón se comprime.

El riesgo de esta técnica es el de fracturar las costillas de la víctima, pero este riesgo es despreciable respecto a la situación ( muerte segura de la víctima si no se hace nada). Uno se puede entrenar en esta técnica con un maniquí diseñado para este fin, contactar a las asociaciones de socorrismo para aprender.

  • referencias

Referencias

  1. suplemento de Resucitation con las Recomendaciones del European Rsuttation Council (ERC) para la reanimación 2005
Other Languages
日本語: 胸骨圧迫