Comportamiento pasivo-agresivo

Comportamiento pasivo-agresivo
Clasificación y recursos externos
Especialidad Psiquiatría
CIE-10 F60.8
CIE-9 301.84
Wikipedia no es un consultorio médico  Aviso médico 
[ editar datos en Wikidata]

El comportamiento pasivo-agresivo se refiere a la resistencia pasiva u obstruccionista a instrucciones autoritarias en situaciones interpersonales o laborales. Se puede manifestar como resentimiento, terquedad, desidia o el fracaso intencionado en realizar las tareas requeridas. Por ejemplo, las personas que son pasivas-agresivas pueden tardar tanto en prepararse para una fiesta a la que no desean ir, que para cuando llegan ésta prácticamente ha finalizado.

Se listó como un trastorno de personalidad Axis II en el Manual diagnóstico y estadístico de trastornos mentales DSM-III, pero fue finalmente movido al Apéndice B del DSM-IV debido a la controversia y a la necesidad de mayor investigación sobre cómo categorizar los comportamientos en una futura edición. En ese punto, Cecil Adams escribe: "El simple hecho de ser pasivo-agresivo no es un trastorno sino un comportamiento; a veces éste es un comportamiento perfectamente racional, que permite evitar la confrontación. Sólo es patológico si es una respuesta habitual, invalidante, que refleja una actitud dominante pesimista".[2]

Cuando el comportamiento es parte de un trastorno, la falta de repercusiones resultante del comportamiento pasivo-agresivo puede llevar a ataques continuos, de tipo pasivo, en conocidos. El tratamiento de este trastorno puede ser difícil, sobre todo porque los esfuerzos por convencer a la persona de que tiene un problema se encuentran con resistencia, y el pasivo-agresivo frecuentemente dejará el tratamiento alegando que no le hacía ningún bien. Como la efectividad de las varias terapias deben ser aún probadas, estos individuos pueden estar en lo cierto.

En la teoría psicoanalítica del análisis transaccional, muchos tipos de comportamiento pasivo-agresivo se interpretan como "juegos" con una recompensa psicológica oculta, y se clasifican como escenarios estereotípicos con nombres como "Mira lo que me has obligado a hacer" y "Mira cuánto me he esforzado".[3]

Historia

El término "pasivo-agresivo" fue utilizado por primera vez por los militares norteamericanos durante la Segunda Guerra Mundial, cuando psiquiatras militares notaron el comportamiento en soldados que mostraban resistencia pasiva y eran reacios a cumplir órdenes.[4]

Other Languages