Complejo arqueológico Mateo Salado

Complejo arqueológico Mateo Salado
Huaca Mateo Salado
Complejo arqueológico Mateo Salado - Lima 01.jpg
Localización geográfica/administrativa
ContinenteAmérica
RegiónLatinoamérica
CordilleraAndes Centrales
ValleRímac
Área(s) protegida(s)Zona arqueológica intangible
EcorregiónCosta
Situación
País(es)Flag of Peru.svg Perú
DepartamentoCoat of arms of Lima.svg Lima
ProvinciaLima
DistritoLima
Historia del sitio
TipoComplejo arqueológico monumental
Uso originaladministrativo y ceremonial
Estilo(s)Ychsma
Época(s)Ychsma
CulturaYchsma, Inca
Eventos históricos
Fecha construcción1100 - 1532 d.C.
Constructor(es)Ychsmas
Ocupante(s)
Ychsmas1100-1450
Ychsmas-Inca1450-1532
Agricultores coloniales1532-principios del siglo XIX
Ladrilleros, agricultores y ocupantes precariosDesde la segunda mitad del siglo XIX
Evento(s)
Ocupación Ychsma1100-1450
Conquista e influencia Inca1450-1532
Conquista española1532
Ejecución de Matheus Salade1573
Declaratoria del complejo arqueológico como Patrimonio Cultural de la Nación2001
Inicio de la puesta en valor del complejo arqueológico2007
Hallazgos y descubrimiento
Arqueológico(s)Plaza del Podio (2008), Pozo ceremonial (2009), Escalera ceremonial amarilla (2012)
Paleoantropológico(s)Descubrimiento de cementerio Ychsma-inca (2013), descubrimiento de enterramiento chino del siglo XIX (2013)
----
Arqueólogo(s)Maritza Pérez, Alejandra Figueroa Flores, Pedro Espinoza Pajuelo
Gestión
Propietario(s)Estado Peruano
GestiónPública - Proyecto Mateo Salado
Acceso públicoAcceso autorizado
Sitio webComplejo Arqueológico Mateo Salado
Dimensiones del sitio
Superficie16.4 hectáreas
Mapa(s) de localización
Complejo arqueológico Mateo Salado ubicada en Perú
Complejo arqueológico Mateo Salado
Complejo arqueológico Mateo Salado
Coordenadas12°03′57″S 77°03′46″O / 12°03′57″S 77°03′46″O / -77.0628437

El complejo arqueológico monumental Mateo Salado, conocido también como huaca Mateo Salado, se encuentra en el Cercado de Lima, en su límite con los distritos de Breña y Pueblo Libre. La monumentalidad de las cinco pirámides escalonadas y truncas que lo conforman, así como la considerable extensión del conjunto (16.4 hectáreas), lo convierten en uno de los complejos arqueológicos más importantes de la costa central del Perú. Es también una de las expresiones más representativas de la arquitectura prehispánica de la capital peruana, teniendo además la particularidad de ubicarse en medio de la ciudad.

Fue un centro administrativo y religioso de la cultura Ychsma durante el periodo el Intermedio Tardío, iniciándose su construcción hacia el año 1100 d.C. Su ocupación prosiguió con los Incas, quienes modificaron la arquitectura del sitio y lo incorporaron al sistema vial andino conocido como Qhapaq Ñan, el cual recorría los miles de kilómetros del Imperio del Tahuantinsuyo. Tras la llegada de los europeos en 1532, el complejo arqueológico sufrió muchas depredaciones hasta llegar a estar en riesgo de desaparecer en el siglo XX. No obstante, y debido a su trascendencia, en el 2001 fue declarado Patrimonio Cultural de la Nación.[1]

Desde julio de 2007, el Ministerio de Cultura inició un proyecto de largo plazo para la recuperación del complejo arqueológico. Fue así que las investigaciones arqueológicas, la conservación y los trabajos de habilitación para el turismo se aplicaron a tres de las cinco pirámides del complejo: la Pirámide A o Templo Mayor (intervenida del 2007 al 2008), la B o Pirámide de las Aves (del 2008 al 2010) y la E o Pirámide Funeraria Menor (de fines del 2012 y todo el 2013). Los excelentes resultados de dicha recuperación, aunados al programa de gestión hacia la comunidad que se lleva a cabo allí, han convertido a Mateo Salado en un modelo de recuperación del patrimonio arqueológico del Perú.[2]

Denominaciones

"Mateo Salado" es una castellanización de Matheus Salade, un ermitaño francés que hacia la década de 1560 vivió solitariamente en algún lugar del conjunto de pirámides que hoy lleva su nombre. Salade fue presumiblemente luterano, y llegó al Perú escondiendo su fe y huyendo de la persecución religiosa en Europa. Los fines de semana iba hasta la ciudad de Lima (que entonces era solamente el actual Centro Histórico) para pedir limosna, ocasiones en las que temerariamente habló contra los privilegios y el boato de los sacerdotes católicos. Por ello fue acusado de herejía, apresado y sometido a juicio por la Inquisición Española. Al no retractarse, fue condenado a la hoguera el 15 de noviembre de 1573, en lo que fue el primer auto de fe realizado en la Plaza Mayor de Lima. Fue así la primera víctima de la Inquisición en el Perú.[3]

Pirámide de las aves o Pirámide B visto desde el Templo Mayor o Pirámide A.

El nombre original del complejo arqueológico es todavía materia de estudio. Se sabe que en el siglo XVI, indígenas de Maranga, Huadca, Lima, Pacán y Amancaes fueron reducidos en el pueblo de Santa María Magdalena de Chacalea (actual centro histórico de Pueblo Libre), a un kilómetro al sur de Mateo Salado. En la primera mitad del siglo XX, investigadores como Julio C. Tello y Hermann Buse de la Guerra retomaron con ciertas modificaciones el nombre del pueblo de indígenas y lo aplicaron al complejo arqueológico, denominándolo “Chayacala”, “Chayacalca” o “Chayacalta”. Por lo tanto, es todavía un nombre arbitrario.[1]

En el siglo XVIII el complejo arqueológico era denominado Huacas de Ríos,[4]​ por haber estado en los predios de la hacienda de los Ríos o Chacra de Ríos. Más tarde, se le llamó Cinco Cerritos, por el número de pirámides que lo conforman y que asemejaban elevaciones naturales, y Ascona, por hallarse en las inmediaciones de la antigua hacienda de ese nombre, urbanizada a mediados del siglo XX.

Other Languages