Compañía de Refinería de Azúcar de Viña del Mar

La Compañía de Refinería de Azúcar de Viña del Mar (CRAV) fue una empresa chilena dedicada la a importación y refinación de azúcar de caña. Fue fundada en 1873 en la ciudad de Viña del Mar por Julio Bernstein y otros empresarios e ingenieros alemanes de renombre tales como Enrique Tietz Milbradt, y transformada en sociedad anónima el 22 de agosto de 1887.[3]

En 1913 compra los derechos de la Viña del Mar Electric Company, que tenía la concesión de iluminación pública y residencial de la ciudad. En 1922 crea IMVA y Cía., transformándose más tarde en la División de Licores y Alcoholes de CRAV fundada por el Gerente de Planta e ingeniero químico catalán Gabriel Busquets Totz. En 1928 construye una central termoeléctrica como instalación anexa a la refinería, distribuyendo también a la ciudad. En 1945 se fusiona la sección de electricidad con la Compañía Sudamericana de Servicios Públicos para formar la Compaña Nacional de Fuerza Eléctrica S.A. (CONAFE)[4]

Durante los años 50 y 60, la empresa auspiciaba el programa de concursos Cumpla su deseo con CRAV, emitido inicialmente por Radio Minería y desde los años 60 por Canal 13 y posteriormente por Canal 9.

En 1976 cerró su refinería en Penco, y el 4 de mayo de 1981 hizo lo mismo la fábrica de Viña del Mar, con lo que la empresa se declaró en quiebra.[1]

Al momento de su quiebra, CRAV formaba parte de un conglomerado empresarial que incluía a CRAVAL (alimentos), INVASA (envases), CODINA (distribución), UNICRAV (supermercados), CONAFE (electricidad), el Fondo Mutuo La Alborada, y las aseguradoras Los Andes y La Alborada.[5]

Véase también

Other Languages