Compañía Británica de las Indias Orientales

British East India Company
Compañía Británica de las Indias Orientales

British East India Company flag.svg

1600-1874

British Raj Red Ensign.svg

Bandera Escudo
Bandera Escudo
Capital Londres
Idioma oficial Inglés
Gobierno n/d
Período histórico n/d
 • Establecido 1600
 • Disolución 1874

La Compañía Británica de las Indias Orientales[Nota 1]East India Company (EIC), Honourable East India Company (HEIC), East India Trading Company, English East India Company, y a veces British East India Company— fue una compañía privilegiada formada en septiembre de 1599 por un grupo de emprendedores empresarios ingleses con el propósito de dedicarse al comercio con las Indias Orientales terminando así con el monopolio que ejercían compañías holandesas sobre el lucrativo comercio de las especias.

A finales de 1600 obtuvo de la reina Isabel I de Inglaterra la Carta Real que le concedió el permiso exclusivo para ejercer el comercio con las Indias Orientales durante 15 años; fue la primera compañía de este tipo en Europa. Los primeros 12 años funcionó como una empresa comercial regulada en la que cada miembro arriesgaba su propio capital y en la que la membresía no estaba restringida. Gradualmente, después de 1612, fue transformándose en una sociedad anónima. Los comerciantes ricos y los aristócratas poseían acciones de la Compañía. El gobierno inglés no tenía acciones, pero ejercía el control indirecto de ella.[Nota 2]

Originalmente fletada para comerciar con las Indias Orientales, la empresa creció hasta representar la mitad del comercio mundial, en particular con productos básicos que incluían el algodón, la seda, el colorante índigo, la sal, el salitre, el y el opio. Finalmente la Compañía terminó comerciando principalmente con el subcontinente indio y con la dinastía Ching o Qing de la China. También guio los inicios del Imperio británico en la India.

En 1698 los enemigos de la compañía en Inglaterra, con el consentimiento del Parlamento, constituyeron una compañía rival conocida como Compañía Inglesa de Comercio para las Indias Orientales. Después de muchas discusiones, en 1702, ambas compañías llegaron a un acuerdo mediante el cual se fusionaron en la Compañía Unificada de Mercaderes Ingleses que Comercian con las Indias Orientales. Esta fue la empresa que obtuvo la soberanía territorial en la India y mantuvo su posesión hasta que la Corona asumió el control en 1858.[1]

Inicialmente sus viajes alcanzaron hasta Japón, pero entre 1610 y 1611 se instalaron con establecimientos de comercio llamados factorías en el territorio de la India, donde llegaron a gobernar grandes zonas con sus propios ejércitos, con los cuales ejercieron el poder militar y asumieron las funciones administrativas. La autoridad de la Compañía en la India comenzó efectivamente en 1757 después de la batalla de Plassey y duró hasta 1858, cuando, después de la Rebelión en la India de 1857, la corona británica, mediante la Government of India Act de 1858, asumió el control directo de la India en la forma de un nuevo Raj británico.[Nota 3]

A pesar de la frecuente intervención del gobierno inglés, la empresa tuvo problemas recurrentes con sus finanzas. La Compañía se disolvió en 1874 de acuerdo a la Ley de rescate de acciones de las Indias Orientales promulgada un año antes ya que el Acta de 1858 había resultado ineficiente y estaba obsoleta. La maquinaria oficial del gobierno británico asumió las funciones gubernamentales y absorbió los ejércitos de la India.[2]

Antecedentes - Fundación - Épocas

Antecedentes

La derrota de la Armada Invencible en 1588 dio impulso a la empresa marítima en Inglaterra. En los años siguientes varios emprendedores comerciantes presentaron solicitudes a la reina Isabel I de Inglaterra para que les autorizara enviar una escuadra directamente al oriente. La Reina autorizó su petición y en 1591 tres naves hicieron el primer viaje alrededor del cabo de Buena Esperanza hacia el océano Índico. El comandante George Raymond se hundió con su nave en una tormenta, pero el capitán James Lancaster con el HMS Bonaventure llegó al cabo Comorin, en el extremo sur de la India y a la península Malaya, regresando a Inglaterra en 1594.[3]

Otra expedición de tres naves fue enviada al Este bajo el mando de Benjamin Wood y financiada por sir Robert Dudley, pero las tres naves se perdieron. El primer inglés en llegar al norte de la India en el siglo XVII fue el comerciante John Midnall o Mildenhall viajó por tierra con un pasaporte otorgado por la reina Isabel y estuvo siete años en el oriente, desde 1599 hasta 1606. Visitó al emperador mogol Akbar en Agra y obtuvo de él algunas regalos de escaso valor que trató de vender sin éxito a la Compañía de las Indias Orientales que ya había sido fundada.[4]

Fundación

Listado de accionistas

El 24 de septiembre de 1599 un grupo de comerciantes londinenses formaron una sociedad para comerciar directamente con las indias orientales dejando así de depender del monopolio que ejercían los holandeses sobre el lucrativo comercio de las especies. Suscribieron un capital de 30 133 de libras y decidieron buscar el apoyo de la Corona, este apoyo no fue concedido inicialmente pero un año después la reina Isabel I de Inglaterra, el 31 de diciembre de 1600, mediante una carta real les concedió al "gobernador y a la compañía de los mercaderes londinenses que comercian con las indias orientales" el monopolio por 15 años para comerciar, comprar tierras, demandar y ser demandado. La empresa sería dirigida por un gobernador y un comité de 24 personas que serían nombrados anualmente en el mes de julio. La carta aseguraba durante 15 años el privilegio exclusivo para comerciar con la India y con todos los países más allá del cabo de Buena Esperanza hasta el estrecho de Magallanes excepto aquellos territorios y puertos que estuvieran actualmente en posesión de príncipes cristianos y fueran amigos de la Corona. La empresa podría hacer estatutos y castigar a los delincuentes con multas o prisión. A todos los súbditos ingleses se les prohibía comerciar con cualquier país dentro de los límites asignados a la compañía, a menos que tuvieran un permiso especial de la Corona, bajo la pena de perder sus naves y la carga, caer en prisión u otro castigo.

Estos poderes fueron complementados con considerables privilegios. Debido a la incertidumbre sobre los productos que serían vendidos en la India se les eximía de derechos de exportación durante los primeros cuatro viajes y se le daban 6 a 12 meses de plazo para cancelar los derechos de aduana de las mercancías que trajeran a Inglaterra. Para el primer viaje la compañía podría llevar hasta 30 000 libras en monedas de plata españolas u otras monedas extranjeras.

En sus naves la empresa debería llevar artefactos explosivos u otra munición para su defensa como también la marinería debería ser inglesa. Si el negocio no fuese rentable para el reino, podría ser revocado con 2 años de aviso, si era beneficioso, la Carta debería ser renovada al expirar los 15 años por otro período similar. La persona jurídica así creada representaba tanto en la naturaleza del negocio como en el mecanismo de manejarla la última etapa de las empresas marítimas de la época isabelina.

La empresa era una "empresa regulada": regulada en cuanto a sus poderes generales mediante una Carta Real y regulada en cada viaje en particular. Su gestión interna era regulada por un "consejo privado", un gobernador, un comité de 24 personas y por la Corona. Era el tipo perfecto de sociedades reguladas. La compañìa ahora tenía 217 suscriptores y su capital era de 68 373 libras.[4]

Épocas

Desde 1600 a 1612 fue la época de los llamados "viajes separados" en que cada uno fue teóricamente completo en sí mismo y que debía ser liquidado al regreso de las naves para repartir las ganancias. Durante este período el poder de la empresa central era total sobre cada grupo de suscriptores del viaje. El sistema resultó defectuoso debido a lo largo que resultaron los viajes y el lento proceso de liquidación para determinar la ganancia. Los viajes independientes se superponían entre si por lo que a veces competían entre ellos por las especies y los productos de la India, disputas que iban en contra de ellos mismos.

La segunda época, desde 1612 hasta 1661 se caracterizó por los esfuerzos por remediar este estado de cosas. Se le conoce como el período de las "acciones conjuntas". Esta vez la suscripción no se hacía por un solo viaje sino que por varios o bien por un determinado número de años. Pero a medida que los viajes duraban más tiempo se volvieron a suscitar los mismos problemas del período anterior.

En 1661 se comenzó una tercera etapa cuando la autoridad central y los suscriptores de las acciones conjuntas se convencieron que las disputas entre ellos resultaban fatales para la compañía. La práctica de compra y venta de las acciones se hizo común indicando que el sistema se estaba aproximando a las modernas sociedades anónimas del siglo XX.[5]

Other Languages
srpskohrvatski / српскохрватски: Britanska istočnoindijska kompanija
Simple English: East India Company
Tiếng Việt: Công ty Đông Ấn Anh