Comercial de televisión

Un comercial de televisión o anuncio es un soporte audiovisual a una audiencia a través del medio electrónico conocido como televisión. Su duración se encuentra usualmente entre los 10 y los 60 segundos para promocionar un producto, servicio o institución comercial. A partir del minuto de duración en adelante y hasta los cinco minutos, el anuncio puede denominarse como cápsula. Se producen promocionales con una duración mayor a los cinco minutos y cuya estructura se asemeja a la de un programa televisivo segmentado y cortado por bloques, a los que se denominan infocomerciales, y que son construcciones programáticas complejas en donde intervienen presentadores, expertos, y testigos que están presentes en el momento de la grabación del programa y llevan su eslogan.

En castellano, particularmente en Chile, México y Colombia, es común encontrar que en el lenguaje coloquial, los anuncios televisivos reciban el nombre de comerciales. Un término que se puede prestar a discusión puesto que no todos los anuncios que se emiten tienen fines comerciales (el ejemplo son los anuncios utilizados por la publicidad de servicio público, la publicidad de instituciones u otros tipos de publicidad no comercial). También los anuncios televisivos pueden responder a la llamada publicidad política (no confundir con propaganda).

También en otros países, como por ejemplo Venezuela y Colombia, se les da erróneamente el nombre coloquial de propagandas.

Historia

El primer anuncio televisivo de la historia fue retransmitido en los Estados Unidos el 1 de julio de 1941. La empresa fabricante de relojes Bulova pagó 4 dólares para un espacio en la cadena de televisión WNBT antes de un partido de béisbol entre los Dodgers de Brooklyn y los Phillies de Filadelfia. El anuncio, de un minuto de duración, mostraba una carta de ajuste de WNBT modificada con un reloj con sus brazos indicando la hora, además de incluir la frase Bulova Watch Time en el cuadrante inferior izquierdo de la imagen.[2]

Other Languages