Colonización rusa de América

Mapa de la América rusa en 1860

La colonización rusa de América es el proceso por el que se constituye la América rusa, que estaba básicamente conformada principalmente a partir de la Alaska rusa, incluyendo a las islas Aleutianas (y las islas Shumagin), y el intento de extensión por territorios entonces españoles, y luego provincias mexicanas de la Alta California, que pasaron a ser los actuales estados estadounidenses de Washington, Oregón y California y por la provincia canadiense de la Columbia Británica. Nunca fueron ocupados plenamente tales territorios, sino que se buscó su control por medio del establecimiento de factorías comerciales, enfocadas preferentemente al comercio de pieles.

A ello habría que añadir la isla de Kaua’i, ocupada en 1818 por el empresario rusoalemán Schaeffer, que negoció un Tratado de Protección con el régulo Kaumualii, vasallo del rey Kamehameha I de Hawái. La negativa del zar Alejandro I a endosar el tratado acabó con el intento.

Descubrimiento y exploración

Existen noticias, sin confirmar, que indican la posibilidad de que el primer navegante ruso en llegar a las costas de Alaska fuera Semión Dezhniov, desviado de su rumbo hacia el río Anádir en 1648. Otro legendario descubridor sería Fiódor Alekséyev, pero tampoco hay confirmación.

En 1725 el zar Pedro I, impulsó una expedición a la zona, pero su muerte ese mismo año la detuvo.

El 5 de abril de 1732, Iván Fiódorov, Mijaíl Gvózdev y Kondrati Moshkov a bordo del navío Sviatói Gavriil (San Gabriel), partieron del cabo Dezhneva, arribando rápidamente al cabo del Príncipe de Gales, ya en las costas alaskeñas, que cartografiaron antes de volver de regreso.

El siguiente contacto con las costas americanas llegará en 1741, durante la segunda expedición a Kamchatka de la Armada rusa («Gran Expedición del Norte»), dirigida por el danés Vitus Bering y su adjunto Alekséi Chírikov. Separados por una tormenta después de salir del puerto de Petropávlovsk-Kamchatski el 14 de junio, Bering derivó hacia el sur llegando hasta la isla Kodiak al mando del Sviatói Piotr (San Pedro) y llegando a avistar el monte San Elías el 16 de julio. Chírikov, por su parte, derivó hacia el noroeste, al mando del Sviatói Pável (San Pablo), descubriendo el archipiélago Alexander y llegando el 15 de julio al cabo Príncipe de Gales. Aunque en el tornaviaje en noviembre, murieron Bering y parte de la tripulación, las pieles de nutria marina que vestían los superviventes de regreso en 1742 a Kamchatka, llamaron la atención como para ser consideradas las pieles más finas del mundo.

El interés de Rusia en el comercio de pieles (una de sus principales exportaciones desde el siglo XV hasta el XIX), no llevó al envío de nuevas expediciones oficiales, pero si a permitir pequeñas expediciones comerciales de promýshlennik (tratantes peleteros y cazadores), que empezaron en el mismo 1743.

Other Languages