Colonización italiana de América

Ferdinando I di Toscana quiso colonizar un pequeño territorio al norte del delta del Río Amazonas, entre las posesiones españolas y portuguesas (mapa de 1574).

La colonización italiana de América fue parecida a la alemana y estuvo relacionada al tentativo colonizador de un gran duque de Toscana en 1608 en el norte de Brasil.

Historia

El gran duque Fernando I de Médici hizo la única tentativa italiana de crear colonias en América.[1]​ Para este objetivo el gran duque organizó en 1608 una expedición hacia el norte de Brasil, bajo el mando del capitán inglés Robert Thornton y con la supervisión de Robert Dudley. La razón principal era desarrollar el comercio de madera preciosa desde el Amazonas hacia la Italia del Renacimiento, creando una base colonial entre las posesiones españolas y portuguesas en el norte atlántico de Suramérica.

Nei primi anni del Seicento Ferdinando I di Toscana valuta la possibilità di una colonia brasiliana.(En los primeros años del siglo XVII Fernando I de Toscana considera la posibilidad de hacer una colonia en Brasil.)[2]

Desafortunadamente Thornton, a su regreso del viaje preparativo en 1609 (había estado en el Amazonas), encontró muerto Fernando I y todo proyecto quedó anulado por el sucesor Cosimo II.

El galeón Santa Lucia usado por Robert Thormpton regresó con mucha información y material después de haber hecho escala en Trinidad y estaba listo para regresar a Suramérica con colonos originarios de Livorno y Lucca.

Thornton, en su viaje de casi un año, estudió también la posibilidad de crear una pequeña colonia comercial en Guyana o en el Amazonas de Brasil, explorando los ríos Amazonas y el Orinoco. El territorio que quería proponer a Fernando I para colonizar era el de la actual Guyana francesa, alrededor de Cayena (que después fue colonizado por los franceses en 1630).