Colonia Dignidad

Colonia Dignidad
Asentamiento y Comunidad intencional

Hito entrada Villa Baviera.jpg
Hito que marca la entrada a Villa Baviera.

Colonia Dignidad ubicada en Chile
Colonia Dignidad
Colonia Dignidad
Localización de Colonia Dignidad en Chile
Coordenadas 36°23′15″S 71°35′15″O / -36.3875, 36°23′15″S 71°35′15″O / -71.5875
Entidad Asentamiento y Comunidad intencional
 • País Chile
 • Región Bandera de la Región del Maule  Maule
 • Provincia Linares
 • Comuna Parral
[ editar datos en Wikidata]

Colonia Dignidad (inicialmente Sociedad Benefactora y Educacional Dignidad)[5]

Historia

Entrada de la Escuela Villa Baviera.

Los primeros habitantes de Colonia Dignidad llegaron en 1961, de la mano del ciudadano alemán Paul Schäfer, quien había nacido en 1921, en la ciudad de Siegburg cerca de Bonn.

Schäfer es sin duda un personaje controvertido. Su primera inserción laboral en Alemania fue como asistente social para menores en una institución de la iglesia evangélica local, siendo despedido de su cargo a fines de la década de 1940, ante acusaciones de actos de abuso sexual en contra de menores a su cargo. Si bien estas primeras denuncias condujeron a su despido, no se inició entonces ningún proceso judicial. Recorrió Renania como predicador laico anunciando el cristianismo apostólico. Finalmente, lo acogió una comunidad de Gronau, donde al poco tiempo adquirió gran influencia sobre parte de sus miembros. Fundó en Lohmar la Misión Privada Social ("Private Soziale Mission"), cuyos integrantes debían realizar duras labores agrícolas sin ser remunerados. Se trataba de una organización dedicada al trabajo con menores en riesgo social formada por ex miembros de una organización similar, que, en su momento, dependió de una iglesia iglesia bautista alemana.

Cuando volvieron a surgir denuncias de pederastia en su contra, Schäfer, ya transformado en jefe de la secta, organizó en 1961 la emigración de varios cientos de integrantes de su comunidad a Chile.[7]

En ese mismo año, 1961 Paul Schäfer y Hermann Schmidt compraron el fundo El Lavadero, ubicado a las orillas del estero que le da el nombre al loteo y del río Perquilauquén, cerca de Catillo, una localidad del interior de Parral, en la Región del Maule de Chile. Contaba con 3062 hectáreas, y fue tasado en 104.960 escudos. La inscripción legal se hizo a nombre de Hermann Schmidt y Rudolff Collen Frankowsky. Al tenor de la ley 15.139, el predio se declaró territorio con franquicias aduaneras y exención de contribuciones. La Sociedad Benefactora y Educacional Dignidad se constituyó en personería jurídica por Decreto N° 3949 del ministerio de Justicia, liberándose del impuesto a la renta y del pago de derechos de aduanas en caso de donaciones. Sin embargo, los terrenos del fundo El Lavadero nunca pertenecieron legalmente a la Sociedad Benefactora y Educacional Dignidad, la que hacia 1966 estaba integrada por más de 230 personas. En su gran mayoría formaban parte de la Misión Privada Social.[7]

Primeras fugas y denuncias

Los esmeros de la colonia por proyectar hacia el exterior una imagen de armonía, trabajo mancomunado y orden incluían el trabajo de prensa, la grabación y difusión de vídeos que mostraban a sus residentes felices, en medio de fiestas y conmemoraciones; los hombres dedicados a las tareas de campo, las mujeres y niñas bordando o preparando mantequilla.

Sin embargo, los esfuerzos propagandísticos de Schäfer se vieron una y otra vez oscurecidos por las denuncias de personas que sucesivamente protagonizaron fugas desde la colonia, logrando obtener asilo en Alemania. El primero de ellos, Wolfgang Muller huyó en 1966 y denunció por primera vez las atrocidades que ocurrían dentro de la colonia. Muller obtuvo la ciudadanía alemana y trabajó en un periódico, transformándose pronto en Alemania en un activista contra los jerarcas de Dignidad y finalmente en presidente de una fundación dedicada al apoyo de las víctimas en Chile.[8]

Al año siguiente, logró huir otro habitante de la Colonia, Heinz Kuhn, quien confirmó las denuncias realizadas previamente por Wolfgang Müller y aportó más datos sobre los abusos. Sin embargo, estas primeras denuncias fueron desestimadas por políticos conservadores y enfáticamente desmentidas por la ultraderecha chilena, cuyos lazos con la dirección de la Colonia en la gestación y preparación del golpe militar del 11 de septiembre de 1973 quedaron demostrados más tarde en los tribunales de justicia chilenos.[9]

A estas primeras denuncias se fueron sumando otras y Alemania Occidental comenzó a presionar a la dictadura de Augusto Pinochet y también directamente a la Colonia para que se investiguen y aclaren los hechos, esfuerzos que no tuvieron resultado alguno durante la dictadura.

En 1985 un ciudadano ruso-norteamericano, Boris Weisfeiler, que recorría el sur de Chile como turista mochilero, desaparece sin dejar rastro en las cercanías de Colonia Dignidad.[10]

Campo de detención secreto

En esta fosa fueron inhumados y exhumados cuerpos de detenidos desaparecidos asesinados en Colonia Dignidad. Conmemoración realizada en septiembre de 2015 por familiares de las víctimas.

La Comisión Rettig[11] tomó conocimiento de un cúmulo de información sobre el uso que se habría dado a El Lavadero de propiedad de la Sociedad Benefactora y Educacional Dignidad, para reclusión y tortura de detenidos políticos durante el período al que se refiere este capítulo. Este fundo, conocido corrientemente como Colonia Dignidad, se encuentra al interior de Parral, a las orillas del río Perquilauquén y el estero El Lavadero, cerca de Catillo.

La Comisión también ha tomado nota de que otras fuentes, incluso del extranjero, han llegado asimismo a la conclusión de que Colonia Dignidad habría sido al menos utilizada como un centro de detención de presos políticos. Entre estas fuentes se encuentran voceros del Gobierno de la República Federal de Alemania y el Grupo de Trabajo sobre Desaparición Forzada de Personas de las Naciones Unidas. Sin embargo, la Comisión ha basado sus propias conclusiones en la evidencia que pudo examinar directamente.

Apoyo de los Servicios Secretos alemanes

Había cierto grado de colaboración del Bundesnachrichtendienst (servicio secreto alemán) con Colonia Dignidad, para cuya implementación se construyó búnkeres, túneles, hospital, radios, pistas de aterrizaje, así como se optó por la producción descentralizada de armamentos en módulos (una parte se producía en un lugar, otra parte en otra), todo lo cual fue revelado por el periodista John Dinges. Este es un tema del que se prefiere no hablar, debido a los problemas que conlleva con Argentina: la idea era envenenar ríos, matar civiles, hacer guerra química y bacteriológica. Incluso hubo un intento de producir una bomba atómica: Weisfeiler, el turista desaparecido en Dignidad,[12] tenía en la mochila un contador geiger para medir radiación. Parte del plan original incluía armar los helicópteros con bombas de sarín.

Transición democrática

Hotel Villa Baviera.

Chile da un giro hacia la democracia en 1990, tras 17 años de dictadura, pero la colonia permanece inmutable. Las denuncias sobre los abusos y vejaciones que se producen en el interior de la colonia aumentan. La presión nacional e internacional se intensifican, pero cada vez que la policía intenta realizar investigaciones en el lugar se topa con un muro de silencio. Las autoridades de Colonia Dignidad cuentan, además, con aliados en el ejército y en la derecha chilena, que les advertían de antemano cuando la policía prepara una visita al lugar.[13] Se empieza a generar, en la opinión pública chilena, un sentimiento de rencor hacia el lugar, que muchos perciben como un estado independiente dentro de Chile, un enclave.

Forma de vida bajo Schäfer

Sus habitantes vivían bajo un extraño sistema autoritario, donde además de un mínimo contacto con el exterior,[15]

No obstante, la escuela y el hospital del enclave benefician a las familias rurales, a través de servicios gratuitos de educación y salud para la comunidad. Esto permitiría, a la larga, contar con un apoyo en caso que la Colonia fuera atacada. Sin embargo, son numerosos los casos destapados en los últimos años que hacen referencia a adopciones ilegales de niños a familias que residen en los sectores aledaños por parte de los jerarcas alemanes, bajo la promesa de entregarles educación gratuita.

Fin de la época Schäfer

En marzo de 2005 Paul Schäfer es detenido en Argentina,[16] país que de inmediato lo extradita a Chile. Tras su detención, la cadena de televisión alemana Deutsche Welle emite un documental por su canal para América Latina donde relata la tenebrosa historia de la colonia.

En junio de 2005 el gobierno de Ricardo Lagos nombra delegado en la ex Colonia Dignidad, ahora Villa Baviera al ingeniero Herman Schwember Fernández[17] En forma paralela se produjo una emigración de un grupo importante de excolonos, varios retornaron a Alemania. Los que quedaron, cerca de 200 personas, comenzaron un proceso de revisión colectiva de su pasado. Para ello fueron asesorados por un grupo de psicólogos y psiquiatras, recomendados al gobierno por el Consulado de Alemania en Chile. Uno de ellos, Niels Biedermann, explicó en una entrevista de prensa la situación encontrada.

Para muchos sociólogos que han venido de distintas partes del mundo, Colonia Dignidad es como un laboratorio para observar un caso extremo de secta ¿Qué particularidad tiene respecto de otras sectas?

La particularidad de Colonia Dignidad es que no existió la proyección de perpetuar la comunidad más allá de la vida de su líder. Fue prohibida la constitución de parejas y la concepción de hijos. En otras sectas se van constituyendo familias que preservan el estilo de vida. Aquí no. Colonia Dignidad fue absolutamente pensada para Paul Schäfer: comienza y termina en él.

Mientras estuvo Schäfer, ¿no nacieron niños dentro de esa comunidad?

Había muy pocos matrimonios que vivían juntos, eran sólo algunos que llegaron al comienzo y que entregaban a sus hijos a la comunidad desde que nacían. Después el matrimonio quedó prohibido. Los niños que fueron incorporados a la colonia provenían de adopciones de la comunidad externa, muchas veces forzadas y de dudosa legalidad, como lo han demostrado las investigaciones judiciales. (...)

¿Solo Schäfer ejerció la pedofilia?

Solo él, nadie más.

¿Y los otros viejos no sabían?

Dicen que no...
Niels Biedermann[18]
Other Languages