Collado de Cieza

Collado de Cieza
localidad
País Flag of Spain.svg  España
•  Com. autónoma Flag of Cantabria (Official).svg  Cantabria
•  Provincia Flag of Cantabria (Official).svg  Cantabria
•  Municipio Cieza
Ubicación 43°14′23″N 4°05′48″O / 43°14′23″N 4°05′48″O / -4.0966666666667
•  Altitud 350 msnm
•  Distancias 41 km a Santander
2 km a Villayuso
Población 102 (51 varones/51 mujeres) hab. ( INE 2011)
•  Densidad n/d hab./km²
Gentilicio collantinos
Código postal 39407
Patrón San Bartolo
[ editar datos en Wikidata]

Collado de Cieza es una de las tres entidades de población que comprende el municipio de Cieza ( Cantabria, España). Dista 11 kilómetros de Villayuso de Cieza la capital del municipio.

Este lugar se encuentra en un collado natural que se forma entre las elevaciones del monte Gedo (590 m.) y el pico Garita Collado (683 m.), y a través del cual se comunican los valles de Cieza y Buelna.

Edades históricas

Edad Antigua

En las proximidades de Collado de Cieza se localiza la Calzada de Monte Fresneda, utilizada durante años por los vecinos como camino de paso entre este valle -y- el de Buelna.

Es el tramo de la vía romana PISORACA- PORTUS BLENDIUM que discurre por el monte denominado Fresneda. Se trata de un pequeño tramo de 2.140 metros que se extiende desde el barrio de La Contrina ( Los Corrales de Buelna) y el momento en que desaparece el trazado al noroeste de Collado de Cieza. Incluye dos grandes sectores con restos de empedrado. En el primero, de 100 metros, se conservan 20 metros de encachado en perfecto estado así como restos de drenajes y encachados aislados; el segundo de 655 metros, tiene 529 metros de desarrollo conservados, que presentan gran parte del empedrado original, otros fragmentos de estructuras pétreas como drenajes y contrafuertes. La anchura original era de 3,60 metros que con el tiempo se han reducido hasta los 2,3-2,6 metros de media. En la calzada se emplearon losas de arenisca de origen local y tamaños regulares (summun dorsum) colocadas directamente sobre el sustrato geológico de arenisca de la zona (statumen) excavado y cubierto de una capa de gravilla y arena (nucleus). En los extremos del tramo conservado se conoce el trazado de otros fragmentos de la calzada, que no conservan empedrado.

En general, la calzada presenta un buen estado de conservación. Los añadidos y reformas posteriores a la época romana, los datados en el siglo XVII y algunas ampliaciones y mejoras del siglo XVIII cuando se aprovechó la calzada como base del denominado Camino Real, no han dañado demasiado el empedrado original; aunque en algunos puntos se registran arreglos que suponen una remodelación casi absoluta del piso original. La actividad edáfica ha producido daños puntuales, los recubrimientos parciales del trazado y la degradación de los laterales del trazado. El uso en los dos mil últimos años ha dejado su huella, causando la pérdida de algunos lienzos del empedrado.

Fue incluida por la Resolución de 5 de septiembre de 2002, en el Inventario General del Patrimonio Cultural de Cantabria, como Bien Inventariado. [1][1][2][3]

Edad Media

En el año 978 encontramos la primera mención documental de la villa de Collado, que es donada, junto con el monasterio de San Juan de Collado, al Infantado de Covarruvias por el conde castellano García Fernández. El dominio del monasterio burgalés sobre la parroquia de Collado sería perdurable durante el Medievo.

En 1218 la parroquia de San Juan de Collado es mencionada en la Bula dada por el Papa Honorio III que confirma las posesiones del Infantado de Covarrubias.

En 1222 se vuelve a recoger la dependencia de Covarrubias en el acuerdo entre el abad de este monasterio y el obispo de Burgos acerca de las tercias apiscopales en las iglesias del Infantado.

En 1980, Antonio Bourgón y Ramón Bohigas localizan una necrópolis, con un sarcófago con grabado antropomorfo en torno a la parroquia de San Juan Bautista, incluyéndola en el catálogo de yacimientos arqueológicos medievales de Cantabria. Las fechas a las que podría remontar el origen de la necrópolis correspondería a los a los siglos XII y XIII. [2]

Existe un excepcional documento fechado el 9 de marzo de 1338, se trata de la partición de los bienes que quedaron por fallecimiento de Garcilaso I de la Vega «el Viejo» entre sus herederos. Uno de sus hijos, Gonzalo Ruiz de la Vega, señor de los Nueve Valles, recibió en la partición, bienes y derechos en siete villas en Asturias de Santillana; entre ellos, el castillo de Cieza, la casa de Tudanca, 4/5 partes del portazgo de Pie de Concha con la aldea de Barca y unas compras realizadas por su padre en dicho lugar. En 1350, el rey Pedro lo mandó a matar en Castro del Río donde lo tenía preso.

El 19 de marzo de 1351, sus testamentarios vendieron todos sus heredamientos; a su hijo Garcilaso II de la Vega «el Joven», la mayor parte de sus propiedades desde Pie de Concha hasta el mar (de sur a norte) y desde Piedra Fita hasta Lobado (de oriente a occidente), que incluía a los Nueve Valles de Cantabria, Molledo, Polanco, Tagle, Villanueva de la Barca y Villa de Vega, y además otras heredades aisladas como ser Arenas, el castillo de Cieza y la casona de Tudanca, sumando unos 19 señoríos en total; a sus hijos tenidos con mancebas; y a Teresa González de la Vega, su hija y heredera quien, junto con su esposo, Pedro Ruiz de Villegas II, mayordomo entonces del conde Nuño de Lara, confirma dicha venta.

Garcilaso II de la Vega testó el 3 de octubre de 1349 (Real sobre Gibraltar). En dicho testamento, dispuso que lo enterrasen en el Convento de Santa Clara en Castrojeriz, menciona a sus dos esposas, y deja unas mandas para los hijos de su cuñado Diego Rodríguez de Rojas. También se refiere a Sancha, mujer que fue de Juan Rodríguez de Rojas, sus suegros, y a su sobrina Juana, hija de su hermano difunto Pedro Lasso de la Vega. [3]

En 1428, volvemos a encontrar a San Juan de Collado en la documentación de Covarruvias (SERRANO, L., 1907, pp. 20, 76, 236 y 318) cuyas rentas en la parroquia había usurpado el infante Pero Niño. Las propias indicaciones del Libro de Fábrica, confirman el dominio de Covarrubias sobre la iglesia de Collado en la antesala final del Antiguo Régimen.

Edad Contemporánea

En 1984 o en los inicios de 1985, el pueblo de Collado de Cieza fue conectado por carretera con Villayuso y Villasuso de Cieza, en el contexto general de los accesos de Cantabria a la Meseta. Para materializar esta conexión se prolongó la carretera de Corrales de Buelna a Collado de Cieza, que moría junto a la iglesia parroquial.

Other Languages