Colegio Mayor Universitario San Juan Evangelista

Colegio Mayor Universitario "San Juan Evangelista"
Johnny-fachada.JPG
AliasJohnny
Forma parte deUniversidad Complutense de Madrid
Fundación1966 y adquirido por la CAJA DE AHORROS DE RONDA
Localización
DirecciónAvenida Gregorio del Amo nº 4
28040 Madrid, EspañaFlag of Spain.svg España
Coordenadas40°26′49″N 3°43′11″O / 40°26′49″N 3°43′11″O / -3.71972222
Academia
EstudiantesCapacidad para 406 estudiantes
Sitio web
http://www.fundacionsanjuanevangelista.net/

El Colegio Mayor Universitario San Juan Evangelista es un colegio mayor de la Fundación Unicaja adscrito a la Universidad Complutense de Madrid, que está situado en la Ciudad Universitaria de la ciudad de Madrid (España). Fundado en 1966, celebró a lo largo del curso académico 2006-2007 su 40 aniversario.

El Johnny es como se conoce popularmente el Colegio, también conocido por San Juan Evangelista o San Juan. Generalmente se identifica El Johnny con el club de Música y Jazz.

El Colegio iba a cerrar su puertas en el verano de 2009 para realizar reformas, no admitiendo residentes para el siguiente año,[2]

El 29 de junio de 2014 el Colegio cierra. Unicaja trató de deshacerse del colegio con cuatro expedientes de infracción a sus espaldas y una remodelación de 6 millones de euros pendiente. La Fundación San Juan Evangelista ha recopilado las infracciones urbanísticas que no ha resuelto la concesionaria del colegio mayor, famoso por ser un polo de cultura a nivel nacional –fue el escenario del último concierto de Camarón de la Isla–.

El edificio de colegio no contaba con licencia de actividad según la Dirección General de Control de Edificación del Ayuntamiento de Madrid. En 2009 se abrió el expediente formal. Pero, además, la Junta Municipal de Moncloa –el distrito en el que se ubica– hizo a la infraestructura dos Inspecciones Técnicas de Edificios (la última en 2011) que resultaron negativas. También en 2009, Urbanismo le exigió que investigara problemas de cimentación. El expediente se archivó tras unas obras. A eso se le añade otra posible infracción por una orden de ejecución de obra de tala de árboles secos.

Ante toda esta situación, Unicaja necesitó una licencia de obras para acometer las remodelaciones que tenían al colegio mayor con esa batería de expedientes abiertos (falta de licencia de actividad y deficiente conservación). La concesionaria ha contado esta semana que deja las instalaciones en "buen estado". El portavoz de la Fundación, Juan Cuesta, contesta que "las adecuaciones, según nuestros arquitectos, costarían 6 millones de euros".

Unicaja expresó que intentó buscar una solución para mantener la concesión en los términos de hace 50 años pero que "no ha sido posible". También ha asegurado que la plantilla ha sido reubicada u obtenido salidas negociadas.

Historia del cierre

El final del colegio San Juan Evangelista es una historia que viene desde hace un lustro. En 2009, Unicaja quiso cambiar la actividad del centro y convertirlo en residencia de lujo o escuela de negocios. Se formó un buen revuelo que paralizó ese proyecto. Más tarde, en 2012, la concesionaria pidió a la dueña de los terrenos, la Universidad Complutense de Madrid (UCM), que le renovara la contrata por medio siglo para, posteriormente, subcontratar el servicio. Era una operación inviable porque el cambio de contratista suponía abrir un concurso nuevo, no cabía la prórroga.

El tiempo pasaba y el San Juan Evangelista se enquistaba. La UCM realizó una ampliación provisional de un año para "buscar una salida", rememora Cuesta. Pero esto no convenció a Unicaja que pidió una ampliación de 50 años y que se le retirara el canon anual que debía abonar a la universidad de 200.000 euros. "La Complutense accedió a todo menos a los 50 años. Le dio 25", prosigue el portavoz de la fundación.

El asunto llegó a los tribunales. Un auto de 27 de junio de 2014 estableció que Unicaja es la concesionaria del colegio hasta 2038. Sin embargo, el 29 de julio, la entidad aseguró que renunciaba a seguir siendo la gestora. "Quieren dejar la llave y librarse de este cáliz. Pero deben, al menos, dejar el edificio con las remodelaciones pagadas y la licencia de actividad en regla", exigen desde la fundación. La cuestión se ha convertido en una maraña legal con las puertas, de momento, cerradas para los alumnos.

Other Languages