Colapso económico de 1973 en Chile

El colapso económico de 1973 en Chile fue una fuerte crisis económica que se vivió bajo el gobierno del presidente socialista Salvador Allende. Fue uno de los detonantes de la crisis política que vivió el país durante el gobierno de la Unidad Popular y, asimismo, uno de los antecedentes del Golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973. Esta crisis económica se manifestó en una inflación de tres dígitos —cálculos contemporáneos estiman que ésta llegó a un 606%, la más alta en la historia de Chile—.[1]

Causas

Salvador Allende firma el decreto promulgatorio de la reforma constitucional que da inicio a la nacionalización del cobre.

Hasta la fecha existen dos vertientes para explicar el colapso económico del gobierno de Salvador Allende Unos enfatizan en la poca importancia que dio el gobierno de la Unidad Popular en la estabilización de la economía, específicamente en la inflación ( IPC) que venia en alza desde el gobierno anterior y alcanzaba al 36,5% en 1969, sumado esto a otros factores económicos externos como la crisis internacional del petróleo. Por otra parte se señala como causa relevante la intervención de los EE.UU a través de sendos planes, como el Proyecto FUBELT, para hacer colapsar la economía chilena y establecer en el país un régimen militar de corte capitalista.[2]

En el primer año de gobierno (1970), el gobierno de la época pensó que había una cierta capacidad instalada ociosa por lo que implementó una política económica de expansión de la demanda agregada. Siguiendo las ideas económicas imperantes en la época, se pensaba que un aumento de la demanda agregada haría disminuir la cantidad de recursos ociosos y no tendría efectos negativos en la economía. La Demanda Agregada se expandió por medio del aumento en el gasto fiscal y esto llevó también a un aumento en el déficit fiscal. Como este déficit se financiaba con emisión de dinero del Banco Central, esto produjo una expansión monetaria. Todo este plan económico fue realizado por el Ministro de Economía Pedro Vuskovic.

En el primer año del Gobierno de la Unidad Popular todas las cifras de crecimiento resultaron positivas y auspiciosas, generando un clima de euforia en el país. El plan económico que implementó este Ministro se llamó Plan Vuskovic, y fue el modelo económico que implementó durante todo Gobierno de la Unidad Popular. Este Plan de manera gruesa planteaba: Estatización de las "áreas claves" de la economía, Nacionalización de la Gran Minería, ampliación de la Reforma Agraria (que había sido implementada en el Gobierno anterior), congelación de los precios de los bienes de primera necesidad y un fuerte aumento en los salarios (al principio de ese Gobierno este decretó un alza en promedio del 55% de los salarios). Este último punto se basaba en la creencia de que las empresas tenían grandes utilidades, por lo que esto en teoría iba a producir una mejor distribución del Ingreso.

En los días posteriores a la estrecha elección de Salvador Allende como presidente de Chile el 4 de septiembre de 1970, Henry Kissinger sostuvo una serie de conversaciones telefónicas urgentes[3] sobre «cómo hacerlo» en Chile. «No permitiremos que Chile se vaya por el desagüe», le dijo Kissinger en una de esas llamadas al director de la CIA, Richard Helms, quien le respondió «estoy contigo».

El 15 de septiembre, durante una reunión de quince minutos en la Casa Blanca a la que asistió Kissinger, el presidente Nixon instruyó al director de la CIA, Richard Helms, de que la elección de Allende era inaceptable, ordenando a la agencia actuar con su ya conocida frase «haremos chillar a la economía chilena», como lo registró Helms en sus apuntes.[4]

El primer intento importante de llevar a cabo una serie de reformas para cambiar el sistema fue de parte de Eduardo Frei Montalva y la Democracia Cristiana durante su sextenio ( 1964- 1970), con medidas como la reforma agraria, la chilenización del cobre, reducción de la inflación, y otras, que apuntaban a una tercera vía, entre el capitalismo y el comunismo. Programa que fue conocido como la Revolución en libertad.[5]

Otras de sus causas fue el boicot económico promovido por la oposición para desestabilizar al gobierno,[8]

Other Languages