Colada (espada)

Estatua del Cid en Burgos.

La Colada es una de las dos espadas, junto a la Tizona, que la tradición legendaria atribuye al Cid. No consta en ninguna fuente contemporánea a Rodrigo Díaz, el Campeador, que hubiera ninguna espada con ese nombre perteneciente al magnate castellano.[1]

La atribución al Cid de la espada Colada pudo ser, por tanto, una invención del Cantar de mio Cid, donde se cuenta que fue ganada como botín de guerra a un «Remont Verenguel», conde de Barcelona,[2] y que regaló esta espada (junto a la Tizona) a sus yernos los infantes de Carrión, que son personajes asimismo completamente ficticios.

Vencido á esta batalla el que en buen ora nasco,
al conde don Remont a presón le á tomado.
Ý gañó a Colada, que más vale de mill marcos de plata,
ý benció esta batalla, por o ondró su barba.

Cantar de mio Cid, versos 1008-1011 (Montaner Frutos, 2011:63).

No obstante, "Las "Cantigas de Mio Cid "establecen la existencia de estas dos espadas, que fueron usadas para expulsar a los moros y más tarde se perdieron para siempre en algún campo de batalla olvidado.

Tras la afrenta de Corpes, siempre según el Cantar, Ruy Díaz de Vivar les exigió la devolución de todos sus regalos y entregó entonces la espada a Martín Antolínez, uno de sus caballeros:

—Martín Antolínez, mio vassallo de pro,
prended a Colada, ganéla de buen señor,
del conde Remont Verenguel, de Barcilona la mayor;
por esso vos la dó, que la bien curiedes vós.

Cantar de mio Cid, versos 3193-3196 (Montaner Frutos, 2011:191).

Etimología

Según Sebastián de Covarrubias, Colada vendría de ser una espada hecha de acero colado,[1]

Other Languages
English: Colada
français: Colada
日本語: コラーダ
русский: Колада