Coitus interruptus

El coitus interruptus o coito interrumpido, también conocido como retirada o marcha atrás, es un método de contracepción en el cual una pareja tiene relaciones sexuales, pero el pene es retirado prematuramente y el semen es eyaculado fuera de la vagina, o no es eyaculado y es retenido dentro del cuerpo. El uso de éste método está documentado desde hace al menos 2000 años, y se estima que fue usado por 38 millones de parejas en todo el mundo en 1991.[2]

Eficacia

Según estudios realizados, los índices de embarazos no deseados observados en parejas que usaron la retirada como método anticonceptivo fueron, dependiendo de la población estudiada, de entre un 15 y 28%.[3]

Según algunos estudios, en las parejas que usan la retirada correctamente en cada acto sexual, se estima que el índice de fallo podría ser del 4%. En comparación, se calcula que los anticonceptivos orales tienen un índice de fallo, cuando son usados de manera ideal, de un 0,3%. Igualmente, se estima un 0,6% en el DIU y un 2% en el preservativo.[5]

La principal causa de fallo del método de la retirada es la falta de autocontrol de aquellos que lo usan. El mal momento de retirada puede ocasionar semen en la vulva, el cual puede fácilmente migrar al tracto reproductivo femenino. Algunos médicos ven a la retirada como un método anticonceptivo ineficaz.[6]

Se ha sugerido que el fluido preeyaculatorio ("fluidos de Cowper") emitido por el pene previo a la eyaculación contiene espermatozoides, los cuales fácilmente pasarían al tracto genital.[9]

Other Languages