Cobi

Cobi
Personaje de Barcelona 1992
COBI.JPG
Escultura de Cobi en Barcelona
Creador(es) Javier Mariscal
Información
Raza Pastor catalán
Sexo Masculino
Conexiones Petra
[ editar datos en Wikidata]

Cobi fue la mascota de los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992, creada por el diseñador español Javier Mariscal. Presentada oficialmente el 15 de marzo de 1988, representa a un perro de estilo cubista, inspirado en la raza del pastor catalán (gos d'atura). Su nombre está basado en las siglas del Comité Organizador de las Olimpiadas de Barcelona (COOB).

Aunque al principio tuvo una fría acogida, su popularidad fue creciendo conforme se acercaban los Juegos Olímpicos, hasta convertirse en una de las mascotas con mayor aceptación en la historia del evento.[1] La fama que había alcanzado llevó a que se creara una serie de dibujos animados, The Cobi Troupe, en la que compartía protagonismo con su amiga Petra, una niña estilizada sin brazos que a su vez era la mascota de los Juegos Paralímpicos de 1992.

Historia

Con motivo de los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992, el Comité Organizador de las Olimpiadas de Barcelona (COOB) organizó un concurso restringido con jurado profesional para elegir la mascota olímpica.

El diseñador Javier Mariscal se propuso diseñar una mascota que rompiese con la imagen tradicional del símbolo, caracterizado por una imagen dulce y amable. Durante la creación tomó como referencia el garabato de un perro, inspirado en un pastor catalán estilizado y en la corriente vanguardista. En vez de hacer una representación analógica, su diseño se trataba de un perro antropomórfico de color marrón claro, orejas puntiagudas, la nariz hacia un lado con bola negra en la punta, y ojos pequeños. En cierto modo recordaba a los personajes de una de sus primeras obras, el perro Julián de la serie de cómic Los garriris (1973).[2]

En un primer momento, Mariscal había presentado otras tres propuestas: una gamba —posteriormente recuperada para una escultura en el Paseo de Colón—; Petra, a la postre mascota paralímpica, y Palmerito, definido por él mismo como «una palmera con aspecto de negrito punky».[3] Después que el jurado rechazara todas, el consejero delegado del COOB, Josep Miquel Abad, les dio las siguientes consignas:

Llegaron a decirnos que deseaban unas mascotas muy modernas y recuerdo que nos hablaron incluso de objetos como unas gafas o de una ola como posible símbolo. Abad nos añadió entonces dos cosas fundamentales: una, que seria bueno que fuera un «gos d’atura», por ser un perro de origen catalán, y dos, que debía ser algo que los niños pudieran coger con ternura para irse a dormir.

De todas esas pautas saldría Cobi, elegida el 29 de enero de 1988 como mascota oficial de Barcelona 1992. El jurado profesional valoró su informalidad, su carácter rompedor y la capacidad de aplicar formas vanguardistas a un producto de consumo popular.

El 15 de marzo de 1988 tuvo lugar la presentación del logotipo oficial (obra de Josep Maria Trias Folch) y de la mascota, todavía sin nombre.[6]

La imagen definitiva de la mascota fue presentada el 24 de agosto, con un ligero rediseño de Josep Maria Trias sobre el original de Mariscal, que le dotaba de mayor simetría, formas más redondeadas y un ligero color beige. Trias también añadió un dedo en cada mano y el logotipo de los Juegos Olímpicos en el pecho.[8]

Aunque Cobi tuvo un bajo índice de aceptación al principio,[10]

Cobi terminó siendo un éxito comercial. El Comité Olímpico Internacional consideró a la mascota «la más rentable» en la historia olímpica hasta esa fecha.[1] Gracias a este trabajo, Javier Mariscal pudo darse a conocer a nivel internacional.

Other Languages
català: Cobi
Deutsch: Cobi
English: Cobi
euskara: Cobi
português: Cobi