Club de Deportes Santiago Wanderers

Santiago Wanderers
Santiago Wanderers.png
Datos generales
Nombre completo Club de Deportes Santiago Wanderers
Apodo(s) Caturros, Porteños,
El decano, El verde,
El vagabundo
Fundación 15 de agosto de 1892 (124 años)
Presidente Bandera de Chile Jorge Lafrentz ( S.A.D.P)
Bandera de Chile Mario Oyer (Corporación)
Entrenador Bandera de Uruguay Eduardo Espinel
Instalaciones
Estadio Elías Figueroa Brander
Ubicación Av. Guillermo González de Hontaneda esq. Leopoldo Carvallo s/n
Valparaíso, Chile
Capacidad 23 000 espectadores[1]
Uniforme
Kit left arm wanderers2016h.svg
Kit body wanderers2016h.svg
Kit right arm wanderers2016h.svg
Kit shorts wanderers2016h.svg
Titular
Kit left arm wanderers2016a.svg
Kit body wanderers2016a.svg
Kit right arm wanderers2016a.svg
Kit shorts wanderers2016a.svg
Alternativo
Última temporada
Liga Bandera de Chile Primera División
( Clausura 2016)
Títulos (por última vez en 2001)
Copa Bandera de Chile Copa Chile
( 2016) Primera fase
Títulos (por última vez en 1961)
Sitio web oficial
[ editar datos en Wikidata]

El Club de Deportes Santiago Wanderers[2] es una institución deportiva de Chile radicada en la ciudad de Valparaíso de la Región de Valparaíso. Su actividad principal es el fútbol profesional, participa en la Primera División de Chile de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional.

De acuerdo con la versión oficial del club, fue fundado el 15 de agosto de 1892, siendo el equipo profesional chileno vigente con mayor antigüedad,[5] como una manera de ratificar de forma oficial el vínculo cultural que posee con la ciudad puerto.

A pesar de su lugar de origen, los fundadores decidieron anteponer el nombre de «Santiago» para diferenciar al club de otro equipo que existía en la ciudad en ese entonces, el Valparaíso Wanderers.[7]

Inició formalmente su actividad futbolística en 1897, como parte de la National Football Association, de la que se desligó en 1899 para integrar la competición oficial de la Football Association of Chile (Liga de Valparaíso desde 1926). De esta última solo se separó en 1937 para formar parte de la Asociación de Fútbol Profesional, retornando al año siguiente.

Fue uno de los miembros fundadores de la Asociación Porteña de Fútbol Profesional, en la que permaneció entre 1940 y 1943, disputando sus primeros campeonatos profesionales. Durante ambos periodos totalizó 12 campeonatos locales (10 amateur y 2 profesionales) y en donde se coronó a cuatro monarcas: La Cruz (1940), S.Wanderers (1941 y 1942) y Administración Puerto (1943).

En 1944 Santiago Wanderers se incorporó definitivamente a los torneos nacionales Asociación Central de Fútbol (ANFP desde 1987), donde es el tercer equipo con más títulos de Primera División fuera de la ciudad de Santiago con tres conquistas, solo superado por Everton de Viña del Mar y Cobreloa de la ciudad de Calama.[8]

En 2008 la sección de fútbol profesional se desligó de la Corporación Santiago Wanderers, pasando a ser gestionada como sociedad anónima deportiva bajo el nombre de Club de Deportes Santiago Wanderers S.A.D.P., mientras que las demás ramas deportivas continúan siendo manejadas por la corporación sin fines de lucro que administró el fútbol hasta fines de 2007.

El club ejerce su localía en el Estadio Elías Figueroa Brander, que posee una capacidad para 25.000 espectadores. Su rival tradicional es Everton de Viña del Mar, con el cual juega el « Clásico Porteño».

El club se encuentra en la posición número 149 según la Clasificación histórica del Ranking Mundial de Clubes según la IFFHS.[12]

El club, debido a su amplia trayectoria pertenece al "Club de los 100" de la Conmebol, junto con otros clubes chilenos como Audax Italiano La Florida, Everton de Viña del Mar, Magallanes, Rangers de Talca, Santiago Morning y Unión Española.

Historia

Los inicios

Wanderers en 1901.

De acuerdo a su propio estatuto, Santiago Wanderers fue fundado el lunes 15 de agosto de 1892, en la subida Carampangue del Barrio Puerto de la ciudad de Valparaíso. En ese lugar, una treintena de muchachos, liderados por Gilberto Hidalgo y Francisco Avaria, dieron vida al que con el tiempo se transformaría en el «decano del fútbol chileno», vale decir la institución vigente con mayor antigüedad.

El nombre «Santiago» fue adoptado por los fundadores del club debido a que en ese momento ya existía un equipo en la ciudad con la denominación de Valparaíso Wanderers, el cual estaba conformado mayormente por inmigrantes británicos.[13] La elección de anteponer el nombre de la capital del país respondió además a un intento de dejar patente el carácter nacional de la recién creada institución.

La singularidad del nacimiento del ahora equipo verde, fue blanco desde sus inicios hasta 1908, radica en que se constituyó en uno de los primeros cuadros donde los futbolistas chilenos eran mayoría, situación particular en un período en que los juegos de carácter público eran privilegio de una élite vinculada a comerciantes criollos y extranjeros. Adicionalmente, destacó por ser una de las primeras entidades deportivas en redactar todas sus actas y publicaciones en español, a diferencia del resto de los clubes de la época que lo hacían en inglés.[13]

El primer encuentro disputado por Wanderers en su historia habría sido frente al National Football Club del Cerro Artillería, oportunidad en la que el club habría alineado a Eduardo Real como portero; Gilberto Hidalgo y Francisco Avaria en defensa; Romeo Real, Enrique González, Pedro Mujica en mediocampo y los delanteros Manuel Álvarez, Eduardo Pizarro, Arturo Acuña, Carlos Salar y Germán Sánchez.

Formación de Wanderers que obtuvo campeonato de liga de la Football Association of Chile en 1907.

De todas maneras, no existen documentos oficiales que avalen la fundación del club en 1892, dando crédito a investigadores que sitúan la génesis del cuadro porteño entre 1895 y 1896.[14] Otras versiones, sin embargo, señalan que el equipo ingresó a la National Football Association en 1899, obteniendo el título de campeón en 1900.

Cabe mencionar, no obstante, que en el terremoto de Valparaíso de 1906 resultó destruida la por entonces sede de Wanderers, perdiéndose gran parte de la documentación del club, así como varios trofeos ganados por la institución[16]

Época amateur y primeros campeonatos en el fútbol profesional

Santiago Wanderers en 1926.

A comienzos del siglo XX el club comenzó a participar en el campeonato de la Football Association of Chile, del que se consagró campeón en varias oportunidades, además de establecer una fuerte rivalidad con La Cruz Football Club, y con los equipos formados por extranjeros avecindados en el puerto, el Valparaíso y el Badminton.[17]

En 1907 Wanderers obtuvo su primera victoria en la Liga de Valparaíso, al derrotar a Badminton por 2:1. Desde entonces se coronó campeón de la liga en los años 1909, 1913, 1915, 1917, 1919, 1921, obteniendo también en otros años la Copa Sporting.[17] En este período, Wanderers fue representado en el primer Mundial de Fútbol, desarrollado en Uruguay en 1930, por el jugador Humberto Elgueta.

Luego de doce años de espera, en 1933 Wanderers volvió obtener el título de campeón de Valparaíso, logro que repitió en los torneos de 1934 y 1935, obtenidos tras una reñida competencia con Sportiva Italiana.

En 1937 el club decidió ingresar la Asociación de Fútbol Profesional (actual ANFP), sin embargo, no obtuvo los resultados esperados, cosechando 12 derrotas en igual número de encuentros, además de recibir 37 goles y marcar solo 17.[19] Ante esta situación, se decidió volver a la Liga de Valparaíso una vez finalizada su participación en el Torneo Oficial de 1937.

Wanderers junto a equipos como La Cruz y Valparaíso Ferroviarios organizaron otro campeonato profesional al alero de la Asociación Porteña de Fútbol Profesional, entidad que obtuvo el visto bueno de la Federación de Fútbol de Chile. Es así, que entre los años 1940 y 1943 en Chile existieron dos ligas profesionales: la Central, con sede en Santiago, junto a la Porteña ubicada en Valparaíso. En esta última liga se contrataron numerosos jugadores extranjeros y hasta vinieron a jugar equipos de la talla de Vélez Sarsfield. Es así que Wanderers gana en 1941 y 1942 sus dos primeros títulos profesionales. Como alcance, vale la pena señalar que en 1941 jugaron un partido amistoso en el Valparaíso Sporting Club los campeones de las dos ligas profesionales del país con un triunfo para Wanderers por 4 goles a 3 ante Colo-Colo.

Paralelamente, y con un equipo conformado especialmente para la ocasión, Santiago Wanderers realizó una gira internacional entre julio de 1940 a noviembre de 1941 que lo llevó por el norte de Chile, Ecuador, Colombia, Panamá, Perú y Bolivia. En total fueron 86 encuentros, de los cuales ganó 70, perdió 10 y empató 6.[20]

Años 1940: primeras campañas

Wanderers logró sus primeros títulos profesionales en la Asociación Porteña de Fútbol Profesional, obteniendo sus dos primeras estrellas en los años 1941 y 1942 en campeonatos profesionales paralelos al desarrollado en Santiago y después regresó a jugar en Primera División metropolitana el 28 de mayo de 1944 frente a Colo-Colo cayendo por 4 goles a 2. A diferencia de 1937, el club pudo ejercer de local en Valparaíso, sin embargo, no se obtuvieron buenos resultados finalizando en el noveno puesto sobre doce equipos, con 5 triunfos y 11 derrotas en 22 cotejos, destacando principalmente el triunfo por 6 a 2 sobre Universidad Católica.[21]

En 1945 ocupó el quinto lugar[23]

Tras una irregular temporada en 1948 donde solo ocupó la décima posición,[26]

Años 1950

La década de los años 1950 empezó relativamente bien para el club ubicándose en la cuarta posición a solo tres puntos de Unión Española y Everton.[31]

Tras una desastrosa temporada 1955, llega al club el técnico argentino José Pérez bajo cuya dirección el club volvió a pelear el campeonato en 1956 ubicándose segundo a cinco puntos de Colo-Colo.[33] En el plantel campeón destacaron jugadores como Raúl Sánchez, Jesús Picó y Armando Tobar.

Al año siguiente, si bien el plantel repitió el mismo rendimiento del año anterior (58,6%), no pudo revalidar el título, quedando a cuatro puntos de Colo-Colo y Universidad de Chile quienes disputaron el campeonato, aunque quedó el consuelo de obtener la Copa Chile al derrotar a Deportes La Serena por 5 tantos a 1.[34]

Años 1960: Los Panzers y el segundo título

Mario Griguol, goleador del equipo campeón de 1968 con 16 conquistas.

Siempre con José Pérez y Luis Hes como presidente en el banquillo, Wanderers comenzó la década de buena manera, finalizando segundo por detrás de Colo-Colo y obteniendo la mejor defensa del torneo.[36] terminando ambos torneos en la sexta ubicación, abandonando el club en el último de estos José Pérez.

Tras irregulares campañas en los años posteriores, en que solo destacó la aparición de Elías Figueroa, regresó a dirigir al equipo José Pérez y con un plantel en donde destacaban jugadores como Juan Olivares, Mario Griguol, Vicente Cantatore, Juan Álvarez, Raúl Sánchez, Reinaldo Hoffmann y Alberto Ferrero, el club vuelve a coronarse campeón del fútbol chileno tras empatar en la última fecha del campeonato frente a Audax Italiano, disputada el 5 de enero de 1969 en el Estadio Nacional.[37]

Al año siguiente, ya sin José Pérez a la cabeza, Wanderers no realizó una buena campaña en el plano local, concentrándose principalmente en la Copa Libertadores de América donde llegó hasta cuartos de final, destacando principalmente la actuación de Alberto Ferrero quien con ocho tantos se consagró goleador del certamen.[38]

Años 1970: la debacle

En esta época el club entró en una severa crisis tanto institucional como deportiva. En 1970 terminó penúltimo[41]

Solamente un año estuvo Wanderers en Segunda División, ya que en 1978 obtuvo el campeonato de ascenso con dos puntos de ventaja sobre Naval.[43]

Años 1980: tiempos difíciles

Las malas campañas que venía arrastrando el club culminaron en un nuevo descenso en 1980 tras empatar en la última fecha 3 a 3 frente a Deportes Aviación.[46]

En 1983 el club realizó una pésima temporada finalizando en la posición 21 solo superando a Audax Italiano, por lo cual le correspondía descender, sin embargo a mitad de campeonato se cambiaron las reglas estableciendo que los equipos que hubiesen alcanzado las semifinales de la Copa República no descenderían, como Wanderers alcanzó las semifinales (donde fue eliminado por la UC) se salvó de bajar, sin embargo Unión Española quien se vio perjudicado por esto presentó un reclamo por vicio reglamentario, que si bien en un principio fue rechazado por la ACF, finalmente se decidió suspender el descenso. En 1984 el club descendió al ocupar la décima posición en la zona norte del Campeonato Nacional.

Tras cuatro años donde el club realizó malas campañas en segunda división, en 1989 consiguió nuevamente el ascenso tras logar la segunda posición de la Zona Norte lo que le permitió disputar la liguilla de promoción en la cual derrotó en partido de definición a Unión San Felipe por cuatro tantos a uno.

Años 1990: campañas irregulares

Tras el ascenso Wanderers comenzó los años 1990 obteniendo un discreto 12º puesto,[47] a solo dos puntos del descenso. Las cosas no mejoraron y en 1991, tras realizar una pésima campaña, el club descendió luego de caer frente a su clásico rival Everton por 4 a 0 el 1 de diciembre de 1991, dos fechas antes del término del campeonato.

En 1992 el club celebró su centenario, pero en el ámbito deportivo parecía condenado al descenso a Tercera División. Sin embargo, en octubre asumió la administración del club Reinaldo Sánchez, quien entre otras medidas contrató como entrenador al ex jugador del club Armando Tobar, finalmente el club consiguió la permanencia al finalizar 11º, a cinco puntos del descenso. Los dos años siguientes, pese a mejorar en el ámbito económico e institucional, no se realizan buenas campañas finalizando 7º en 1993 (con Elías Figueroa en la banca) y 10º en 1994. En 1995, bajo la dirección técnica de Jorge Luis Siviero, se consiguió finalmente el ascenso a Primera División luego de 4 años, tras empatar 0 a 0 contra Audax Italiano (equipo que también ascendió) en el Estadio Monumental David Arellano y asimismo obtener el título de Segunda División (actual Primera B), luego de derrotar en doble partido de definición al propio Audax (un empate sin goles en el mismo estadio de Colo-Colo y 2 a 1 en el mundialista Estadio Sausalito, estadio donde hace de local Everton, acérrimo archirrival de los caturros). En el plantel que logró ese ascenso, destacaban jugadores como Rodrigo Cuevas, Raúl Muñoz, Pablo Peñailillo, Héctor Santibañez, Claudio Núñez, Reinaldo Navia, Santiago Pizarro, Juan Carlos Guarda, Luis Guarda y los argentinos Víctor Hugo Amatti, Juan Carlos Zaragoza y Jorge Almirón entre otros y dirigidos por el uruguayo Jorge Luis Siviero.

Ya de vuelta en Primera División, el club realizó una irregular campaña terminado 10º en 1996,[52]

2000-2004: nuevamente a la cima

Jorge Garcés, técnico campeón con Wanderers en 2001.

En 2000, aún bajo las órdenes de Jorge Garcés y con un plantel ya consolidado (pese a que fichó a los colombianos Manuel Valencia y Francisco Cassiani, para la segunda rueda del campeonato nacional de ese año), Wanderers afrontó de buena manera la temporada, sin embargo, esta no comenzó de la mejor forma realizando una pésima Copa Chile, en la que no logró pasar la primera ronda. Distinta fue su presentación en el campeonato nacional, donde se ubicó en la 9º posición, destacando las goleadas ante Universidad de Chile, Deportes Concepción y Universidad Católica, y el empate 1 a 1 frente a Everton por la última fecha y que significó el descenso del cuadro viñamarino.[53]

Para 2001 se incorporó al equipo el mediocampista Arturo Sanhueza y el delantero uruguayo Silvio Fernández. El torneo comenzó de la mejor manera posible tras derrotar 5 a 0 como visita a O'Higgins. En la cuarta fecha, luego de derrotar también como visita a Huachipato, Wanderers se ubicó como puntero del campeonato por primera vez desde 1976, terminando la primera rueda en la tercera posición. La segunda rueda se inició con victoria frente a O’Higgins y derrota frente a la UC. En la fecha 20 solo se logró empatar ante Rangers de Talca y pareció que el campeonato se alejaba, sin embargo, en la siguiente fecha la victoria por 4 a 1 sobre el por entonces bicampeón Universidad de Chile, fue la primera de diez victorias consecutivas. En la última fecha, Santiago Wanderers se enfrentaba con Audax Italiano como puntero del campeonato, con 3 puntos sobre la Universidad Católica, ante un Estadio Nacional con 50 000 personas que en su mayoría viajaron desde Valparaíso, Wanderers ganó por 4 a 2 con goles Renato Garrido, Silvio Fernández, Jaime Riveros y Joel Soto, coronándose campeón de fútbol chileno, luego de 33 años. Los caturros se coronaron por adelantado horas antes de su partido contra Audax, luego de que Colo-Colo le dio una mano, tras derrotar precisamente a Universidad Católica por 4 a 1.[54]

Al año siguiente la directiva decidió no renovar el contrato de Jorge Garcés, asumiendo en su lugar el entrenador argentino Ricardo Dabrowski. En el primer semestre, pese a realizar una buena campaña, no se consiguió superar la primera fase de la Copa Libertadores, destacando principalmente el triunfo por 1 a 0 sobre Boca Juniors, mientras que en el campeonato de apertura, solo se alcanzaron los cuartos de final. En la segunda mitad del año nuevamente no se consiguió superar la barrera de los cuartos de final, tanto en campeonato de clausura como en la Copa Sudamericana.[55]

Después de su participación internacional, a comienzos de 2003 asumió como entrenador Yuri Fernández proveniente de la Universidad de Concepción. Durante el primer semestre el club realizó una irregular campaña, debiendo recurrir al repechaje para obtener un cupo en los play-offs, siendo finalmente eliminado por Cobreloa en cuartos de final. Ya en el Torneo de Clausura, Wanderers hizo una gran campaña, logrando la cuarta ubicación en la fase regular y tras clasificar como mejor perdedor frente a la UC y eliminar a Palestino alcanzó las semifinales, siendo nuevamente eliminado por Cobreloa, equipo que a la postre, sería el campeón de ese torneo.[56]

Las buenas presentaciones continuaron durante el Torneo de Apertura 2004, ubicándose segundo en la fase regular, a tan solo un punto de Cobreloa. En los playoffs llegó nuevamente a semifinales, siendo derrotado por Universidad de Chile, equipo que finalmente ganó ese torneo, luego de haber eliminado a Rangers y Unión Española. Destacó en este torneo la actuación de Jaime Riveros quien logró batir el récord de goles en fechas consecutivas del fútbol chileno, tras totalizar 21 goles en 15 partidos[57] y la goleada por 4 a 0 frente a Everton, logrando romper una racha de 29 años sin triunfos en Primera División, frente a su clásico rival.

A mediados de 2004, tras eliminar en la liguilla a Unión San Felipe, Colo-Colo y Cobresal, consiguió nuevamente clasificar a la Copa Sudamericana, donde fue eliminado en primera ronda por la Universidad de Concepción. En el Torneo de Clausura no se pudo revalidar la campaña del Apertura, finalizando último en la fase regular,[58] lo que produjo el despido de Yuri Fernández por parte de la directiva, causando gran malestar entre los aficionados.

2005-2008: La crisis

Para la temporada 2005, asumió el cargo de director técnico Carlos González proveniente de Deportes Temuco. Durante el Torneo de Apertura, solo se ubicó en la decimotercera posición, lo que no le permitió acceder a los playoffs. En el Torneo de Clausura, las cosas no mejoraron y bajo la conducción de Mario Soto, el equipo se ubicó en la decimocuarta posición.[59]

En el Apertura 2006, aún bajo la conducción de Mario Soto, Wanderers se ubicó último en su grupo, con solo 5 victorias en 18 partidos (décimo quinto el tabla general). Para el Clausura, se hizo cargo de la dirección técnica el ex jugador de la década de 1960 Hernán Godoy, quien con un plantel conformado en gran parte por juveniles, logró realizar una buena campaña, finalizando en la octava posición, sin embargo, al quedar en tercera posición de su grupo debió jugar un repechaje frente a Universidad de Chile, pese a que estos solo se ubicaron en la decimoprimera posición. Finalmente Wanderers cayó por 1 a 0.[60]

Debido a la crisis institucional por la que atraviesa el club, el Torneo de Apertura 2007 encontró a un Santiago Wanderers totalmente des potenciado, además recibió una sanción de tres puntos, por no presentar las plantillas de pago, en la fecha estipulada por la ANFP,[62]

La crisis deportiva e institucional se hizo insostenible en el Torneo de Clausura, llegando a recibir dos goleadas históricas frente a Audax Italiano y Palestino, finalmente Wanderers consumó su descenso a la Primera B, tras perder 2-0 ante Ñublense el 25 de noviembre del 2007 en el Estadio Playa Ancha.[63]

El año 2008, Wanderers tuvo la peor campaña de su historia[65] Lo único destacable de aquella temporada, fueron los avances en la Copa Chile, donde se alcanzaron los cuartos de final.

2009-2014: El regreso a Primera División y la irregularidad

Moisés Villarroel fue el gran referente durante el regreso a la división de honor y en los años posteriores.

El Torneo de Primera B del año 2009 tuvo a un equipo regular, ocupando los puestos de avanzada del campeonato. Sin embargo, durante el Apertura ocupó el segundo lugar con 33 puntos, a siete del campeón Unión San Felipe, algo que no estaba en los planes de los directivos, quienes apostaban por obtener el título. El técnico Jorge Aravena fue despedido y se contrató al argentino Humberto Zuccarelli.[66]

Ya en el Clausura, el equipo mantuvo sus buenas actuaciones, aunque fue alcanzado por San Luis, quien finalmente se adjudicó el torneo. Pero como Unión San Felipe ya había ascendido directamente al ser el primer lugar de la tabla anual, Wanderers quedó clasificado para jugar la final por el segundo ascenso directo.

El 4 de noviembre de 2009, y actuando como visitante en el Estadio Sausalito, Wanderers se enfrentó a San Luis, ganándole por 2-1. En la vuelta, jugada en el día 8 de noviembre en el Estadio Regional Chiledeportes (hoy Estadio Elías Figueroa Brander), consiguió un empate 1-1 y así retornó a la división de honor del fútbol chileno ante más de 18.500 espectadores.[67]

En la temporada 2010, tras una discreta primera rueda se le rescinde contrato al DT Humberto Zuccarelli, siendo reemplazado por el último técnico campeón con el club, Jorge Garcés. Finalmente tras un año irregular Wanderers termina en la octava posición, peleando hasta la última fecha la posibilidad de entrar en la Liguilla Pre-Libertadores y con el importante aporte de jóvenes de la cantera como Carlos Muñoz, Agustín Parra, Sebastián Ubilla, y Eugenio Mena.

Sebastián Ubilla fue el goleador del torneo durante el Apertura 2012.

Para la temporada 2011 no se le renueva contrato al entrenador Garcés y se contrata en su lugar al argentino Juan Manuel Llop. Al plantel de Santiago Wanderers arribó el defensa central Javier Tetes, el lateral Matías Omar Pérez y el centrodelantero Jerónimo Barrales. Llop, pese a haber perdido sus primeros dos partidos en la banca verde, logró un valioso triunfo de local frente a Colo-Colo ganándole por 2-1, y así empeorando la crisis que viviá el club capitalino. Tras este resultado, se esperaba que el cuadro porteño obtendría buenos resultados en el resto del torneo, pero éste solo viviría una nueva campaña irregular. El resto del año 2011, el equipo no consiguió retomar su regularidad. Los malos resultados llevaron a la salida del técnico Llop y la llegada de Héctor Robles en su reemplazo. Bajo el mando del ex-capitán wanderino, y con la llegada de refuerzos como los argentinos Sebastián Rusculleda, Nicolás Martínez, y el experimentado volante colombiano Tressor Moreno,[69]

Partido entre Wanderers y Sport Club Internacional de Brasil en 2014.

Para el año 2012, se decide contratar al técnico Arturo Salah por un período de 3 años, durante las primeras fechas del torneo de apertura, Wanderers realiza una buena campaña, lo que le permite al paso de 4 fechas estar como puntero absoluto del torneo, y las goleadas 5-2 sobre Universidad de Concepción y Cobresal, destacando en esta etapa el delantero Sebastián Ubilla, lo que al término del torneo le permitiría ser uno de los 3 goleadores del apertura. Pese a esto, a la fecha siguiente ante Universidad de Chile pierde por 3-0, lo que ocasiona una racha de partidos sin ganar que se extendería hasta el fin de la fase regular, finalizando fuera de los play-offs en la 11º posición, provocando el malestar en la hinchada caturra. Durante el torneo de clausura, con la pérdida de su goleador Sebastián Ubilla, que partió a Universidad de Chile, pero con la vuelta de Jorge Ormeño y de Tressor Moreno, el equipo no logra levantar cabeza, lo que lo lleva a una racha negativa de 14 partidos sin ganar hasta el día de su 120 aniversario (13 por el torneo local y 1 por Copa Chile). El día 15 de agosto, el club cumple su 120 aniversario, conmemorándolo con la Copa Decanos de los Andes frente al Quilmes de Argentina. En el partido de ida en Playa Ancha, Wanderers cae por un contundente y humillante 4-1, lo que culmina el proceso de Arturo Salah en el banco caturro con la peor campaña de un entrenador en el equipo porteño. Luego sería presentado como nuevo DT Ivo Basay, por un período de un año. Luego de 17 encuentros seguidos sin saber de triunfos, logran la ansiada victoria por 3 a 0 ante Unión La Calera, por la segunda fecha de Copa Chile. Al final de la temporada, el equipo porteño lograría mantener la categoría fuera de todo peligro terminando invicto en las últimas cinco fechas.

Para 2013 con Ivo Basay al mando del equipo se logra mantener la base de jugadores del 2012 empezando con el pie izquierdo cosechando solo derrotas en las 3 primeras fechas mostrando serios problemas en defensa, que serían resueltos con la llegada del experimentado defensa Ezequiel Luna. Con él, Wanderers mostraría un sólido nivel defensivo y recuperaría el ímpetu mostrado en las últimas fechas de 2012, logrando un invicto de 4 partidos derrotando a Club de Deportes Iquique, Club Universidad de Chile, Club Deportivo Universidad Católica y empatando con Palestino. Finalizado el primer torneo de ese año se lograría el objetivo de no descender. Para la Temporada 2013/14 se impondría como objetivo alcanzar la clasificación a una copa internacional efectuando fichajes estelares para el medio como el delantero Marcos Sebastián Pol, Gastón Cellerino, Juan Abarca, Boris Sagredo, Matías Mier, Nicolás Canales, Fernando De la Fuente, entre otros, pero finalmente la inversión realizada no daría frutos fracasando en ambos torneos del año el objetivo impuesto. Lo único destacable de aquel año fue la reinauguración del Estadio Elías Figueroa Brander donde se jugó un partido inaugural frente al Sport Club Internacional de Brasil que se impondría por 2 goles a 1.

2014 - Presente: Vicecampeonato

Emiliano Astorga, técnico que logró el cuarto vicecampeonato del club.

Para la Temporada 2014/15 asume como director técnico Emiliano Astorga, quien a su llegada tenía la misión de sacar al equipo de la zona de descenso de la cual estaba cercano, por lo que con contrataciones como la del argentino Jorge Luna, Marco Medel, Pablo Tamburrini, Gonzalo Barriga y Roberto Gutiérrez, proveniente este último desde México, se logró conformar un plantel interesante como hace años no se veía en el puerto. Con el correr de las fechas el plantel se fue afianzando en las primeras posiciones, peleando palmo a palmo con los elencos de Santiago, Universidad de Chile y Colo-Colo en uno de los cierres de torneo más apretados y memorables de los que se tenga registro en fútbol chileno.

En la última fecha del torneo tres equipos llegaban con posibilidades de ser campeones y separados a tan sólo un punto de diferencia, con el condimento agregado que, Wanderers y Colo Colo eran directos aspirantes al título y se enfrentarían entre sí en el Elías Figueroa Brander, mientras que por otro lado Universidad de Chile jugaría su opción de campeonar ante un complicado Unión La Calera en el Estadio Nacional. Finalmente, Wanderers se impondría 2-0 con tardíos goles de Matías Mier al 95' y Gonzalo Barriga al 97'[70] dejando sin chance a Colo-Colo de lograr un nuevo título, que sólo necesitaba de ganar para alargar el campeonato a un partido de definición con Universidad de Chile, que no fue posible, debido a que los laicos ganaron su partido por la mínima diferencia.

Finalmente Wanderers alcanzaría el mejor porcentaje de rendimiento de su historia con un 84,3%, por encima de los rendimientos de equipos a la postre campeones como el de 2001, por lo que en concreto con 14 triunfos, 1 empate y 2 caídas, tan sólo sería posible alcanzar el subcampeonato en el Apertura 2014.[71] De todas formas el esfuerzo no fue en vano, ya que los dirigidos de Emiliano Astorga lograron clasificar en el primer puesto para la Liguilla Pre-Libertadores 2014 que entregaba cupos para competencias internacionales, y lograr pasajes para la Copa Sudamericana 2015, volviendo así a competiciones internacionales después de 11 años.

Other Languages