Club de Deportes Provincial Curicó Unido

Curicó Unido
Datos generales
Nombre completo Club de Deportes Provincial Curicó Unido
Apodo(s) Curi-Curi, Albirrojos, Torteros, El Curi, La Banda Sangre
Fundación 26 de febrero de 1973 (44 años)
Presidente Bandera de Chile Pablo Milad
Entrenador Bandera de Chile Luis Marcoleta
Instalaciones
Estadio La Granja
Capacidad 8000 espectadores
Ubicación El Boldo 1345
Curicó, Chile
Uniforme
Kit left arm curicó2017h.svg
Kit body curicó2017h.svg
Kit right arm curicó2017h.svg
Kit shorts.svg
Titular
Kit left arm curicó2017a.svg
Kit body curicó2017a.svg
Kit right arm curicó2017a.svg
Kit shorts.svg
Alternativo
Última temporada
Liga Bandera de Chile Primera División
( Transición 2017)
Copa Bandera de Chile Copa Chile
( 2017) Cuartos de final
Página web oficial
[ editar datos en Wikidata]

El Club de Deportes Provincial Curicó Unido es un club de fútbol chileno de la ciudad de Curicó, Región del Maule. Fue fundado el 26 de febrero de 1973. Actualmente juega en la Primera División. Además, el club participa en los siguientes campeonatos de la ANFP: Campeonato Nacional Fútbol Joven Sub 15, 16, 17 y 19; Campeonato Nacional Femenino Primera División y Sub 17; Campeonato Fútbol Infantil Sub 13 y 14; y Campeonato Nacional de Futsal (en el cual el club tiene un subcampeonato, el del torneo 2017).[1]

Sus logros más importantes fueron lograr el ascenso a Primera en dos oportunidades, en la temporada 2008 y en la temporada 2016-17, tras ganar los respectivos campeonatos de Primera B.

Curicó Unido es reconocido y destacado a nivel nacional, por ser uno de los pocos clubes del fútbol profesional chileno en seguir el modelo de Corporación Deportiva, en vez de existir como una Sociedad Anónima Deportiva Profesional, como lo son el resto de equipos del balompié en aquel país. Las principales decisiones dirigenciales y organizativas recaen en su masa social y las asambleas en los que estos asisten cada mes, lo que hace participar a la comunidad y no a privados, creando una identificación importante entre el club y sus hinchas.[3]

El "Curi" hace de local en el Estadio La Granja, recinto remodelado y con capacidad para 8278 espectadores.

Sus clásicos rivales son Ñublense de Chillán y Rangers de Talca, equipo con el cual disputa el Clásico del Maule. Otras rivalidades, pero de menor trascendencia y tradición son O'higgins de Rancagua e Iberia de Los Ángeles.

Historia

Antecedentes

Los orígenes del fútbol profesional en Curicó se remontan al Deportivo Alianza, que tuvo una corta etapa en Segunda División en la segunda mitad de la década de los '50. Acabado el paso del Alianza en el profesionalismo, surge el Club Deportivo Luis Cruz Martínez como nuevo estandarte de la ciudad, aunque tampoco sin mucho brillo; en la década de 1960 jugó en la Segunda División, hasta el descenso a su asociación de origen en 1966, al ocupar el penúltimo lugar de la tabla del campeonato oficial de Segunda División de ese año. Sin embargo, el Luis Cruz cuenta con el logro de haber derrotado en la final de la Copa Preparación 1962 a Universidad Católica por 2-1, en el desaparecido Estadio Independencia, hasta ahora el mayor título obtenido por un equipo de la zona.

Desde ese entonces, la ciudad de Curicó buscaba un club que volviera el fútbol profesional. Los primeros intentos, en el verano de 1967, fueron tratar de postular al mismo Luis Cruz Martínez, viéndose frustrada esta opción. En 1968, llegó a la ciudad el fenómeno del Badminton santiaguino, luego de poner fin a la fusión entre Badminton y Ferroviarios, que constituían al Club Deportivo Ferrobádminton.

El 1 de marzo de 1970, el Badminton se afilió a la Asociación Curicó, y adoptó el nombre de Badminton de Curicó, participando en el Campeonato de Segunda División, lo que permitió el retorno del fútbol profesional a tierras torteras, ausente desde la despedida del Luis Cruz Martínez, el 18 de diciembre de 1966.

En 1971, Badminton de Curicó terminó último en la tabla de posiciones del campeonato de Segunda División y descendió a su asociación de origen.[4]

Fundación y época dorada

Si bien es cierto que Badminton compitió por más de tres años representando a Curicó, los dirigentes de la época consideraron que dicho nombre no representaba bien a la ciudad, por lo que tomaron la decisión de disolver el club y, ocupando su franquicia y derechos para ejercer como institución, fundaron uno nuevo, completamente curicano, con personalidad jurídica propia y totalmente distinto a Badminton, denominado Club de Deportes Curicó Unido.[6]

El club participó en el Campeonato Regional de la Zona Central en 1973 y, al año siguiente, el club fue invitado por la Asociación Central de Fútbol e inscrito en sus registros, para participar profesionalmente en la Copa Chile 1974 y en el campeonato oficial de Segunda División.[7]

Así, en gran parte de la década de 1970, el cuadro curicano fue parte de la división de plata del balompié nacional. Esto, hasta el año 1980, cuando, luego de una muy mala campaña, los albirrojos finalizaron últimos en la tabla general del campeonato y, junto a Independiente de Cauquenes, descendieron a la recién creada Tercera División de Chile,[8]​organizada por la ANFA, siendo uno de sus clubes fundadores.

En el Torneo de Apertura 1983, si bien, Curicó Unido logró el cuarto lugar en el Grupo Sur, con 14 puntos, por detrás de Unión Santa Cruz, General Velásquez y Deportes Victoria, estos cuatro clubes fueron promovidos automáticamente a Segunda División por la ACF, en virtud de haber cumplido con exigencias tales como estadios adecuados, asistencias y recaudaciones suficientes para la competencia.[9]

Las bases iniciales del Campeonato de Apertura de la Segunda División de Chile 1984 decían que luego de una fase zonal y clasificación a partidos de eliminación directa, se disputaría una final para determinar al campeón del torneo, pero con el premio del ascenso a Primera División para ambos clubes finalistas. Luego de quedar segundo de la Zona Centro, con el mismo puntaje que el líder de dicha tabla, General Velásquez, pero con menor diferencia de goles, Curicó Unido clasificó a la Fase Final, llegando a la final y asegurando su histórico ascenso a Primera. Dicha final lo cruzó con Deportes Iberia, equipo que ganó el partido de ida 2-1 y la vuelta 3-0, coronándose campeón y subiendo junto al Curi a Primera. Pero unas raras circunstancias en el seno de la Asociación Central de Fútbol, como fueron el cambio de presidente del organismo, significó el cambio en las bases del torneo y el ascenso no se le entregó a ninguno de los clubes finalistas, por lo que Curicó Unido vio frustrado su legitimo derecho de jugar en la Primera División, debido a extrañas decisiones dirigenciales de la época. Esta fue la primera vez que el club estuvo tan cerca del ascenso a Primera, algo que no se repetiría en muchos años más.

Tras ese episodio, el club seguiría disputando los respectivos torneos de la Segunda División, sin contabilizar ninguna campaña destacable, y estando lejos de pelear por lugares de ascenso. Eso sí, a mediados de 1989 el equipo fue protagonista de una victoria histórica. El domingo 25 de junio, Curicó fue portada de todos los diarios santiaguinos por primera vez y estaba en boca de todo el país, al derrotar por 2-1 a Universidad de Chile en La Granja, ante 8 mil espectadores, uno de los mejores registros de asistencia de aquel estadio.[10]​Aunque esa efervescencia no se trasladó al resto del campeonato, ya que el elenco albirrojo quedó lejos del primer lugar, y curiosamente recibió a "los chunchos" nuevamente, en la penúltima fecha y esta vez con realidades muy distintas; la U. de Chile derrotó 3-0 a Curicó Unido y selló su retorno a Primera, luego de su fugaz paso por el torneo del ascenso, que inició en el mismo estadio en el que dio la vuelta olímpica. La temporada siguiente a ese histórico triunfo ante uno de los grandes del fútbol chileno, fue el inicio de la debacle.

Década de los 90, crisis y revolución

En el primer año de la década de los '90 ocurrió el segundo descenso desde la Segunda División. Curicó terminaba 5º de 6 en el Grupo Sur-Descenso, y le aguardaba un agraz período en Tercera. En aquel torneo empató en puntaje con Deportes Linares, pero quedó en puestos de descenso por diferencia de un gol, por lo que Curicó bajó de categoría y Linares disputó la promoción. En el último partido que disputó en esa temporada enfrentó a Deportes Valdivia, el día 13 de enero de 1991 en el Estadio La Granja, con resultado de 4-1 a favor del conjunto curicano (con un gol más Curicó Unido se salvaba de descender). El último gol "profesional" corrió por cuenta del volante Juan Santibáñez.

Casi un mes después del descenso, el equipo comenzó su participación en la Copa Confraternidad, un torneo de Apertura amateur, con equipos de Tercera y Cuarta División. Curicó cayó 2-1 ante Santa Cruz en la primera fecha, pero luego ganó todos los siguientes partidos y clasificó a la final para enfrentarse a Atlético Curacaví, en definición de ida y vuelta. Ambos partidos resultaron en empate, por lo que se definió a penales, ganando el equipo curicano por 4-2, en duelo jugado el 31 de marzo, y dando la vuelta olímpica en el Estadio Digeder de Curacaví. En el Torneo Oficial, clasificó con lo justo a la Liguilla Ascenso, pero a tres fechas del término del torneo, Curicó perdió ante Santa Cruz (a la postre campeón), y le dijo adiós al sueño de subir aquella temporada.

De ahí en adelante. las actuaciones del club eran buenas, clasificaba a las liguillas finales, pero nunca lograba quedarse con los lugares de ascenso. En 1996 el club clasificó a la Segunda Fase, tras quedar cuarto en la tabla de la Primera Fase Grupo Centro, por sobre General Velásquez, pero luego del partido entre ambos, que definía el clasificado a la siguiente instancia, los dirigentes del equipo verde enviaron una carta, en la cual alegaban que los curicanos habían presentado 4 jugadores mayores de 23 años en cancha (las reglas decían, sólo 3). El campeonato -en las zonas en que incumbía este reclamo- se detuvo por casi un mes, el equipo albirrojo fue despojado de su clasificación en cancha, y General Velásquez ocupó ese espacio en la Zona Sur-Ascenso. Por su parte, Curicó Unido fue sentenciado a jugar en la Zona Centro-Descenso y luchar por no perder la categoría. En esa última situación, logró el primer lugar salvándose de todo peligro.

En el año 1999 el "Curi" tocó fondo: deudas millonarias, cero recursos, un estadio casi vacío, nulo apoyo de dirigentes y mecenas, en cancha solo derrotas y la incertidumbre de saber si el club seguiría existiendo al otro año. Es ahí donde algunos pocos lograron sacar fuerza y corazón y seguir adelante, entre ellos Julio Ode a la cabeza como nuevo presidente de la institución, Mario Muñoz el único dirigente que siguió en pie en medio de esta crisis, la incondicional hincha Edith Véliz que con sus rifas algo de dinero recaudaba y "Marginales", la barra recién creada que comenzó con un puñado de jóvenes que alentaba al equipo a pesar de las goleadas en contra y las adversidades, y que recorría cualquier distancia para ver a su club.

Tras llegar a un acuerdo, el 26 de abril de 2001, se firmó el acta de constitución de Club de Deportes Provincial Curicó Unido, producto de la fusión de Curicó Unido (que entonces jugaba en Tercera División) y Provincial Curicó (que jugaba en Cuarta División), con motivos económicos y luego de años de reuniones y tratativas entre ambos clubes. El acta fue firmada por Julio Ode, presidente de Curicó Unido y Pedro Arriagada, presidente de Provincial Curicó. La fusión no fue aprobada, puesto que Provincial Curicó no contaba con personalidad jurídica, la cual era requerida en la fusión, motivo por el cual esta quedó anulada. Finalmente el club modificó su nombre a Club de Deportes Provincial Curicó Unido, el 2 de agosto de 2001. A pesar que la fusión no se efectuó legalmente, el equipo tortero además del cambio de nombre, se reinventó y se revolucionó, sus deudas empezaron a reducirse y cada vez más gente se volcaba en apoyo al equipo. Este proyecto a mediano y largo plazo comenzó a dar frutos, cuando en los años 2002 y 2003 las campañas comenzaron a mejorar, la gente se volvió a re-encantar con este nuevo Curi asistiendo al estadio, y los problemas fatales quedaban en el pasado y eran solo un recuerdo del pasado siglo.

En el año 2004 el club era otro, mucho mejor de lo que era hace unos años atrás y la campaña de ese año lo dejó claro. Los "Torteros" (dirigidos por Jaime Nova) estuvieron cuatro veces a un paso de ascender a Primera B. Luego de iniciar la Liguilla Final con sólidos triunfos ante Deportivo Lo Barnechea por 4-1 de local, Trasandino en Los Andes por 1-2 y un contundente 3-0 ante Ñublense de local, bastaba un triunfo ante Barnechea en la capital para dar la vuelta olímpica. Sin embargo, Curicó cedió puntos y cayó sorpresivamente por 2-0, oportunidad que fue aprovechada por Ñublense que acortó distancias a 3 positivos. En la penúltima fecha, Curicó consiguió un triunfo épico ante Trasandino por 3-2 en los descuentos, en un estadio abarrotado de gente, sin embargo Ñublense había ganado en Santiago y forzaba a la definición en la última fecha, que enfrentaría a torteros y sureños. Curicó, aún como puntero, le bastaba un empate en Chillán para retornar al fútbol profesional, y partió ganando tempranamente con gol de Rodrigo Sáez. Finalmente, los "diablos rojos" se impusieron por 2 a 1 en los descuentos, gracias a la anotación de Wladimir Herrera.[12]​En conclusión, un equipo que metió más de 100 goles en el año (entre Torneo de Apertura y Torneo Oficial), se quedó a minutos de la gloria.

Campeón 2005 y ascenso a Primera B

Tras perder el título de manera increíble, el año 2005 Curicó Unido tendría su revancha. Se inscribió nuevamente en la Liguilla Final y disputó palmo a palmo el título con Trasandino hasta la última jornada. A la última fecha, Trasandino llegaba con un punto de ventaja sobre Curicó, debiendo jugar ante Municipal Iquique en el norte, por su parte Curicó Unido lo hizo ante Iberia, en un estadio La Granja bordeando los 8 mil espectadores y con un Cerro Condell repleto por aquellos que no pudieron obtener una entrada. El equipo dirigido ahora por Eduardo Cortázar, por fin lograría la gloria, ya que Trasandino sólo igualó 1-1 con Municipal Iquique y Curicó goleó a Iberia por 4 a 0, con goles de Carlos Araya, Sebastián Narvai, Johan Fuentes y Rodrigo Sáez. Tras 15 años de sufrimiento, Provincial Curicó Unido volvía al fútbol profesional, y ganaba el primer título de su historia.[13]​Los jugadores de esa campaña fueron Pablo Pacheco Silva, Óscar Caamaño, Boris Aravena, Daniel Briceño, Johan Fuentes, Luis Rodríguez, Felipe Pavez, Mario Galleguillos, Rodrigo Sáez, Jorge "Gato" Valdivia, Carlos Moreira, Alejandro Blanco, Francisco Urra, Nelson Fuentes, Ari Reyes, Manuel Maturana, Luis Santelices, Sergio Aravena, Héctor González, Carlos Araya, Miguel Ábrigo, Damián Muñoz y Alberto "Makanaki" Godoy.

El año 2006, en su regreso a Segunda División, Curicó Unido venció en el debut a Magallanes por 3 a 1, en el Estadio San Carlos de Apoquindo. Luego de una buena campaña, Curicó Unido se ubicaría en el quinto lugar, a un punto de Fernández Vial, que jugó Liguilla de Promoción. Los jugadores más destacados de esa campaña fueron Luis Vásquez, Carlos Bechtholdt, Nelson Rebolledo, Carlos Espinosa, Rodrigo "el Mágico" Cáceres, Rodrigo Soto, Pedro Muñoz, Carlos "Pepey" Moreira, Sebastián Montesinos, Víctor Hugo Ávalos, Karin Giglio y Boris Aravena.

En 2007 llegó a la Dirección Técnica del club Germán Cornejo, sin embargo debido a su pobre campaña fue despedido de su cargo. En su reemplazo llegó Juan Ubilla, a un Curicó peleando el descenso junto con Unión San Felipe y el Deportes Temuco de Eduardo Bonvallet, aunque finalmente se salvaron en la penúltima fecha, luego de un sufrido triunfo ante Deportes Copiapó en La Granja por 2-1, hecho que además significó el descenso de Temuco a 3ª. Aquel plantel, a pesar de la mala temporada, lo formaron buenos jugadores, tales como Patricio Almendra, Carlos Cáceres, Diego Díaz, Luis Vásquez, Carlos Bechtholdt y Boris Aravena, pero ninguno de ellos rindió como se esperaba, a excepción del entonces juvenil Fernando Cordero (a préstamo desde Unión Española).

A comienzos del siguiente año, se publica el libro "Pídeme la luna: 35 años de Curicó Unido", del periodista curicano, titulado de la Universidad Católica, Leonardo Salazar Molina, que relata con detalles toda la historia del club desde sus inicios hasta la campaña 2007, resaltando historias olvidadas, estadísticas, campañas, jugadores, técnicos, goleadores, presidentes, partidos e hinchas, tanto de la etapa profesional como amateur, resaltando siempre el esfuerzo y compromiso de mucha gente en pos del bienestar del club que representa a toda la ciudad.[14]

Ascenso histórico a Primera A

En 2008, Luis Marcoleta asume el banco albirrojo. Luego de una excelente campaña, se logró el Campeonato de Apertura, asegurando un cupo en una eventual final con el campeón del Clausura, en caso de no obtener el ascenso de forma directa. Esa hazaña lo consiguió el miércoles 18 de junio, cuando en el Estadio Regional Chiledeportes de Valparaíso, derrotaron por 2 a 1 a Santiago Wanderers, con goles de Bibencio Servín y Juan José Albornoz.[15]

La semana siguiente al importante triunfo 2 a 0 contra Unión San Felipe en la difícil cancha del Aconcagua,[18]
Aquel plantel lo conformaron: Luis Vásquez, Luis Varas, Felipe Miranda, Francisco Ayala, José Mardones, Rodrigo Riquelme, Juan Carlos Muñoz, Patricio Araya, Iván Sepúlveda, Carlos Bechtholdt, Joaquín Ábrigo, Daniel Briceño, Leonel Romero, Sergio Moreno, Juan José Albornoz, Maximiliano Paredes, Jonathan Núñez, Marcelo Soto, Luis Jara, Álvaro Lara, Víctor González, Marcos Sepúlveda, Héctor Patiño, Cristian Vargas, Christian González, Bibencio Servín y Jonathan Varas.

El 31 de enero de 2009, Curicó Unido hizo su debut en la Primera División del fútbol chileno, enfrentando en el Estadio Fiscal de Talca a Colo-Colo, campeón vigente, empatando 2 a 2. Para Curicó Unido, anotaron Sergio Moreno (siendo el primer gol del club en Primera A) y César Díaz en los descuentos del cotejo, mientras que para Colo-Colo marcaron Lucas Barrios y Macnelly Torres.[22]​en La Granja, terminando en el lugar N°14 de la tabla, con 19 puntos.

En el Torneo de Clausura las cosas se complicaron más de la cuenta. Primero, fue sancionado por la ANFP, por disputar el partido contra la Universidad de Concepción con seis extranjeros en cancha, siendo que el máximo de jugadores foráneos permitidos por reglamento eran cinco. Tuvo destacados resultados ante Colo-Colo (empate a uno en el Estadio Monumental, que pudo ser un histórico triunfo, de no ser por un autogol anotado por Sebastián Morquio en el último minuto) y ante Ñublense, al que venció por 3-0 como local. En la última fecha, cuando Curicó estaba ya prácticamente descendido al estar cayendo ante Everton como local, Rangers de Talca cometió la misma infracción que Curicó había cometido fechas antes (poner seis extranjeros en cancha), siendo descendido a Primera B por resta de puntaje. Así, y luego de finalmente empatar el partido, Curicó Unido quedó en puestos de liguilla de promoción. En la liguilla de promoción, derrotó por 2-1 a San Luis de Quillota, el 2 de diciembre, en el Estadio Municipal Ángel Navarrete Candia de Limache. El domingo 6 de diciembre se llevó a cabo la revancha, en el Estadio Municipal Jorge Silva Valenzuela de San Fernando, y sorpresivamente San Luis derrotó por 3-0 a Curicó, por lo que los quillotanos terminaron ganando la serie por 4-2, resultado con el que Curicó Unido descendió a la Primera B del fútbol chileno.

A pesar del temprano retorno a la Primera B, estos jugadores pasaron a la historia por formar parte de la primera campaña curicana en Primera División: Luis Vásquez, Héctor Barra, Luis Santelices, Claudio Calderón, Jorge Alvarado, Rodrigo Brito, Juan Carlos Muñoz, Felipe Miranda, Sebastián Morquio, Braulio Armoa, Iván Sepúlveda, Patricio Gutiérrez, Mateo Martinelli, Juan José Albornoz, Daniel Briceño, Alberto Ortega, Sergio Moreno, Jairo Neira, Johan Fuentes, Sebastián Páez, Marcos Flores, César Díaz, Éver Amarilla, Álvaro Lara, Alejandro Maureira, Pedro Muñoz, Sergio Valenti y Nino Rojas.

El Regreso a Primera B

Tras su breve paso por Primera División, en el 2010 el Curi quedó en el Grupo Norte del Torneo de Primera B, en donde clasificó a la liguilla final buscando un lugar en Primera División para el 2011. Cabe mencionar que durante este año, el equipo jugaría sus partidos de Local en el Estadio Municipal Jorge Silva Valenzuela de San Fernando, Región de O'Higgins, debido a la reconstrucción del Estadio La Granja de Curicó.

Con Raúl Toro en la banca, quien ya había sido jugador del Curi en la década de los años '80, el equipo clasificó a la Liguilla de Promoción ante Universidad de Concepción, proveniente de la Primera División. Sin embargo, no logró el tan ansiado ascenso, ya que en la Ida cayó derrotado por 0 a 2 en Curicó y en la Vuelta, y a pesar de ir ganando y estar cerca de ascender, pierde por 3-2. De esta manera, el Curi se mantiene en Primera B para el siguiente año.
Además, el equipo disputó paralelamente la Copa Chile, alcanzando la fase de Cuartos de Final, instancia en la que caen derrotados por 1 a 0 ante Palestino. Entre los partidos disputados, destacan el realizado ante Colo Colo, a quien derrotó 4-2 en la ida[23]​y eliminó por penales en la vuelta, jugada en el Estadio Monumental y ante su clásico rival Rangers, también dejándolo fuera del torneo mediante los penales.

El 2013, luego de zafar del descenso debido a las malas campañas anteriores que lo complicaron en la tabla de promedios, Curicó Unido ahora al mando del nobel técnico argentino Pablo Abraham, terminó el torneo como líder de la Zona Sur, con tan sólo una derrota (ante Naval de visita), y pasaba a pelear por el título. El primer escollo en este nuevo objetivo fue Magallanes por la semifinal, a quien eliminó con un global de 3-1. Curicó avanzaba a la gran final de la división, y el rival sería el descendido desde Primera en 2012, Universidad de Concepción. El primer partido se jugó en Concepción, en donde los del Campanil se impusieron por la cuenta mínima en cerrado encuentro.[24]​La vuelta se jugó cuatro días más tarde y fue empate 1-1, lo que a la postre le dio el título a los 'Auricielos'. El equipo debía reponerse rápidamente de tan duro golpe, ya que tres días después debió jugar en La Granja el primer partido de la Liguilla de Promoción, ante Cobresal (penúltimo de primera A). Sin embargo, un magro empate sin goles, sumado a un desastroso 3-0 en el Norte, sepultaron las aspiraciones curicanas. De aquel plantel destacaron el arquero y capitán Luis Santelices, Pablo Otárola, Eric Olivares, Matías Arrúa, el goleador Diego Churín y los canteranos Maximiliano González, Sergio Catalán y Franco Bechtholdt.

Para el torneo 2015/2016, luego de una primera rueda regular, en la segunda rueda Curicó comienza a subir posiciones al punto de quedar en primer lugar de la tabla de la segunda rueda y segundo en la tabla general, y en donde se destacan sus dos goleadas por 6-0 ante Deportes Concepción como visitante, y cuatro días más tarde, en La Granja, por el mismo marcador a su clásico rival Ñublense, pero sin poder superar a Deportes Temuco, el campeón. Aun así, quedó clasificado a la liguilla por el segundo cupo de ascenso, donde enfrentó en primera instancia a Deportes Iberia, aunque el balde de agua fría lo sufrió Curicó, al perder en Los Ángeles por la cuenta mínima, y empatar 2-2 en la vuelta, dejando a los albirrojos sin opciones del ascenso.

A mediados del 2016, el periodista curicano Leonardo Salazar, autor de "Pídeme la Luna, 35 años de Curicó Unido" del 2008, publicó un nuevo libro sobre su amado club llamado "Revolución en La Granja, Curicó Unido 2005 y el fin de su historia amateur", relatando la historia de Curicó en su campaña 2005, la que lo coronó campeón de Tercera División y le entregó el ascenso a Primera B tras 15 años consecutivos en Tercera, con todas sus épicas historias de lucha y sacrificio no solo de sus jugadores y técnico, sino también de dirigentes e hinchas, quienes en conjunto hicieron posible ese tremendo logro. El prólogo del libro está escrito por el seleccionado chileno Jean Beausejour, en ese entonces jugador de Colo-Colo.[27]

Un nuevo ascenso

La siguiente temporada se inició con la misma base de jugadores y cuerpo técnico que el torneo pasado hizo una gran performance, y empezaba como uno de los principales candidatos al título. Lo hecho fue realmente brillante, un rendimiento muy cercano al 70% (28 partidos jugados, 16 ganados, 9 empatados y sólo tres perdidos), invictos por 20 fechas consecutivas y logrando importantes victorias de visita ante rivales muy complicados como San Marcos de Arica (4-1), Deportes La Serena (2-0), Coquimbo Unido (4-3), Deportes Puerto Montt (2-0), y Ñublense (2-0), y también el increíble triunfo por 5-2 contra Cobreloa en La Granja, tras ir perdiendo 0-2 en los primeros 20 minutos de partido. Fueron líderes exclusivos desde las últimas fechas de la Primera Rueda y durante toda la Segunda Rueda, luchando palmo a palmo la punta junto a San Marcos de Arica. La vuelta a Primera División se consumó a 3 fechas del final, tras el empate 0-0 conseguido como visitante ante Deportes Copiapó, en el Estadio El Cobre del Salvador.[31]

Del plantel que alcanzó la segunda estrella del Albirrojo destacan Luis Santelices, Jorge Deschamps, Nelson Rebolledo, Eric Godoy, Rodrigo Riquelme (campeón con Curicó el 2008), Franco Bechtholdt, Martín Cortés (capitán del equipo), Francisco Tato Silva, Gary Tello y Alfredo Ábalos, participando además, durante parte del torneo, los hermanos Diego y Luis Felipe Díaz. Con este ascenso, Luis Marcoleta suma dos títulos de Primera B con Curicó Unido y siete ascensos en total en su carrera, récord absoluto en el fútbol chileno.[32]