Club Deportivo Leganés

C. D. Leganés
Datos generales
Nombre completo Club Deportivo Leganés
Apodo(s) Pepineros
Fundación 23 de junio de 1928 (89 años)
Propietario(s) Bandera de España Felipe Moreno
Presidente Bandera de España María Victoria Pavón
Entrenador Bandera de España Asier Garitano
Instalaciones
Estadio Municipal de Butarque
Ubicación Leganés, Comunidad de Madrid ( España)
Capacidad 10 958 espectadores
Inauguración 14 de febrero de 1998 (19 años)
Uniforme
Kit left arm leganes1617h.png
Kit body leganes1617h.png
Kit right arm leganes1617h.png
Kit shorts leganes1617h.png
Titular
Kit left arm leganes1617a.png
Kit body leganes1617a.png
Kit right arm leganes1617a.png
Kit shorts leganes1617a.png
Alternativo
Kit left arm slaviasofia1617a.png
Kit body slaviasofia1617a.png
Kit right arm slaviasofia1617a.png
Kit shorts arminia1617h.png
Tercero
Actualidad
Actualidad Soccerball current event.svg  LaLiga 2017-18
Sitio web oficial
[ editar datos en Wikidata]

El Club Deportivo Leganés es un club de fútbol español con sede social en Leganés, Comunidad de Madrid. Desde la temporada 2016-17 compite en Primera División, máxima categoría nacional.

Fue fundado en 1928 y no destacó a nivel nacional hasta la década de 1990, cuando logró su primer ascenso a Segunda División en la temporada 1992-93. Permaneció en la categoría de plata durante once campañas consecutivas hasta su descenso en 2003-04. Después de una década en Segunda B, volvió a la Liga de Fútbol Profesional en 2013-14. Al término de la campaña 2015-16 finalizaron subcampeones de la fase regular, lo que supuso ascender a Primera División por primera vez en su historia.

Desde 1995 está constituido como sociedad anónima deportiva.

Historia

Fotografía del primer partido disputado por el CD Leganés el 1 de julio de 1928

Fundación

El actual Club Deportivo Leganés fue fundado el 23 de junio de 1928 por Félix Pérez de la Serna, siendo su primer presidente Ramón del Yerro.[1]

El club se trasladó a un estadio propio, el campo del Paseo de la Estación, y en su debut en la camapaña 30-31 y en la Segunda Caregoría Preferenet se coronó campeón.[1]

Competición en categorías semiprofesionales

La entidad se reconstituyó el 4 de septiembre de 1946, fecha de su inscripción en la Federación Castellana en la Segunda Categoría Ordinaria, y adoptó una equipación verde con pantalón blanco, realzando el mote de "pepineros".[1]

El estreno de categoría coincidió con el cambio de presidente, Manuel Gómez Casado (y alcalde de la ciudad) y de indumentaria, adopotándose definitivamente la camiseta a rayas verticales blanquiazules, los colores de la ciudad. Las actuaciones en la nueva categoría no resultaron demasiado exitosas: tras un quinto lugar en el debut, el objetivo siempre fue la permanencia y al finalizar el año 1959-60 se consumó el descenso, pues fue colista en decimosexta posición.[1]​ Por otra parte, en 1959 se fundó la Agrupación Deportiva Legamar, federada en Tercera Categoría, y futuro filial blanquiazul.

Durante la década de 1960 alternó la categoría de bronce (temporadas 63-65 y 67-68) con las regionales, sin permanecer más de dos temporadas seguidas en Tercera. El crecimiento demográfico de Leganés en ese tiempo motivó la construcción de nuevas instalaciones como el Campo Municipal Luis Rodríguez de Miguel, inaugurado en 1966 y sede de los encuentros locales durante más de tres décadas.[1]

Descendido de nuevo a Primera regional en la campaña 1969-70, las tres campañas siguientes acabó séptimo, décimo y noveno, dando el salto a la recién creada Regional Preferente en la temporada 1973-74, siendo presidente Rafael Mirat Maroto. El paso fue efímero, ya que descendió a Primera Categoría al acabar en el octavo puesto, pero en la campaña 1974-75 acabó campeón y regresó a Preferente. En su regreso a esta caregoría finalizó en sexta posición, y en la campaña 1976-77 quedó en primer lugar, logrando el ascenso a Tercera División gracias a la ampliación de grupos y equipos en la categoría con la creación de la Segunda División B.[1]

El reestreno en la categoría sería difícil, pero consiguió la permanencia logrando un decimosexto puesto en la temporada 1977-78. Al año siguiente se logró la tercera posición, mientras que en noviembre de 1978 asumió la presidencia Jesús Polo González, empresario manchego afincado en la localidad y que se mantuvo en el cargo hasta 2005,[1]

Once de la temporada 91-92: Aguilera, Prieto, David, Diego, Juanma, Pizarro, May, Navas, Barba, Dorado y Merino.
Once de la temporada 91-92: Aguilera, Prieto, David, Diego, Pizarro, Víctor, Luis Ángel Duque; Labella, May, Barba, Dorado y Merino.

En los años ochenta era Leganés ya una ciudad muy poblada y con un tejido industrial considerable, con lo que se aumentaron las inversiones en el fútbol y el presupuesto del Club se vio beneficiado. En esta década el objetivo ya no es solo la permanencia, sino pelear por los puestos altos de la tabla para intentar dar el salto de caregoría. Las temporadas 1980-81 y 81-82 finalizaron con un meritorio sexto puesto, mientras que en la 82-83 rozaron el descenso al finalizar decimosextos. La temporada 83-84 recuperaron los puestos altos al acabar séptimos, y en la 84-85 finalizaron terceros, cerca de los puestos de promoción. En la temporada 1985-86 por fin optó por primera vez al ascenso a la nueva Segunda División B; tras finalizar campeón del grupo madrileño de Tercera, fue eliminado en la promoción por el C. D. Lugo tras empatar a un gol en Leganés y perder 3:2 en tierras gallegas.[1]

El debut en la división de bronce, con Díaz Pablos como entrenador, se saldó con un sorprendete séptimo puesto. Una camapaña más tarde acabó en octava posición. A partir de la temporada 1989-90 asumió el puesto de entrenador Luis Ángel Duque,[1]

Al final, el Leganés dio la sorpresa en la temporada 1992-93 y subió por primera vez en su historia a Segunda División, con un juego centrado en la preparación física y la disciplina táctica.[4]​ Además, había canteranos como el también arquero Mario Soria y el centrocampista Ángel Manuel Vivar Dorado.

Primera etapa en Segunda División

Samuel Eto'o debutó a nivel profesional en el Leganés en el año 1997-98. Su compañero de plantilla, José Jesús Mesas, se convirtió en su representante.[6]

Para disputar la temporada 1993-94 se mantuvo tanto a Luis Ángel Duque como al bloque del ascenso, con el objetivo de garantizar la permanencia. El equipo pasó muchos apuros, especialmente en la primera vuelta, pero al final logró afianzarse y se salvó en la última jornada.[1]​ Un curso después, con el presupuesto más bajo de la categoría, en 1994-95, finalizó en penúltimo lugar y en el plano deportivo debía bajar a Segunda B. Sin embargo, no lo hizo gracias a dos sucesos: la reestructuración de la máxima categoría en la Liga de 22 (los indultos al Sevilla F.C. y al Celta de Vigo tras haber sido previamente descendidos administrativamente por no presentar los avales en el tiempo requerido), lo que redujo las plazas de descenso; y los problemas económicos del Palamós C. F., que, habiendo quedado por delante del C. D. Leganés en la decimoséptima plaza, habría disfrutado de la permanencia administrativa, siendo descendido finalmente administrativamente a Tercera Divisón.

El 21 de septiembre de 1995 se produjeron la conversión de la entidad en sociedad anónima deportiva y el cambio de nombre a Club Deportivo Leganés, Sociedad Anónima Deportiva. Jesús Polo mantuvo la presidencia al poseer la mayoría de las acciones.[1]

La temporada 1995-96 deparó cambios. A canteranos como los defensas Mesas y Óscar Fernández, el centrocampista Alfredo y los delanteros Miguel Ángel y Rodri, se sumaron los fichajes de David Belenguer, Javi López y Miguel Melgar. De la mano de Luis Sánchez Duque, fichado del Getafe, todos ellos cuajaron un buen año, en el que la entidad blanquiazul llegó a meterse en puestos de promoción. Pero un mal tramo final hizo que terminaran en octava posición, aun así, hasta entonces, la mejor clasificación de su historia.[8]

Luis Sánchez Duque dejó el Leganés en 1997-98 y fue sustituido por Pedro Braojos, quien introdujo cambios en la plantilla. Aunque el bloque de canteranos se mantuvo, se sumaron fichajes que más tarde dieron el paso a la máxima categoría: Catanha, Crescencio Cuéllar, Jesús Unanua, Llorens, Andréi Moj y un joven Samuel Eto'o, cedido por el Real Madrid.[10]

La llegada de Patxi Puñal, Sergio Pachón y Merino no solucionó la dinámica negativa del Leganés, que comenzó la temporada 1999-2000 en zona de descenso. Para remontar la situación, se contrató a mitad de temporada a Enrique Martín, que sustituyó a José Antonio Fernández tras caer goleado en Las Palmas 7:1.[14]​ Esa victoria elevó la moral de un plantel que terminó decimotercero. Martín permaneció en el banquillo hasta el final de la campaña 2000-01.

Primer partido oficial disputado en el Estadio Vicente Calderón el 27 de mayo de 2001, con derrota por 1:0, coincidiendo con el debut de Fernando Torres.

Para la temporada 2001-02 se fichó a Ciriaco Cano como entrenador, pero tras una mala racha de resultados fue sustituido por Carlos Sánchez Aguiar. El mayor logro de ese año fue la victoria frente al Atlético de Madrid en el Estadio Vicente Calderón por 0:2,[17]​ En aquella plantilla llegó a jugar Unai Emery, quién años más tarde destacaría como entrenador.

Llegada y salida de Daniel Grinbank

En agosto de 2003 se hizo oficial que un promotor musical argentino, Daniel Grinbank, se había hecho con el control del C. D. Leganés y estaba dispuesto a desarrollar un plan para subirlo a Primera División.[18]

En total llegaron quince futbolistas argentinos y un chileno, de los cuales los más conocidos en España eran José Chamot, Claudio Enría, Federico Domínguez, Nicolás Medina, Lucas Alessandria y Pablo Calandria. Solo permanecieron ocho jugadores nacionales, aunque Pekerman quedó convencido con el trabajo de Carcedo, Txiki, Macanás y el canterano Borja Pérez.[21]

La baja afluencia al estadio y la escasa rentabilidad de la inversión provocó que Daniel Grinbank abandonase al club en enero de 2004 y diese la carta de libertad a todos sus fichajes. José Pekerman se quiso quedar y trató de dirigir al bloque resultante, pero no pudo hacerlo porque no tenía licencia para entrenar en España.[25]

Víctor se retiró en el Leganés, el equipo de su ciudad, en la campaña 2011-12 a los 37 años.

«El primero y fundamental es que no hemos podido superar la percepción creada de que mi proyecto discriminaba a los españoles. Desde el principio la prensa más que crónicas de los partidos hacía informes del departamento de migraciones. Esto, y mi error al pensar que la comunidad argentina se iba a involucrar en el proyecto, ha causado que de los 1500 abonos de la temporada pasada sólo se renovasen 980 y también un promedio de asistencia de 450 personas de pago, muy por debajo de cualquier expectativa de ingresos. (...) el partido de Copa contra el Madrid me acercó como una máquina del túnel del tiempo a lo que iba a pasar: nunca íbamos a poder ser rentables, ni en Primera.»[25]

Jesús Polo asumió de nuevo el control y contrató a Juan José Martín Delgado de entrenador.[27]

Regreso a Segunda División B

Durante las diez temporadas que permaneció en la división de bronce, el objetivo del C. D. Leganés fue regresar a Segunda División en el menor tiempo posible. En la temporada 2004-05 se encargó la dirección deportiva a Paco Gutiérrez, con experiencia en la categoría de bronce y que había entrenado la temporada anterior al filial pepinero. Con fichajes como Jordi Lardín y Marcos Márquez, al principio de la temporada el C. D. Leganés se enganchó a los puestos de promoción, pero una mala racha de resultados propició la destitución del técnico y la contratación de Quique Estebaranz. El equipo ya no alcanzaría la cuarta plaza y terminó en quinto lugar y fuera del play-off promocional, empatado a puntos con la R. S. D. Alcalá, que sí jugó la fase de ascenso. En la mitad de temporada, Jesús Polo abandonó la presidencia y vendió su participación a un consorcio de inversores locales liderado por el constructor Rubén Fernández.[28]​ Al curso siguiente se desmanteló la plantilla anterior y se ficharon jugadores veteranos como Santi Castillejo o Marcos Sequeiros y tras dos derrotas en las dos primeras jornadas que supusieron la destitución de Estebaranz se impulsó el regreso de Luis Ángel Duque al banquillo. Los resultados no llegaron y el Club permanecía en puestos de descenso en la jornada 28, cuando Santiago Martín Prado se hizo cargo del banquillo y consiguió la salvación , finalizando en un decepcionante decimotercer lugar, la peor clasificación en la categoría. Duque permaneció en el cuerpo técnico con funciones de director deportivo.

La temporada 2006-07 se fichó al goleador Nacho Aznar y Pradito siguió en el banquillo. Fue una temporada en la que el equipo blanquiazul vagó por tierra de nadie, sin ocupar puestos de descenso pero visitando testimonialmente las plazas de play-off al comienzo del campeonato. Finalizó en octavo lugar. En la campaña 2007-08 David Gordo se hizo con las riendas del banquillo y se incorporaron Berodia y Quini. De nuevo, gran parte de la primera mitad de la temporada estuvo en puestos de descenso hasta que en las últimas jornadas una serie de resultados positivos permitió al equipo acabar en un intrascendente duodécimo puesto sin temor a descender.

En todo ese tiempo la situación económica de la entidad empeoró de forma progresiva. Para la temporada 2008-09 logró meterse en los puestos de ascenso con los goleadores Javi Vicente, Nacho Aznar y Aníbal Zurdo pero mantuvo una complicada situación interna, marcada por falta de patrocinadores e impagos. Tres años después de su llegada, Rubén Fernández decidió vender la mayoría de sus acciones a Felipe Moreno Romero,[30]​ Su esposa María Victoria Pavón asumió la presidencia. Los nuevos mandatarios saldaron las deudas, impulsaron un modelo de gestión más austero e impulsaron una nueva política de comunicación para recuperar la masa social en la ciudad. A nivel deportivo, el Leganés se clasificó en la última jornada para la fase de promoción, siendo destituido en la penúltima jornada David Gordo y siendo sustituido por Agustín Vara. La fase de ascenso fue breve: eliminado por el Real Jaén con un 2:2 en la ida en Butarque y un contundente 5:0 en el Estadio de la Victoria.

El año siguiente Luis Ángel Duque regresó al banquillo y Quini explotó con veinte goles. A falta de ocho jornadas y con los puestos de acenso a siete puntos la directiva cesó al entrenador y regresó Agustín Vara, quien estuvo a punto de obrar el milagro. Finalmente, el equipo pepinero acabó en la quinta plaza, a tan solo dos puntos de los puestos que daban derecho a disputar la fase de ascenso. Otra temporada más habría que jugar en la división de bronce.

Duque dejó la dirección deportiva en la temporada 2010-11 y su sustituto fue Paco Belmonte, procedente del Ciudad de Murcia, y se contrató al veterano goleador Rodolfo Martín Arruabarrena, que superaría con veintiún goles la cifra de Quini de la temporada anterior. Aunque ese año se finalizó en cuarta posición, el club se caracterizó por la inestabilidad en su banquillo. Empezó como entrenador Miguel Rivera, siendo cesado incomprensiblemente en la jornada veintiuno cuando el equipo ocupaba la segunda posición, con cuatro puntos de ventaja sobre el quinto clasificado y a nueve de distancia del líder. Su sustituto fue Rafa Muñoz, y el resultado pésimo: cinco partidos, cinco derrotas, que como resultado llevaron al equipo a la séptima plaza, fuera de las plazas de play-off y a cuatro puntos de distancia. Finalmente el técnico del división juvenil, José María «Chema» Rico, tomó las riendas en las últimas jornadas y clasificó para el play-off en cuarta posición, pero fue eliminado de nuevo por la vía rápida, esta vez por el C.F. Badalona: 2:1 victoria pepinera en la ida y 1:0 derrota en tierras catalanas.

En la campaña 2011-12 se repitió el baile de entrenadores, cuatro técnicos, pero con peores resultados. Miguel Álvarez asumió el mando y la llegada de los delanteros veteranos Víctor Fernández y Rubén Navarro dio esperanzas a los aficionados. El comienzo con resultados discretos llevó al equipo a posiciones de descenso, y nuevamente un entrenador era cesado. El sustituto fue Carlos Orúe, que conisiguió que el equipo abandonara los puestos de descenso pero permanecía a corta distancia de ellos. En la jornada veinticuatro fue despedido y Chema Rico regresó al banquillo. El equipo se hundió hasta llegar a ser colista varias jornadas y el entrenador fue cesado. A falta de cuatro jornadas y a un punto de la salvación, en la antepenúltima posición, Víctor asumió un rol de jugador-entrenador y logró la salvación en la última jornada al ganar 5:2 al Atlético de Madrid B.[31]

Tras estas experiencias, la directiva apostó por reforzar el papel de sus futuros entrenadores. Para la temporada 2012-2013 se contrató a Miguel Melgar de director deportivo y a Pablo Alfaro de entrenador, con el propósito de ascender. Otro goleador llegaría a Butarque, Dioni Villalba, que se uniría a Carlos Martínez, Carlos de la Vega y compañía. A pesar de un mal comienzo, Alfaro se mantuvo en el puesto y la plantilla encadenó una racha positiva hasta lograr la segunda posición en la liga regular, a tan solo tres puntos del campeón. Ya en la fase de ascenso, fueron eliminados por el Lleida Esportiu: 2:1 fuera y 1:1 en Butarque, con un gol del excapitán Mario Fuentes en el descuento. Tanto Melgar como Alfaro se desvincularon del club al término del curso.

Etapa de Asier Garitano

Para la temporada 2013-14, la directiva contrató al técnico vasco Asier Garitano, procedente del Alcoyano y con una amplia trayectoria en clubes de la Comunidad Valenciana.[38]

El once inicial que jugó ese choque fue Queco Piña de portero; Sergio Postigo, Mantovani, Santamaría y Luis Ruiz en defensa; Alberto Martín, Eraso, Fer Ruiz, Álvaro García y Fran Moreno en el centro del campo, y Carlos Álvarez en punta. También destacaron el guardameta Dani Barrio, el capitán Carlos de la Vega, el zaguero Paco Candela y el extremo Carlos Martínez.[38]

Para su regreso a competición profesional en la temporada 2014-15, se mantuvo a Garitano en el banquillo y a buena parte del plantel de la campaña anterior, con nuevas contrataciones como el delantero Borja Lázaro y el portero Jon Ander Serantes.[41]

Los jugadores blanquiazules celebran el ascenso a Primera en las calles de Leganés.

En la campaña 2015-16, Garitano tuvo que afrontar la salida de dos de sus estrellas, Javi Eraso y Chuli, así como la venta de Sergio Postigo al Spezia Calcio. Para solventarlo, contrató como director deportivo a Txema Indias, procedente del C.D. Toledo, y ambos confiaron en futbolistas jóvenes: Alexander Szymanowski, Rubén Peña y Jorge Miramón, así como en numerosas cesiones del Athletic Club ( Guillermo, Albizua, Bustinza, Ruiz de Galarreta), Deportivo ( Pablo Insua) e incluso de la Juventus ( Gabriel Pires). De los veintitrés futbolistas del equipo, solo cinco permanecían del plantel que subió a Segunda, entre ellos el capitán Martín Mantovani. A pesar de unos discretos resultados encadenando empates en las primeras jornadas, el Leganés mostró una gran mejoría a partir de diciembre: permanecieron imbatidos durante catorce partidos consecutivos, y los buenos resultados en Butarque los auparon hasta los puestos de ascenso. Llegaron a ser incluso líderes en el tramo final (por primera vez en su historia fuera de la primera jornada), consiguiéndolo frente al campeón a la postre, el Deportivo Alavés tras un 2:0 en Butarque, si bien el Deportivo Alavés los terminaría desbancando.[44]

Estreno en Primera División

Asier Garitano reforzó su plantilla con fichajes como Gabriel Appelt Pires, hasta entonces cedido por la Juventus, Diego Rico y Guerrero; y las cesiones de Rubén Pérez, Unai López y Robert Ibáñez. Comenzó de muy buena forma la liga, ganando en su debut 0:1 al Real Club Celta de Vigo con gol de Víctor Díaz en el estadio de Balaídos y empatando sin goles con el Club Atlético de Madrid en el primer partido disputado en Butarque, siendo nombrado Jon Ander Serantes el jugador del mes al no recibir goles. La primera derrota llegó en la siguiente jornada ante el Sporting en El Molinón (2:1). La derrota dolorosa ante el F. C. Barcelona por 1:5 fue superada al ganar en Riazor por 1:2. Otra fecha histórica fue la primera visita al Bernabéu, con derrota por 3:0, y la primera victoria en Burarque se hizo esperar hasta la jornada 12, 2:0 ante Osasuna, con la desgracia de la lesión de Robert Ibáñez, que se perdió el resto de la temporada. Una semana más tarde Serantes también se lesionó de gravedad y fue baja hasta final de temporada, lo que obligó al club a buscar un recambio: Iago Herrerín fue cedido por el Athletic Club. En el mercado de invierno se incorporaron a la disciplina pepinera Samu García, Tito, Siovas (pilar fundamental en el centro de la defensa), Alberto Bueno, El Zhar y Erik Morán, que regresaba temporada y media después. Tras diez jornadas sin conocer las mieles del triunfo, con derrotas en el Vicente Calderón (2:0), ante un rival directo como el Sporting (0:2) y una injusta derrota en el Camp Nou (2:1) de por medio, el equipo blanquiazul tomó oxígeno con dos victorias seguidas en casa ante el Deportivo (4:0)[46]​ Despidió la temporada en un meritorio decimoséptimo puesto, cuatro puntos por encima del descenso, sin haber pisado los puestos de descenso en toda la competición. Un empate como local a un gol frente al Deportivo Alavés puso el colofón a la temporada y a las carreras como pepineros de Alberto Martín y Víctor Díaz.

Other Languages