Club Atlético Estudiantes

Estudiantes
Estudiantes BA escudo.png
Datos generales
Nombre completo Club Atlético Estudiantes
Apodo(s) El Pincha[1]
El Matador[2]
Fundación 15 de agosto de 1898 (118 años)
Presidente Bandera de Argentina Jorge Vignoni[3]
Entrenador Bandera de Argentina Guillermo Duró [4]
Instalaciones
Estadio Ciudad de Caseros
Ubicación Av. Justo José de Urquiza 4300,
Bandera de Tres de Febrero Caseros, Argentina
Capacidad 16.740 espectadores[5]
Inauguración 11 de mayo de 1963 (53 años)
Otro complejo Bandera de Ciudad de Buenos Aires Sede Villa Devoto
Bandera de Provincia de Buenos Aires Concentración Ricardo Trigilli
Uniforme
Kit left arm estudiantesbsas2016h.png
Kit body estudiantesbsas2016h.png
Kit right arm estudiantesbsas2016h.png
Kit shorts blacksides.png
Titular
Kit left arm estudiantesbsas2016a.png
Kit body estudiantesbsas2016a.png
Kit right arm estudiantesbsas2016a.png
Kit shorts white stripes.png
Alternativo
Kit left arm estudiantesbsas2016t.png
Kit body estudiantesbsas2016t.png
Kit right arm estudiantesbsas2016t.png
Kit shorts white stripes.png
Tercero
Última temporada
Liga Bandera de Argentina Tercera División de Argentina
( 2016) 19º
Títulos (por última vez en 1999/ 00)
Copa Bandera de Argentina Copa Argentina
( 2015/16) 32avos de final
Títulos (por última vez en Copa de Competencia Jockey Club 1910)
Sitio web oficial
[ editar datos en Wikidata]

El Club Atlético Estudiantes, también conocido como «Estudiantes de Caseros» o «Estudiantes de Buenos Aires» o simplemente «Estudiantes (BA)», es un club deportivo de la ciudad de Caseros. Fue fundado el 15 de agosto de 1898 por alumnos de los colegios Mariano Moreno y Nacional Buenos Aires, de allí su nombre. Aunque la actividad más importante es el fútbol que actualmente participa en la Primera B, también se practican otras disciplinas como acrobacia, aeróbica, aerobox, ajedrez, boxeo, danza clásica, fútbol amateur, fútbol femenino, fútbol infantil, fútsal, gimnasia artística, handball, karate, kobudo, natación, patinaje artístico, taekwondo, vóley, yoga y zumba.

El Club Atlético Estudiantes, se fundó en pleno centro de la Capital Federal, instalándose en el terreno ubicado en la Avenida Blandengues (hoy Avenida del Libertador) y la calle Oro. Para la década de 1920, se mudó al predio en donde hoy se cruzan las avenidas Figueroa Alcorta y Dorrego, para en 1931, mudarse hacia Desaguadero y José P. Varela, en el barrio de Villa Devoto, donde hoy en día se encuentra la sede del club. En 1963 inauguró su estadio actual en la localidad de Caseros.

Debutó en Primera División en 1904[18]

La entrada en vigencia del régimen profesional, lo condenó a relegar posiciones.[21]

El club posee una gran amistad con Argentino de Rosario y Montevideo Wanderers Fútbol Club. Su histórico rival es Almagro con quien disputa el clásico de Tres de febrero, uno de los más importantes del Conurbano bonaerense.

Entre los jugadores más destacados que han pasado por el club se encuentran: Patrick McCarthy, Maximiliano Susán, Oscar Ivanissevich, Constantino Urbieta Sosa, José Navarro Cánovas, Juan Carlos Bravo, Jorge Trezeguet, Oscar Fabbiani, Luis Landaburu, Roberto Osvaldo Diaz, José María Baldovino, Alberto Pafundi, Juan Guillermo, Eduardo Cicarello, Marcelo Vázquez, Néstor Scotta, Héctor Scotta, Javier González, Javier Cordone, Fabio Schiavi, Mario Aguilar, Ricardo Pereyra, Ezequiel Lavezzi, Pablo Mouche, Juan Martín, entre otros.

Historia

El Club Colegio Nacional Sur

Fachada del Colegio Nacional de Buenos Aires, a principios del Siglo XX.

Allá por 1897, el fútbol era en Buenos Aires un deporte practicado casi exclusivamente por aficionados ingleses que residían en la ciudad. La formación de un equipo integrado por mayoría de jugadores porteños requería en forma inevitable de la injerencia de alguno o algunos de esos inmigrantes. Esa que tres de ellos, apellidados Hansen, McCarthy y Fitz Simon, ejercieron para que una noche, a mediados de junio de ese año, un grupo de jóvenes estudiantes argentinos se les unieran en su propósito de formar un club, que recién quedó fundado "oficialmente" el 15 de agosto de 1898 y cuyo primer nombre fue el mismo que el del establecimiento al que sus flamantes socios asistían: el Colegio Nacional Sur.[22]

Los jóvenes asimilaron con rapidez las lecciones de aquellos entusiastas ingleses, convirtiéndose bien pronto en hábiles jugadores. De Hansen aprendieron a gambetear, no sin antes provocarse varios esguinces. Del popular Paddy Mac Carthy, quien integraría también el equipo para adquirir luego gran importancia en el fútbol porteño como jugador y referí, el arte de desbordar por las puntas, que el ocasional "maestro" enseñaba trazando en las prácticas una línea imaginaria por donde debían correr los punteros. Por su parte, el más tarde distinguido Doctor Juan Fitz Simon, hijo del educador Santiago Fitz Simon, fue uno de los primeros presidentes del club e indicaba a los zagueros en qué posición debían ubicarse ante el avance de la delantera rival.[22]

Casi lo mismo que los nuevos "cracks" demoraron en su aprendizaje tardó el club en cambiar su denominación original. Y es que, en 1899, todos creyeron que el nombre "Colegio Nacional Sur" era demasiado largo para ser coreado por los simpatizantes del barrio, que aumentaban día a día. Así se llegó a la conclusión de que la palabra "estudiantes" no solo reflejaba exactamente el carácter de la institución, sino que resultaba fácil y sonora a la vez para emplearla desde las tribunas como voz de aliento. Desde entonces, por ende, el Club Colegio Nacional Sur se llamó simplemente Club Estudiantes.[22]

La amistad con Wanderers

El 27 de agosto de 1903 Wanderers ya tenía un año de vida y había jugado en los campos de juego de la capital y del interior de Argentina. Precisamente la noche del 27 de agosto viajan a Buenos Aires a enfrentarse con una institución amiga: Estudiantes de Buenos Aires. Al regreso, se reúne la comisión directiva y sucede lo siguiente (extractos de informes de la Comisión directiva de Wanderers):

"Cabe consignar que el trato que hemos recibido fue realmente maravilloso Fueron tantas atenciones y gentilezas con que nos agasajó la gente de Estudiantes de Buenos Aires, que seguramente no podremos corresponderle en la forma que sería de desear. Hemos contraído una importante deuda de gratitud."

Sardeson.[23]

"Cuando veníamos en el barco evocábamos precisamente esas atenciones, comentábamos que como consecuencia del partido que jugáramos con ellos aquí el 28 de junio, surgió la resolución de que los socios de ambos clubes lo fueran indistintamente para uno y otro Centro. Nosotros, ahora, después del match jugado en Buenos Aires, como prueba de adhesión y simpatía podríamos resolver la adopción de los mismos colores con que distinguen. Es decir la casaca a rayas verticales gruesas, blancas y negras."

Peixoto[23]

"De aprobarse este temperamento, y yo lo apruebo, diríase para la posteridad que el cambio fue sin duda, el corolario de una muestra de camaradería. Que fue la consecuencia de una acción amistosa. Que fue por encima de todo, lo que ha surgido de aquello que ha sido y es constante preocupación de nuestro Montevideo Wanderers: hacer amigos. Y Estudiantes de Buenos Aires es realmente nuestro amigo."

Nicolich.[23]

A Estudiantes y a Montevideo Wanderers los une la amistad entre clubes más antigua del fútbol mundial.[23] Nacida en agosto de 1903, lleva más de 100 años.

Giras destacadas

Nota publicada en la reconocida revista El Gráfico sobre las giras del club en la década de 1900.

En 1902 empezó a disputar los campeonatos de Segunda División de Argentina, terminando en el segundo puesto. El rápido progreso de la entidad llevó a que, en 1903, obtuviera ya el ascenso a Primera División, siendo el Campeonato 1904 su primera participación en la máxima división, casualmente en los días en que una revolución política convulsionaba a la ciudad. Para entonces, el club tenía ya una de las canchas más importantes de la época, que se ubicaba en lo que ahora es El Rosedal de Palermo. Allí, el cuadro "blanquinegro" comenzó a hacerse famoso ante rivales de la talla de Alumni, Belgrano, Quilmes, Lomas y San Isidro.[22]

Equipo titular de 1907 que realizó importantes giras por todo el país.

Fue esa fama, justamente, la que llevó al equipo a tomar parte de giras que mucho contribuyeron a difundir el fútbol en el interior del país, como la que realizó en 1907 para jugar el 9 de julio de ese año contra un combinado de la Liga Cordobesa, que había sido fundada un año antes. Ese partido arrojó como resultado un empate en un tanto, pero, debido a lo electrizante que fue, los futbolistas debieron jugar a pedido del público 30 minutos más, en los que Estudiantes consiguió el gol del triunfo.[22]

El 5 de mayo de 1907, meses antes de aquel histórico cotejo, Estudiantes había jugado en Rosario el primer partido disputado allí contra un equipo porteño por Newell's Old Boys, imponiéndose por tres tantos contra dos en el marcador final.[22]

La más importante gira realizada por un cuadro "pincha", no obstante, fue la que el club realizó en septiembre de 1910 por Brasil. Hasta entonces, ningún equipo argentino de club había jugado fuera de las márgenes del Río de la Plata. Sí eran comunes los choques contra equipos uruguayos, como el que Estudiantes había jugado el 8 de agosto del mismo año contra Peñarol de Montevideo en la cancha que poseía en Palermo Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires, por la final de la Copa Competencia. Un conflicto entre la Asociación Argentina y la Liga Uruguaya había motivado que aquel encuentro, suspendido a los 12 minutos del segundo tiempo por lluvia con el marcador empatado en dos tantos, quedara sin ganador.[22]

En Brasil, Estudiantes, aún sin varias de sus principales figuras, se impuso en los cuatro partidos que disputó, con 23 goles a favor y 3 en contra. El paso de sus jugadores por tierras cariocas fue saludado con gran devoción por el público y las autoridades locales, que no pararon de homenajear a los cracks pinchas.[22]

Primeras figuras

Álvaro Melián Lafinur.

En aquellos famosos clásicos rioplatenses de comienzos de siglo, solía alzarse frente a los aguerridos defensores "charrúas" la figura de uno de los más extraordinarios directores de ataque de esos tiempos: Maximiliano Susán.[22]

También por esos tiempos, actuaron en el club jugadores que no solo se destacaron en la práctica del fútbol, sino que a su vez alcanzaron resonancia en otros terrenos: el Dr. Óscar Ivanissevich, quien de zaguero izquierdo de los "pinchas" pasaría a ser profesor universitario, secretario de educación y hasta embajador argentino en Estados Unidos; los Dres. José Susán y Alberto Ochandio ( diputados por la provincia de Buenos Aires); el ingeniero Luis Duhau ( ministro de Agricultura en el gobierno del general Justo); el militar Eduardo Abalos; el Dr. Honorio Tolosa ( catedrático de la Facultad de Medicina); Álvaro Melián Lafinur ( poeta); Eduardo Abella Caprile ( escritor); el Dr. Alejandro Pawlowski ( médico y catedrático); entre otros.[22]

Con los “grandes”

Uno de los grandes equipos de la época, Estudiantes de 1928. Siendo el club que más partidos disputó en toda la era amateur ( 1891- 1934).[25]

En total, fueron 25 los años en que Estudiantes alternó ininterrumpidamente con los equipos "grandes" luego de su primer ascenso. Figuras consulares de ese período de la historia del club y del amateurismo argentino en general fueron, aparte de las mencionadas, el arquero Marcos Croce, Juan Brown, los hermanos Madero, Pacheco, Beautemps, Arigós, Tristán Gonzáles, el mediocampista central Ginocchio, Párkinson, Giacomelli, Alejandro Harris, zaguero al que llamaban "Cabecita de Oro" por su eficaz juego aéreo y cuya cabellera rubia rojiza sustentaba el apodo, Alberto Pawlowsky, los hermanos Hansen, Bonrdieu, Martín Cominal, Carlos Antequeda, el zaguero Van Kamenade, los hermanos Furlani y los arqueros Rojo y Héctor Muschietti.[22]

A mediados de 1928, su fusión con Sportivo Devoto permite a la institución incorporar varios jóvenes que jugaban para ese club y que con el tiempo se convertirían en figuras, como el puntero derecho Nardini, el centrodelantero Luis Sánchez y los mediocampistas Horacio Méndez y Antonio Martínez. Estos, junto con otros valores con los que Estudiantes ya contaba como Muschietti, el zaguero Pí, el mediocampista central Closas y el puntero izquierdo Camilo Méndez, formaron durante el resto de esa temporada y las dos siguientes un muy buen equipo, que supo realizar grandes partidos frente a rivales de la talla de Boca y River. Sin embargo, para esas épocas el club sufría ya las consecuencias del llamado "amateurismo marrón": los cuadros de menores recursos económicos empezaban a verse en desventaja frente a los "grandes".[22]

Esos problemas se acentuaron en gran forma al ser implantado en 1931 el profesionalismo. Los dirigentes de Estudiantes decidieron entonces no aceptar el nuevo régimen, puesto que no concebían sino en forma desinteresada la práctica del fútbol. De nada valieron las sugerencias para que lo hicieran de varios colegas suyos de otras entidades, que junto con aquellas de mayor prestigio pasaron a competir en el torneo organizado por la naciente Liga Profesional. El "pincha" se mantuvo en la Asociación Amateur, jugando un torneo que, al quedar sin sus principales animadores, rápidamente perdió interés para la prensa y los aficionados.[22]

Claro que no solo Boca, River, Independiente, Racing y San Lorenzo se fueron de ese certamen, sino también sus figuras. Justamente, Estudiantes fue uno de los más afectados por este "éxodo". Casi todos sus jugadores, tentados por jugosas ofertas, pasaron a brillar en instituciones del bloque profesional, como por ejemplo lo harían Nardini y Martínez en Boca, "Huesito" Sánchez en Platense y luego en Boca, Closas en San Lorenzo y Camilo Méndez en River.[22]

Perdiendo terreno

Formación titular del equipo que ascendió a Segunda División en 1942.

Producida en 1934 la fusión entre la Liga Profesional y la Asociación Amateur, Estudiantes pasa a militar en el certamen de Segunda División, en el que aquellos clubes que en principio no habían aceptado el profesionalismo jugaban sin más incentivos que enfrentar a las "reservas" de los clubes de primera. En 1937, el "pincha", si bien no ocupa una figuración muy destacada en la tabla, se da el lujo de contar con el goleador del primer campeonato que esas instituciones juegan por el ascenso a Primera: el centrodelantero Eduardo Scandone. Tres años después, el club sufre su primer descenso, tras ocupar el penúltimo puesto al cabo del torneo de 1940.[22]

Ya al tercer año de su participación en Tercera, Estudiantes logra el título y la vuelta al principal certamen de ascenso, postergando al cabo de tres finales a Liniers Sud. Aquel campeón de 1942 alineaba en su formación más frecuente a Mares; Garza y Monza; Menéndez, Conti y Civera; Acosta, Borjas, Gastaldo, Jara y Purgia.[22]

Equipo que ascendió a Segunda División en 1966, como campeón de Tercera.

El regreso del club al certamen de Segunda provocó varios cambios en su formación, en la que pasaron a actuar ocho jugadores cedidos a préstamo por Argentino de Rosario: Poletti, López, Dioses, García, Scaglia, Trinchien, Amoedo y Negro. Varios de estos jugadores protagonizarían dos años después una excepcional campaña con el cuadro rosarino, disputando palmo a palmo el ascenso a Primera con Tigre. No obstante, la actuación cumplida por Estudiantes con su concurso en el torneo de 1943 no se diferenció en mucho de las que, ya sin ellos, mostraron al equipo sumido dentro de la medianía general de la división en las seis temporadas posteriores, al menos en la tabla de posiciones. Notas destacadas de ese período de la historia "pincha" fueron el muy buen equipo de 1947, integrado por Taboada; Davide y Pesqueira; Bufateli, Vukusich y Gabarain o Emilio Pérez; Emilio Gizzi, Juan José Sánchez, Ricardi, Genín y Sotelo. También cabe destacar el primer puesto alcanzado en la tabla de goleadores de 1946 por el centrodelantero del club Juan Calicchio, con 36 goles en 40 partidos. Debajo de este jugador, que llegó al club ese mismo año de El Porvenir y en 1947 pasó al fútbol italiano, quedó nada menos que el gran goleador de Banfield Gustavo Albella, con una conquista menos.[22]

En 1950, una polémica reestructuración provoca el descenso encubierto de Estudiantes y otros nueve clubes, que pasan a militar en lo que más tarde sería la Primera C. En dicha división, el pincha se mantiene hasta 1959, año en que le toca vivir uno de los peores momentos de su historia al descender a la cuarta división del fútbol argentino, tras terminar último.[22]

Aquel descenso, paradójicamente, sirvió para que la institución renaciera de sus cenizas y comenzara a recuperar lentamente el poderío perdido. Un paso fundamental para esto fue la inauguración de su actual cancha de Caseros, que tuvo lugar en mayo de 1963, en ocasión de enfrentar Estudiantes a Sacachispas por la segunda rueda del torneo de Aficionados de ese año. Al cabo de ese mismo certamen, si bien el equipo había hecho méritos suficientes para ascender ganando su zona y el subcampeonato, de vuelta una reestructuración era la encargada de depositar a Estudiantes en la Primera C. Allí, el club solo tendría que esperar dos años para ganar el título y el ascenso, con un equipo integrado casi siempre por León Martínez; Rondina y Rognoni; Araujo, Esperanza y Delisio;Hugo Naredo, Marcelo Moreno, Cosentino, Mancuso y Vecchletti.[22]

La vuelta a la primera división

Quedaba por delante para el club no solo la tarea de mantener la categoría reconquistada, sino también de intentar volver a ocupar un lugar al lado de los grandes del fútbol argentino. Luego de unos años en que lo primero fue la prioridad, en 1974 por fin el club pudo dedicarse de lleno al otro objetivo, que no pudo concretar felizmente en esa temporada solo porque Unión (SF) le ganó 1 a 0 en aquella memorable final jugada en el Estadio Villa Dálmine, de la ciudad de Campana, a la que ambos equipos llegaban con las mismas posibilidades de ascender al cabo de un muy complicado torneo reducido. Dirigidos técnicamente por Juan Manuel Guerra, formaron esa tarde para el pincha Landaburu; Cillis, Gomissi, Olivera y Batain; Toublanc, Juan Carlos Bravo y Osvaldo Pérez; Roberto Osvaldo Díaz, Toloza (luego Cassano) y Nogneira (luego Anilo).[22]

Ese traspié a último momento tuvo un lógico impacto en las dos siguientes temporadas, en que el equipo no obtuvo colocaciones destacadas. Sin embargo, el club estaba en el camino correcto. Y esto quedó demostrado a todas luces con la espectacular campaña[22]

En su regreso al círculo privilegiado, uno de los resultados más importantes que obtuvo Estudiantes fue el 0 a 0 ante Boca Juniors con que, en la penúltima fecha del Metropolitano 1978, dejó a Quilmes en una posición excelente para obtener el título que finalmente se llevaría, del que hasta allí el conjunto xeneize parecía dueño casi seguro. Pero ni ese empate ni algunos triunfos importantes impidieron que, luego de jugar aquel torneo, el pincha volviera a descender.[28]

En 1979 volvió a jugar en la Primera B. Fue un torneo con altibajos finalizando décimo con 33 unidades.[29] Lo más destacado fueron las victorias por 4 a 0 a Almagro y al campeón Tigre por 3 a 1, ambas en Caseros.

Crecimiento institucional

Hinchas disfrutan de la nueva tribuna Pascual Melaragno inaugurada en 1980, a la izquierda se pueden observar las cabinas de transmisión de la platea Juan Zanella.

En 1980 llegaron varios refuerzos que se acoplaron rápidamente a la idea de juego de Ricardo Trigilli, quien continuó siendo el director técnico. Estudiantes realizó la mejor campaña desde su regreso a la categoría logrando un satisfactorio quinto lugar con 46 puntos, a tan solo 8 unidades de Sarmiento (J), el campeón.[30] Ese mismo año se construyeron dos nuevas tribunas en el Estadio Ciudad de Caseros.

En 1981 siguió Ricardo Trigilli como entrenador pero gran parte del equipo titular se desmanteló. Se realizó una campaña bastante irregular finalizando Estudiantes en la novena posición, sin embargo fue el segundo equipo con más goles a favor con 67 tantos, uno menos que Arsenal.[31]

En 1982 Estudiantes se encontró gran parte del campeonato peleando el descenso a la Primera C. Ricardo Trigilli dejó su cargo como entrenador, siendo ocupado por Alberto Tardivo y luego por la dupla Juan Manuel Guerra - Rodolfo Motta. El pincha debió sufrir hasta la última fecha cuando le ganó a Tigre y se salvó del descenso por un punto. Finalmente se fueron a la Primera C Argentino (Q) y Talleres (RE).[32]

En 1983 continuó Juan Manuel Guerra hasta la mitad del campeonato siendo reemplazo por Ricardo Trigilli, con Don Ricardo Estudiantes cosechó gran cantidad de puntos y clasificó al octogonal final como el quinto mejor ubicado. En cuartos de final debió enfrentarse a Italiano, con un resultado global de 3 a 3 en los dos partidos, una magra definición por penales que finalizó 5 a 4 dejó al pincha eliminado.[33]

En 1984 siguió Trigilli aunque renunció y más tarde Horacio Bongiovani se hizo cargo de la dirección técnica hasta el final de la temporada. En lo futbolístico Estudiantes realizó una mediocre campaña de 40 puntos finalizando en la mitad de la tabla.[34]

En 1985 se contrató al ex futbolista del club Pedro Mastromauro como director técnico, también llegaron varios jugadores de renombre para pelear el campeonato y en las primeras fechas Estudiantes se mantuvo primero pero en el último tramo del torneo empezó el debacle perdiendo partidos inesperados. El pincha finalizó la temporada con 45 unidades y por un punto no logró clasificar al reducido.[35]

En 1986 se realizó una nueva reestructuración en el fútbol argentino, y se creó la divisional Nacional B, pero Estudiantes pasó a jugar en la Primera B metropolitana ya que finalizó décimo en la tabla general de la Primera B de 1986 y no logró clasificar.[36]

Ya en la temporada 86/87, se instauró la nueva modalidad europea, la cual consistía en comenzar el torneo en el mes de agosto y finalizarlo a mitad del año entrante, este modalidad siguió siendo un fracaso económico y futbolístico para los clubes del ascenso. Estudiantes en la nueva Primera B metropolitana terminó en el tercer puesto con 44 puntos, a solo 4 puntos del campeón Quilmes. En tanto, Estudiantes junto a Almirante Brown, Arsenal y Villa Dálmine clasificaron a los Torneos Zonales, en los cúales se jugaban con equipos del interior del país para determinar el segundo ascenso a la Primera B Nacional. El Pincha jugó contra Atlético Tucumán, en el partido de ida el conjunto tucumano ganó por 2 a 1, cotejo jugado en Caseros y en el partido de vuelta en San Miguel de Tucumán empataron sin goles dejando a Estudiantes en la B Metropolitana. Finalmente Atlético Tucumán consiguió el segundo ascenso.

La temporada 87/88 futbolísticamente fue una pobre campaña, gran parte del equipo de la temporada pasada se fueron del club y esto repercutió notoriamente en la tabla de posiciones: se acumularon apenas 28 puntos terminando en el noveno lugar. Lo más curioso fue que en la última fecha del torneo el histórico rival, Almagro llegaba con grandes chances de ascender y su inmediato escolta Talleres (RE) le ganó a Estudiantes en Caseros haciendo festejar a todo los hinchas del pincha ya que el rival de toda la vida no pudo gritar campeón. En 1988 se habilitó la tribuna de cemento que da a las vías del ferrocarril San Martín, esta obra que duró 18 meses mide 105 metros y tiene capacidad para más de 10.000 personas.

Estudientes comenzó la temporada 88/89 de la primera B metropolitana en los últimos puestos, el entrenador Roberto Resquin dejó al equipo con apenas siete puntos y jugando muy mal pero con el arribo de Rubén Hueso Glaría como director técnico, el equipo levantó satisfactoriamente terminando cuarto con 34 puntos y clasificando de nuevo a los Torneos Zonales junto a Central Córdoba (R) y Laferrere. En la primera fase tocó enfrentar a Atlético Ledesma de la provincia de Jujuy, equipo que ganó la serie dejando al Pincha sin el ascenso. Finalmente ese año ascendieron a la B Nacional Villa Dálmine como campeón mientras que en los Torneos Zonales Olimpo y Atlético de Rafaela.

Últimos años de la era Trigilli

La temporada 1989/90 fue muy irregular, con varias incorporaciones de poco renombre y realizando un juego muy mediocre. Se contrató a un inexperto Magliolo como entrenador. En la tabla el equipo terminó noveno con 32 puntos a tres de Nueva Chicago, el último que entró a los Zonales.

Pedro Mastromauro fue el técnico pincha para la temporada 1990/91 de la Primera B Metropolitana. Con respecto a la anteior campaña ninguno de los jugadores titulares se fue y llegaron varios refuerzos del fútbol de ascenso. Realizando un muy buen fútbol colectivo Estudiantes finalizó quinto con 33 unidades y clasificó a los Torneos Zonales pero no pudo superar nuevamente la primera fase ya que se midió con San Martín (SJ), equipo que meses más tarde ascendería. El partido de ida jugado en Caseros terminó 0 a 0 y en el de vuelta los sanjuaninos se impusieron por 1 a 0.

En la temporada 1991/92 continuó Pedro Mastromauro pero con algunas bajas considerables entre los jugadores y las nuevas incorporaciones no rindieron los esperado. Estudiantes finalizó en el puesto 14 con 26 puntos.

La temporada 1992/93 fue otro pésimo año para el conjunto caserino. Pasaron varios entrenadores como José Santos Romero, Eduardo Janín y Rafael tano Rímolo más los dos interinos Rodolfo Motta y Fito Gerez pero ninguno de estos pudo encontrar la regularidad en el equipo. Estudiantes quedó en la decimocuarta posición con 29 puntos.

Debido a las dos malas campañas anteriores la temporada 1993/94 encontró a Estudiantes prácticamente descendido a la Primera C, que desde la reestructuración de 1986 pasó a ser la cuarta categoría del fútbol argentino. En lo futbolístico la falta de presupuesto obligó a que varios jugadores se fueran del club y que no lleguen nuevas incorporaciones. Los dos primeros técnicos, Jorge Vichera y Rafael tano Rímolo fueron despedidos por malos resultados. El Pincha parecía condenado a descender de categoría. Sin embargo, con la llegada como entrenador de un viejo conocido del club: Ricardo Trigilli, Estudiantes arrancó el Torneo Clausura desplegando un buen fútbol impulsado por el maestro Don Ricardo llegando a la última fecha con posibilidades de mantener la categoría. Aunque perdió en Gerli contra El Porvenir, Villa Dálmine, que peleó toda la temporada el descenso con Estudiantes, no pudo ganar y descendió junto a Deportivo Merlo a la Primera C, así el Pincha se salvó por un punto y continuó en la Primera B.

En la temporada 1994/95 solo se aspiró a mantener la categoría. Mastromauro Y Vega fueron los dos técnicos del club ese campeonato. Lejos de pelear arriba, Estudiantes terminó el Torneo Apertura con 16 puntos en la décima colocación mientras que en el Clausura finalizó decimoquinto con solo 14 unidades, aunque se mantuvo la categoría varias fechas antes de la finalización del campeonato.

En la temporada 1995/96 Estudiantes logró ascender al Nacional B,[40]

En la temporada 1996/97 Estudiantes no empezó bien el campeonato y terminó último en su zona y Trigilli dejó su cargo por los malos resultados. En su reemplazo llegó Ricardo Caruso Lombardi para disputar la zona permanencia y el equipo acumuló 22 puntos terminando cuarto y salvándose del descenso por tres puntos en la tabla de promedios.[41]

En la temporada 1997/98 logró con la conducción de Caruso Lombardi clasificar a la zona campeonato por un ascenso a Primera A, pero el pincha finalizó quinto en su zona obteniendo importantes triunfos frente a Chacarita, Talleres (Cba), Instituto (Cba) y San Martín (T).[42]

El retorno a la Primera B Metropolitana se produjo en la temporada 1998/99[45]

Pero duró muy poco la amargura, solo un año tardó en regresar al Nacional B,[50]

En la temporada 2000/01 Estudiantes descendió nuevamente a la Primera B Metropolitana. Finalmente a un equipo que no le sobraba nada no le alcanzó pese a los esfuerzos de los entrenadores, que pasaron por el club esa temporada: Claudio Nigretti, Gerónimo Saccardi y Salvador Pasini, no se pudo evitar el injusto descenso. Cabe destacar que ese año descendieron siete equipos del Nacional B un hecho inexplicable y poco común.[51]

Peleando el ascenso

En la temporada 2001/02 Estudiantes terminó en la tercera colocación entrando cómodamente al Reducido. En la primera ronda eliminó a Deportivo Moron con un notable partido en Caseros. Ya en la segunda ronda el pincha venció a Deportivo Armenio con un resultado de 4 a 2 en el global de los dos partidos pero en la tercera ronda quedó eliminado ya que empató los dos encuentros con Español, que ascenderia semanas después ganándole las finales a Ferro.[52]

En la temporada 2002/03 el pincha terminó quinto en el Apertura y en el Clausura último en su zona, igualmente logró clasificar al Reducido. Eliminó a Platense pero no pudo con Central Córdoba de Rosario.[53]

En la temporada 2003/04 el conjunto de Caseros finalizó octavo en el Apertura. Las presencias de Ezequiel Lavezzi, Daniel Vega y Pablo Mouche en la delantera llevaron al pincha a pelear el Clausura con Tristán Suárez y Sarmiento de Junín que seria finalmente el campeón. El pincha terminó quinto en la general y no clasificó al Reducido.[54]

En la temporada 2004/05 Estudiantes quedó en la decimocuarta posición en el Apertura, repitiendo el mismo puesto en el Clausura. Esta fue una de las peores campañas desde su retorno a la Primera B Metropolitana.

En la temporada 2005/06 el pincha clasificó al Reducido terminando octavo en la tabla general. Venció a Temperley de visitante con una recordada definición por penales en la cual Estudiantes salió victorioso con un 5 a 4 pero en la ronda siguiente perdió otra vez con Central Córdoba de Rosario.[55]

Demostrando un buen juego colectivo, Estudiantes salió campeón del Torneo Apertura 2006,[59] Este último ganó el Clausura y ambas finales se disputaron en el Estadio Presidente Perón, perteneciente a Racing Club, finalizando la primera final empate en cero. En la vuelta se produjeron una serie de incidentes con la parcialidad de la fragata y tras 25 días se realizó una final en el Estadio Eva Perón, perteneciente a Sarmiento de Junín, con los 35 minutos que restaban. Este hecho fue muy criticado por varias personas quienes sostenían un acuerdo entre la Asociación del Fútbol Argentino y Alte. Brown que finalmente ascendió al Nacional B. El pincha ganó el Torneo reducido venciendo a All Boys y luego a Deportivo Moron, pero no pudo con Ferro en la promoción.

Estudiantes finalizó décimo en la temporada 2007/08 sin chance de clasificar al Reducido[60] y Juan Martín fue el goleador del torneo con 32 tantos. Para el próximo torneo el equipo de Caseros piso fuerte en el mercado de pases del Ascenso para poder regresar al Nacional B.

A mediados del año 2008 se realizó la Copa Hermandad[62] en donde no pudo con Deportivo Moron por la injusticia de la ventaja deportiva para el mejor ubicado. El partido terminó en empate a 1.

Para la temporada 2009/2010 el Pincha dejó ir grandes figuras. Con un bajo presupuesto, el club con la nueva presidencia de Eduardo Rossetto buscó un nuevo ascenso consolidando a sus juveniles y también con el aporte de experiencia en pocos jugadores que quedaron o volvieron de sus préstamos. Tras la ida de Leonardo Ramos y la vuelta de Salvador Pasini al banco de suplentes[66] en Ezeiza.

En la temporada 2010/2011 renunció Eduardo Rosseto y asumió la presidencia Fernando Isla Casares que tras una disputa con Javier González ( mánager del club), presentó la renuncia[78]


Para la temporada 2011/2012 se mantuvo la base del equipo que logró el subcampeonato en la anterior temporada. Por su parte, en la reedición de la Copa Argentina 2011/12, Estudiantes enfrentó a Defensores Unidos por la segunda eliminatoria, resultando ganador por la mínima ventaja.[94]

La temporada 2012/2013 marcó el inicio de Fabián Nardozza como entrenador del pincha. Luego de no concretar un buen arranque, Estudiantes finalizó la primera rueda ubicado en la tercera posición del torneo, peleando los primeros puestos. Sin embargo, en la segunda rueda Estudiantes no pudo mantener el nivel futbolístico demostrado y varias irregularidades terminaron con la esperanza de ascender, al terminar en la sexta colocación,[105] Tras alcanzar los cuartos de final de la Copa Argentina, dicha competición se reanudó en la temporada siguiente.

El entrenador para la temporada venidera fue Oscar Cachín Blanco, mientras que en los primeros días de agosto de 2013 continuó la Copa Argentina 2012/13, Estudiantes le ganó por Cuartos de final a Talleres de Córdoba,[120]

El 10 de enero de 2015 se celebraron elecciones en la institución, acción que no ocurría tras 21 años.[123]

Other Languages