Clima semiárido

Clima semiárido
Clasificación climática de Köppen
Bs
La Pampa en Argentina, es una zona semiárida.
La Pampa en Argentina, es una zona semiárida.
Características
Tipo de vegetación Estepa
Latitudes Subtropicales
Localización
Continente(s) Todos menos la Antártida
Reparto geográfico
Koppen World Map BSh BSk.png
Ciudades más importantes
Murcia; Teherán
Maracaibo; Santa Rosa
Windhoek; San Diego
Tennant Creek; Monterrey
Ovalle; El Alto
[ editar datos en Wikidata]

Semiárido es una expresión comúnmente utilizada para designar el clima de una región del planeta donde las lluvias anuales están entre los 200 y los 400 mm.[1] Una cantidad de lluvia inferior a los 200 mm anuales caracteriza a los semidesiertos. En la clasificación climática de Köppen es el BS.

La vegetación de una región semiárida está compuesta normalmente de arbustos que pierden las hojas en los meses más secos, así como de paisajes que también se secan en los períodos de estiaje.

Los biomas más conocidos de regiones semiáridas son:

Un tipo de clima semiárido es el mediterráneo seco, que es el de transición entre el mediterráneo típico Csa y el desértico BW. Se da en el sureste de España, norte de África y costa mediterránea asiática y se caracteriza por precipitaciones escasas, entre 200 mm y 400 mm, fuerte sequía estival y temperaturas cálidas que superan los 22 °C en verano.

Climograma de Teherán
E F M A M J J A S O N D
 
 
35
 
8
1
 
 
32
 
11
2
 
 
41
 
15
6
 
 
31
 
22
12
 
 
15
 
27
17
 
 
4
 
33
21
 
 
3
 
36
24
 
 
1
 
36
25
 
 
2
 
31
20
 
 
16
 
23
13
 
 
29
 
16
7
 
 
34
 
10
3
temperaturas en °Ctotales de precipitación en mm

Características ambientales de zonas áridas y semiáridas

El principal factor limitante en zonas de clima árido y semiárido es la disponibilidad de agua. La cantidad y disponibilidad estacional del agua son primordiales para la supervivencia a largo plazo, tanto para la supervivencia del hombre como de las plantas y animales.[4]

Se presenta una gran descompensación entre la cantidad de agua que potencialmente puede evapotranspirar a la atmósfera y la cantidad de agua realmente disponible en estas zonas gracias a la lluvia que reciben. Estas regiones presentan una demanda de evaporación atmosférica elevada que depende principalmente de la radiación solar, la presión de vapor del aire y la velocidad del viento; por lo tanto, en la mayoría de los casos, la evapotranspiración está limitada por la disponibilidad efectiva de agua en el suelo frente a la demanda atmosférica. Por otro lado, el régimen de precipitaciones se caracteriza por una alta irregularidad tanto espacial como temporal, agravando aún más la problemática, en ocasiones, con tormentas de alta intensidad que descargan la mayor parte de la lluvia anual en un breve periodo de tiempo.

Hay también otras características ambientales propias de este tipo de zonas, como son:

  • altos niveles de radiación solar incidente,
  • variaciones amplias de temperatura durante el día y la noche,
  • fuertes vientos,
  • altas tasas de arrastre de sedimentos, e
  • importantes pérdidas de agua por infiltración en canales aluviales.

Así, los pequeños cursos de agua naturales, además de ser intermitentes, se activan cuando hay precipitaciones y luego se secan totalmente.

Las diferencias fundamentales entre el comportamiento hidrológico de zonas áridas y húmedas hace que el análisis del comportamiento de la poca agua existente en aquellas requiera procedimientos específicos. Estas diferencias incluyen el espesor de la zona no saturada, que puede llegar a ser de varios cientos de metros en regiones áridas frente a los pocos metros de espesor comúnmente encontrados en zonas húmedas.

Los flujos de agua y los contenidos en agua de la zona no saturada también tienen un mayor rango de variación en los ambientes áridos y semiáridos. El mayor espesor de la zona no saturada y los menores flujos de agua comunes de zonas áridas dan lugar a procesos en una escala de tiempo mucho mayor.[5] Por todo ello, los resultados de zonas húmedas no son directamente aplicables a regiones más áridas.

Además, los flujos de agua tienen una magnitud que se acerca mucho al error inherente en la medida, lo que dificulta la resolución de aspectos básicos, tales como la dirección y la velocidad del flujo de agua en la zona no saturada. Aunque, en la actualidad, se ha conseguido una mejora significativa en la medida de la mayor parte de los componentes del balance de agua y energía en el suelo,[6] existen componentes de estos balances que intrínsecamente presentan errores de medida importantes (del orden del 5 % para la precipitación y del 10 % para la evaporación). Por otro lado, la elevada variabilidad espacial requiere información detallada a pequeña escala que no siempre es extrapolable y con una resolución temporal muy variable, donde los mayores flujos tienen lugar como consecuencia de la respuesta a los escasos eventos de precipitación.

La mayor parte del flujo no saturado en regiones áridas se centra bajo depresiones topográficas, siendo el flujo difuso muy limitado. El mayor espesor de la zona no saturada, junto a la lentitud de los flujos de agua en ésta, tienen como resultado la conservación de las variaciones paleoclimáticas en el flujo de agua y sugieren una posible falta de equilibrio entre la zona no saturada profunda y el clima actual. Si bien es cierto que, en algunos casos, existe una conexión a través del flujo preferencial que fundamentalmente es producida en la zona radicular.

Other Languages
العربية: شبه قاحل
azərbaycanca: Yarımsəhra
беларуская: Паўпустыня
български: Полупустиня
català: Semidesert
eesti: Poolkõrb
føroyskt: Steppuveðurlag
hrvatski: Stepska klima
italiano: Clima steppico
қазақша: Шөлейт
한국어: 스텝 기후
lietuvių: Pusdykumė
македонски: Степска клима
Bahasa Melayu: Iklim separuh gersang
Nederlands: Steppeklimaat
norsk nynorsk: Steppeklima
norsk bokmål: Steppeklima
português: Clima semiárido
română: Semideșert
srpskohrvatski / српскохрватски: Polupustinjska klima
slovenčina: Polopúšť
Soomaaliga: Lamadegaan la mood
српски / srpski: Степска клима
svenska: Halvöken
українська: Напівпустеля