Clima de España

Mapa de la clasificación climática de Köppen en España peninsular y Baleares en el periodo 1971-2000, tomando como límite entre los climas C y D los 0ºC en lugar de -3ºC de la mínima media del mes más frío. Fuente: AEMET.[1]
Mapa de la clasificación climática de Koppen en las Islas Canarias en el periodo 1971-2000, tomando como límite entre los climas C y D los 0ºC en lugar de -3ºC de la mínima media del mes más frío. Fuente: AEMET.[1]

El clima de España es muy variado. La Península Ibérica está ubicada en un lugar destacado dentro de la circulación general atmosférica que no permanece estática sino que existen diferentes movimientos de Norte a Sur, según la estación climática. La península se encuentra en una zona templada, no teniendo características climáticas homogéneas al ser zonas de mezcla entre zonas de aire cálido y zonas de aire frío ( subtropicales y polares).

La variada orografía de España, así como su situación geográfica, en latitudes medias de la zona templada del hemisferio Norte, hace que el país tenga una notable diversidad climática. Así pasamos de lugares con suaves temperaturas, en torno a los 15 °C, a otros que superan los 40 °C, sobre todo en verano, y de sitios con un clima oceánico húmedo con precipitaciones anuales de más de 2500mm a sitios con un clima mediterráneo desértico que no superan los 200mm anuales, como es el cabo de Gata, con 150mm anuales.

Sin embargo, hay una serie de rasgos generales que pueden resumirse en los siguientes puntos:

  • En las tierras del interior, los valores descienden de Poniente a Levante.
  • Las temperaturas aumentan de norte a sur. La parte septentrional de la Meseta presenta valores entre los 10;°C y 15,5;°C, y la zona meridional, entre 12,5;°C y 15;°C.
  • Enero suele ser el mes con la temperatura media más baja, mientras que agosto es el mes con el promedio más alto.
  • Las temperaturas de las aguas del Mediterráneo son más altas que las del Cantábrico. En el primero, la media se sitúa entre los 15;°C y los 18;°C, mientras que en el segundo, ronda los 14;°C.
  • La amplitud térmica es mayor en el interior de la Meseta, donde en ocasiones alcanza los 20;°C, mientras en lugares como Canarias esa amplitud es menor, y entre el mes más cálido y el más frío apenas hay variación de 5;°C.

Los diversos climas de España

Climograma de La Coruña
E F M A M J J A S O N D
 
 
112
 
14
8
 
 
88
 
14
8
 
 
75
 
16
9
 
 
88
 
16
10
 
 
75
 
18
12
 
 
44
 
21
14
 
 
34
 
22
16
 
 
35
 
23
16
 
 
64
 
22
15
 
 
130
 
19
13
 
 
138
 
16
11
 
 
131
 
14
9
temperaturas en °Ctotales de precipitación en mm
Climograma de Sevilla
E F M A M J J A S O N D
 
 
66
 
16
6
 
 
50
 
18
7
 
 
36
 
21
9
 
 
54
 
23
11
 
 
30
 
27
14
 
 
10
 
32
18
 
 
2
 
36
20
 
 
5
 
35
20
 
 
27
 
31
18
 
 
88
 
26
14
 
 
91
 
20
10
 
 
99
 
16
7
temperaturas en °Ctotales de precipitación en mm

Tradicionalmente, se han clasificado cuatro grandes climas en España: oceánico, mediterráneo (con algunas variaciones), subtropical y de montaña. Cada uno influye en un área geográfica claramente delimitada:

  • El clima atlántico: este clima se extiende por todo el norte y noroeste de la Península, desde los Pirineos hasta Galicia. Se caracteriza por la abundancia de lluvias, que suelen superar los 1000 mm, repartidas de manera regular a lo largo del año. Por esa razón, el paisaje es muy verde. Las temperaturas suelen ser suaves debido a la cercanía del mar: en invierno oscilan entre los 12 °C y los 15 °C y en verano rondan los 20-25 °C. Las ciudades representativas son San Sebastián, Llanes, Santander, Foz, Vigo, Oviedo... De todas formas, y precisamente por ser principalmente ciudades costeras, la humedad suele intensificar las temperaturas mínimas y máximas, sobre todo en el sur de Galicia. Expertos han llegado a la conclusión de que en la ciudad de Vigo se alcanzaron los 52ºC como sensación térmica ( Ola de calor de julio de 2013), debido también a la poca diferencia entre temperatura diurna y nocturna
  • El clima mediterráneo: este clima es el que predomina en España, ya que extiende a lo largo de todo el litoral mediterráneo, el interior de la Península y el archipiélago balear. Sin embargo, existen considerables diferencias entre unas zonas y otras, lo que da lugar a tres subdivisiones:
  1. El clima mediterráneo típico. Abarca gran parte de la costa del mismo nombre, alguna zonas del interior, Ceuta, Melilla y Baleares.Las lluvias son irregulares, entre los 400 mm y los 700 mm anuales, y se concentran especialmente en otoño y primavera. Los inviernos son cortos y suaves mientras que los veranos son largos y calurosos. La temperatura media anual ronda entre los 15 °C y los 18 °C. Las ciudades representativas son Dénia, Valencia, Castellón de la Plana, Oliva...
  2. El clima mediterráneo con invierno frío (Erróneamente denominado " mediterráneo continentalizado"). Se localiza en la Meseta, la depresión del Ebro, parte del Guadalquivir y la zona del norte de la provincia de Alicante. Se caracteriza por tener unas temperaturas muy extremas, entre 25 °C y los -13 °C. Los inviernos son largos y muy fríos, donde las temperaturas mínimas pueden bajar hasta los -5 grados o menos, y los veranos muy calurosos, donde todos los años se sobrepasan los 35 grados, e incluso los 40 grados en algunas ocasiones. Además, las precipitaciones son escasas, en torno a los 500 mm, y aparecen en forma de tormenta en los meses de julio y agosto. Las ciudades representativas son Hellín, Albacete, Alcoy, Villena, Requena...
  1. El clima mediterráneo seco. Aparece sobre todo en el sureste del territorio, en las zonas de Murcia, Alicante y Almería. Las lluvias son extremadamente escasas, menos de 300 mm al año, lo que convierte estas zonas en áreas muy áridas, y son frecuentes los períodos largos de sequía. Las temperaturas son semejantes a las del mediterráneo típico, aunque el calor en verano suele ser más intenso. Las ciudades representativas son Alicante, Murcia, Almería, Lorca, Cartagena...
  • El clima subtropical: este clima solo aparece en el archipiélago canario debido a su cercanía con el trópico de Cáncer y la costa árida de África. Se caracteriza por la presencia de los vientos alisios y las corrientes de agua fría. Las temperaturas son cálidas durante todo el año, entre los 22 °C y los 28 °C de media, mientras que las precipitaciones pueden ser abundantes o escasas, dependiendo de la zona, se concentran en invierno. Por esa razón, no hay ríos en Canarias y cuando llueve se forman torrentes. Las ciudades representativas son Arona, S.C. de Tenerife, La Restinga, Arrecife...
  1. El clima subtropical húmedo: Temperaturas cálidas durante todo el año y precipitaciones variables y abundantes, pudiéndose superar los 700mm. anuales. Se da en el norte de las islas más montañosas, donde se retiene la humedad de los vientos alisios. Las ciudades representativas son La Orotava, Los Realejos...
  2. El clima de montaña: Temperaturas frías en general, o muy frías dependiendo de la altitud, que pueden bajar de los 0ºC y producir nevadas ocasionales. Las precipitaciones son bastante escasas, ya que está demasiado alto el terreno para que los vientos alisios afecten. Se da en las zonas más altas de Tenerife, La Palma y Gran Canaria.
  3. El clima subtropical seco: Temperaturas suaves y constantes durante todo el año, las precipitaciones son muy escasas (100mm-250mm). Se da en la mayor parte de Fuerteventura y Lanzarote, y en el sur de Gran Canaria, Tenerife y La Gomera.
  4. El clima desértico: Temperaturas suaves durante todo el año y con poca oscilación térmica durante el día y la noche. Precipitaciones extremadamente escasas (menos de 100mm). Se da principalmente en las zonas más áridas de Fuerteventura y de Lanzarote, aunque donde más se nota es en Fuerteventura. Uno de los sitios más desérticos de Fuerteventura es Gran Tarajal, ya que sólo se registran 62,6 mm. de media anual, según: "PLUVIOMETRIA MEDIA ANUAL DE CANARIAS - meteo7islas". Ese dato de precipitación se ha ido obteniendo durante 17 años.
  • El clima de montaña: Aparece en los grandes sistemas montañosos como los Pirineos, el Sistema Central, el Sistema Ibérico, la cordillera Penibética y la cordillera Cantábrica. Los inviernos son muy fríos, y los veranos frescos. Las precipitaciones son muy abundantes a medida que aumenta la altitud y, en general, en forma de nieve. Las vertientes de las montañas que miran al norte son más frías. Las ciudades representativas son Vielha, Benasque, Teruel, Trévelez...

Destaca su propia situación entre el Atlántico y el Mediterráneo, en este contexto el Atlántico tiene el principal papel porque es el responsable de la entrada de viento del oeste. El Mediterráneo influye bastante poco en la diversidad climática, tan solo incide en las costas y creación de gotas frías.

Destaca también la dualidad de comportamiento entre costa e interior, dándose fenómenos en las costas como brisas, humedad y amplitud térmica reducida. En el interior hay más amplitud térmica y menos humedad que se debe a la continentalidad. También influye el relieve y su disposición que impide el libre paso de masas de aire, aquí se da el efecto Föehn.

La ciudad de Murcia, posee el récord de temperatura de España, con 47,2 °C en el observatorio de Alfonso X, el 4 de julio de 1994 atendiendo a datos oficiales. Sin embargo la ciudad con mayor temperatura media anual es Almería con 18,9 °C y las que cuentan con medias más elevadas en verano son Sevilla y Córdoba con 27,4 °C.[2]

En 2009, la temperatura media del mes de agosto en España ha sido de 25,2 °C, es decir 1,9 °C por encima de la media del periodo de referencia (1971-2000), convirtiendo al octavo mes de 2009 en el segundo agosto más cálido del siglo XXI y en el tercero más cálido desde 1961, por detrás de 2003 y 1991, que tuvieron anomalías positivas de 2,8 y 2 °C respectivamente, según informa la Agencia Estatal de Meteorología. En Baleares y Canarias agosto fue "muy cálido", aunque las temperaturas fueron 0,8 y 1,2 °C, respectivamente, superiores a los valores globales del periodo de referencia. En 2003 hubo una anomalía de 2,8 °C y 2009 se ha quedado a sólo una décima del segundo año más cálido (1991), que registró una temperatura media superior en 2 °C a la media del periodo, es decir que agosto de 2009 por poco no se convirtió en el segundo más cálido entre 1971 y 2000. Ciudad Real tuvo 0,6 °C por encima de los 28 °C de 2003; Albacete superior en 0,2 décimas y Teruel 0,5 décimas más. Los archipiélagos registraron 0,8 °C por encima de los 25,2 °C de la Península, lo que evidencia una tendencia positiva, algo más atenuada por la influencia marítima. Por el contrario, ciudades mediterráneas como Valencia y Murcia así como en zonas del noroeste peninsular tuvieron una temperatura media en agosto un grado centígrado menor que el resto. La segunda quincena de agosto fue la más cálida en los últimos 50 años en Extremadura, centro peninsular, oeste de Castilla-La Mancha y noroeste de Andalucía. El 3 de septiembre de 2009 se registraron máximas muy cálidas en toda la zona mediterránea, llegando Murcia hasta los 38,7 °C y en Tortosa los termómetros subieron hasta los 38 °C, su temperatura máxima para septiembre en todos los registros. El récord anterior en esta localidad fueron 37 °C el 25 de agosto de 1983. Por su parte, Santander batió su máxima absoluta para agosto con un valor de casi 36 °C.