Clima de España

Regiones climáticas de España[1]
      Oceánico continental       Oceánico litoral       Subtropical       De montaña       Semiárido       Mediterráneo continental       Mediterráneo litoral

El clima de España es muy variado. La Península Ibérica está ubicada en un lugar destacado dentro de la circulación general atmosférica que no permanece estática sino que existen diferentes movimientos de Norte a Sur, según la estación climática. La península se encuentra en una zona templada, no teniendo características climáticas homogéneas al ser zonas de mezcla entre zonas de aire cálido y zonas de aire frío ( subtropicales y polares).

La variada orografía de España, así como su situación geográfica, en latitudes medias de la zona templada del hemisferio Norte, hace que el país tenga una notable diversidad climática. Así pasamos de lugares con suaves temperaturas, en torno a los 15 °C, a otros que superan los 40 °C, sobre todo en verano, y de sitios con un clima oceánico húmedo con precipitaciones anuales de más de 2500mm a sitios con un clima mediterráneo desértico que no superan los 200mm anuales, como es el cabo de Gata, con 150mm anuales.

Sin embargo, hay una serie de rasgos generales que pueden resumirse en los siguientes puntos:

  • En las tierras del interior, los valores descienden de Poniente a Levante.
  • Las temperaturas aumentan de norte a sur. La parte septentrional de la Meseta presenta valores entre los 10;°C y 15,5;°C, y la zona meridional, entre 12,5;°C y 15;°C.
  • Enero suele ser el mes con la temperatura media más baja, mientras que agosto es el mes con el promedio más alto.
  • Las temperaturas de las aguas del Mediterráneo son más altas que las del Cantábrico. En el primero, la media se sitúa entre los 15;°C y los 18;°C, mientras que en el segundo, ronda los 14;°C.
  • La amplitud térmica es mayor en el interior de la Meseta, donde en ocasiones alcanza los 20;°C, mientras en lugares como Canarias esa amplitud es menor, y entre el mes más cálido y el más frío apenas hay variación de 5;°C.

Los diversos climas de España

Climograma de La Coruña
E F M A M J J A S O N D
 
 
112
 
14
8
 
 
88
 
14
8
 
 
75
 
16
9
 
 
88
 
16
10
 
 
75
 
18
12
 
 
44
 
21
14
 
 
34
 
22
16
 
 
35
 
23
16
 
 
64
 
22
15
 
 
130
 
19
13
 
 
138
 
16
11
 
 
131
 
14
9
temperaturas en °Ctotales de precipitación en mm

Tradicionalmente, se han clasificado cuatro grandes climas en España: oceánico, mediterráneo (con algunas variaciones), subtropical y de montaña. Cada uno influye en un área geográfica claramente delimitada:

  • El clima atlántico: este clima se extiende por todo el norte y noroeste de la Península, desde los Pirineos hasta Galicia. Se caracteriza por la abundancia de lluvias, que suelen superar los 1000 mm, repartidas de manera regular a lo largo del año. Por esa razón, el paisaje es muy verde. Las temperaturas suelen ser suaves debido a la cercanía del mar: en invierno oscilan entre los 12 °C y los 15 °C y en verano rondan los 20-25 °C. Las ciudades representativas son San Sebastián, Llanes, Santander, Foz, Vigo, Oviedo... De todas formas, y precisamente por ser principalmente ciudades costeras, la humedad suele intensificar las temperaturas mínimas y máximas, sobre todo en el sur de Galicia. Expertos han llegado a la conclusión de que en la ciudad de Vigo se alcanzaron los 52ºC como sensación térmica ( Ola de calor de julio de 2013), debido también a la poca diferencia entre temperatura diurna y nocturna
Climograma de Sevilla
E F M A M J J A S O N D
 
 
66
 
16
6
 
 
50
 
18
7
 
 
36
 
22
9
 
 
54
 
23
11
 
 
31
 
27
14
 
 
10
 
32
18
 
 
2
 
36
20
 
 
5
 
36
20
 
 
27
 
32
18
 
 
68
 
26
14
 
 
91
 
20
10
 
 
99
 
17
7
temperaturas en °Ctotales de precipitación en mm
  • El clima mediterráneo: este clima es el que predomina en España, ya que extiende a lo largo de todo el litoral mediterráneo, el interior de la Península y el archipiélago balear. Sin embargo, existen considerables diferencias entre unas zonas y otras, lo que da lugar a tres subdivisiones:
  1. El clima mediterráneo típico. Abarca gran parte de la costa del mismo nombre, alguna zonas del interior, Ceuta, Melilla y Baleares.Las lluvias son irregulares, entre los 400 mm y los 700 mm anuales, y se concentran especialmente en otoño y primavera. Los inviernos son cortos y suaves mientras que los veranos son largos y calurosos. La temperatura media anual ronda entre los 15 °C y los 18 °C. Las ciudades representativas son Dénia, Valencia, Castellón de la Plana, Oliva...
  2. El clima mediterráneo con invierno frío (Erróneamente denominado " mediterráneo continentalizado"). Se localiza en la Meseta, la depresión del Ebro, parte del Guadalquivir y la zona del norte de la provincia de Alicante. Se caracteriza por tener unas temperaturas muy extremas, entre 25 °C y los -13 °C. Los inviernos son largos y muy fríos, donde las temperaturas mínimas pueden bajar hasta los -5 grados o más, y los veranos muy calurosos, donde todos los años se sobrepasan los 35 grados, e incluso los 40 grados en algunas ocasiones. Además, las precipitaciones son escasas, en torno a los 500 mm, y aparecen en forma de tormenta en los meses de julio y agosto. Las ciudades representativas son Hellín, Albacete, Alcoy, Villena, Requena...
  3. El clima mediterráneo seco. Aparece sobre todo en el sureste del territorio, en las zonas de Murcia, Alicante y Almería. Las lluvias son extremadamente escasas, menos de 300 mm al año, lo que convierte estas zonas en áreas muy áridas, y son frecuentes los períodos largos de sequía. Las temperaturas son semejantes a las del mediterráneo típico, aunque el calor en verano suele ser más intenso. Las ciudades representativas son Alicante, Murcia, Almería, Lorca, Cartagena...
  • El clima subtropical: este clima solo aparece en el archipiélago canario debido a su cercanía con el trópico de Cáncer y la costa árida de África. Se caracteriza por la presencia de los vientos alisios y las corrientes de agua fría. Las temperaturas son cálidas durante todo el año, entre los 22 °C y los 28 °C de media, mientras que las precipitaciones pueden ser abundantes o escasas, dependiendo de la zona, se concentran en invierno. Por esa razón, no hay ríos en Canarias y cuando llueve se forman torrentes. Las ciudades representativas son Arona, S.C. de Tenerife, La Restinga, Arrecife...
  1. El clima subtropical húmedo: Temperaturas cálidas durante todo el año y precipitaciones variables y abundantes, pudiéndose superar los 700mm. anuales. Se da en el norte de las islas más montañosas, donde se retiene la humedad de los vientos alisios. Las ciudades representativas son La Orotava, Los Realejos...
  2. El clima de montaña: Temperaturas frías en general, o muy frías dependiendo de la altitud, que pueden bajar de los 0ºC y producir nevadas ocasionales. Las precipitaciones son bastante escasas, ya que está demasiado alto el terreno para que los vientos alisios afecten. Se da en las zonas más altas de Tenerife, La Palma y Gran Canaria.
  3. El clima subtropical seco: Temperaturas suaves y constantes durante todo el año, las precipitaciones son muy escasas (100mm-250mm). Se da en la mayor parte de Fuerteventura y Lanzarote, y en el sur de Gran Canaria, Tenerife y La Gomera.
  4. El clima desértico: Temperaturas suaves durante todo el año y con poca oscilación térmica durante el día y la noche. Precipitaciones extremadamente escasas (menos de 100mm). Se da principalmente en las zonas más áridas de Fuerteventura y de Lanzarote, aunque donde más se nota es en Fuerteventura. Uno de los sitios más desérticos de Fuerteventura es Gran Tarajal, ya que sólo se registran 62,6 mm. de media anual, según: "PLUVIOMETRIA MEDIA ANUAL DE CANARIAS - meteo7islas". Ese dato de precipitación se ha ido obteniendo durante 17 años.
  • El clima de montaña: Aparece en los grandes sistemas montañosos como los Pirineos, el Sistema Central, el Sistema Ibérico, la cordillera Penibética y la cordillera Cantábrica. Los inviernos son muy fríos, y los veranos frescos. Las precipitaciones son muy abundantes a medida que aumenta la altitud y, en general, en forma de nieve. Las vertientes de las montañas que miran al norte son más frías. Las ciudades representativas son Vielha, Benasque, Teruel, Trévelez...


Destaca su propia situación entre el Atlántico y el Mediterráneo, en este contexto el Atlántico tiene el principal papel porque es el responsable de la entrada de viento del oeste. El Mediterráneo influye bastante poco en la diversidad climática, tan solo incide en las costas y creación de gotas frías.

Destaca también la dualidad de comportamiento entre costa e interior, dándose fenómenos en las costas como brisas, humedad y amplitud térmica reducida. En el interior hay más amplitud térmica y menos humedad que se debe a la continentalidad. También influye el relieve y su disposición que impide el libre paso de masas de aire, aquí se da el efecto Föehn.

La ciudad de Murcia, posee el récord de temperatura de España, con 47,2 °C en el observatorio de Alfonso X, el 4 de julio de 1994 atendiendo a datos oficiales. Sin embargo la ciudad con mayor temperatura media anual es Almería con 18,9 °C y las que cuentan con medias más elevadas en verano son Sevilla y Córdoba con 27,4 °C.[2]

En 2009, la temperatura media del mes de agosto en España ha sido de 25,2 °C, es decir 1,9 °C por encima de la media del periodo de referencia (1971-2000), convirtiendo al octavo mes de 2009 en el segundo agosto más cálido del siglo XXI y en el tercero más cálido desde 1961, por detrás de 2003 y 1991, que tuvieron anomalías positivas de 2,8 y 2 °C respectivamente, según informa la Agencia Estatal de Meteorología. En Baleares y Canarias agosto fue "muy cálido", aunque las temperaturas fueron 0,8 y 1,2 °C, respectivamente, superiores a los valores globales del periodo de referencia. En 2003 hubo una anomalía de 2,8 °C y 2009 se ha quedado a sólo una décima del segundo año más cálido (1991), que registró una temperatura media superior en 2 °C a la media del periodo, es decir que agosto de 2009 por poco no se convirtió en el segundo más cálido entre 1971 y 2000. Ciudad Real tuvo 0,6 °C por encima de los 28 °C de 2003; Albacete superior en 0,2 décimas y Teruel 0,5 décimas más. Los archipiélagos registraron 0,8 °C por encima de los 25,2 °C de la Península, lo que evidencia una tendencia positiva, algo más atenuada por la influencia marítima. Por el contrario, ciudades mediterráneas como Valencia y Murcia así como en zonas del noroeste peninsular tuvieron una temperatura media en agosto un grado centígrado menor que el resto. La segunda quincena de agosto fue la más cálida en los últimos 50 años en Extremadura, centro peninsular, oeste de Castilla-La Mancha y noroeste de Andalucía. El 3 de septiembre de 2009 se registraron máximas muy cálidas en toda la zona mediterránea, llegando Murcia hasta los 38,7 °C y en Tortosa los termómetros subieron hasta los 38 °C, su temperatura máxima para septiembre en todos los registros. El récord anterior en esta localidad fueron 37 °C el 25 de agosto de 1983. Por su parte, Santander batió su máxima absoluta para agosto con un valor de casi 36 °C.

Factores

Centros de acción que repercuten en el clima de España.
Pluviosidad media anual por ciudades (1971-2000)

Factores dinámicos

Centros de acción

Son los que originan las precipitaciones, humedad y vientos. Dentro de la dinaminación existen varios elementos:

  • Dentro de la circulación atmosférica está la corriente de Jet Stream o corriente en chorro, que es un flujo de aire que se sitúa en torno a 50º de latitud norte con una velocidad de 250 km/h y se encuentra en torno a 10000 m de altura. Sufre un traslado de norte a sur según sea verano o invierno. En verano propicia que la Península ibérica esté influida por masas de aire tropical. En invierno desciende de latiud y las masas de aire tropical descienden y deja influir en la península vientos fríos.
  • El segundo elemento dinámico son los centros de acción que se refiere a los centros de alta y baja presión.

En las zonas de altas presiones ( anticiclones), el aire gira en el sentido de las agujas del reloj y el aire está por encima de los 1013 hPa. Entre ellas destacan:

  • El Anticiclón de las Azores que es el que más afecta a la península, tiene sus orígenes en las altas presiones subtropicales que se desplazan hacia el norte y hacia el sur. Cuando se sitúan al norte provoca tiempo estable en la península, normalmente ocurre en verano, en otoño e invierno desciende más al sur y se produce un tiempo inestable. Es el causante de la entrada de vientos cálidos en la Península Ibérica.
  • Anticiclones polares atlánticos que son una prolongación del de las Azores en su parte septentrional y ejercen su influencia en invierno, arrastrando aire polar marítimo y provocando situaciones del Norte.
  • El anticiclón Siberiano, que se forma en Siberia a partir de masas de aire frío polar continental, al discurrir por zonas continentales este anticiclón tendrá vientos secos y proporcionará la creación de fuertes heladas en el interior y nevadas en las costas si se asocia a una borrasca Mediterránea en invierno.

La borrasca más importantes es la de Islandia que se localiza entre el Anticiclón de las Azores y el Polar Atlántico. Esta borrasca lanza masas de aire frío polar que al llegar al mar se cargan de humedad y provocan una fuerte inestabilidad.

La depresión de Génova o la Baja Balear

Se constituye en los meses de otoño, el proceso de formación surge a partir de masas de aire frío continentales que al llegar al mar se cargan de humedad y provocan una fuerte inestabilidad y creará la gota fría. En los meses de invierno expulsa por su borde trasero la masa de aire polar continental hacia la Península y Baleares, ocasionando fuerte mala mar en el mar Balear y nevadas en las costas de Cataluña, Baleares y el Cantábrico Oriental.

La depresión de las Azores

Se provoca por el choque con la masa de aire frío polar con masas más calientes creando inestabilidad, estas borrascas son muy comunes en la formación de las borrascas que entran por el golfo de Cádiz que tendrá su origen en esta depresión.

La depresión sahariana

Originada por el fuerte calor que provoca que el aire caliente ascienda y contacte con zonas más frías y provoque inestabilidad, un anticiclón en altura dará lugar a olas de calor. El mismo origen que esta depresión sahariana tendrá alguna depresión en el interior de la península hispánica. sobre todo en verano, estas depresiones son de origen térmico.

La depresión Atlántica

Se asocia al aire polar marítimo sobre todo en invierno, otoño y primavera provocando lluvias en la península. Las temperaturas van a ser más suaves que los vientos de la depresión de Islandia al estar en latitudes más bajas

Masa de aire

La influencia mayor o menor de estas borrascas está en función con la existencia de masas de aire que están influidas por centros de acción y tiene características propias, cuando sea frío se llamará polar o ártico, cuando sea cálido será tropical, si es húmeda será marítima y si es seca será continental.

Masa de aire ártico-marítima

Es fría y húmeda, se origina en la cuenca ártica, afecta en muy raras ocasiones a la Península Ibérica. Al proceder del Ártico en el recorrido de esta masa hacia el sur se llena de aire húmedo y cuando llega a la península traerá temperaturas muy bajas y precipitaciones en forma de nieve en el norte de España.

Masa de aire polar marítima

Procede del Atlántico norte tras recorrer un largo trecho de océano es menos fría que la ártica, conforme atraviesa el océano se llena de humedad, al entrar en la Península hispánica da como consecuencia un aire húmedo y fresco y cuando en su influencia se da una borrasca da lugar a un tiempo lluvioso, cuando está asociado a un anticiclón da lugar a un tiempo fresco y despejado. Cuando estas masas de aire descienden y se pasea por el mar de las Azores se calienta y produce una alta inestabilidad que hace que pierda sus propiedades y evoluciones hacia otro tipo de masas de aire.

Masa de aire polar-continental

Es fría y seca, proviene de Centroeuropa y Rusia, el origen se sitúa en una masa de aire polar o ártica que se ha quedado estancada en las zonas continentales de Europa si a esta masa de aire se le une el anticiclón siberiano se puede llegar a un frío bastante gélido, el hecho de que esté estancado en una zona continental condiciona que no sea tan húmedo. Cuando llega al Mediterráneo se invade de humedad y después se introduce en la península provocando una ola de frío y en la meseta da lugar a copiosas nevadas, tiene su máxima influencia en invierno.

Masa de aire es la tropical-marítima

Tiene influencia en verano otorgando una fuerte estabilidad.

Masa de aire tropical-continental

Es caliente, seca y sofocante, es la ola de calor, llega a producir lluvias de barro, su mayor afluencia es el verano.

Frentes

Son zonas de contacto entre dos masas de aire con características distintas. En la península hispánica destaca el frente polar que pone en contacto la masa de aire tropical con la polar. Este frente polar cuando transcurre en la península da lugar a precipitaciones y se irá poco a poco debilitando. Está muy condicionado a la propia dinámica de los centros de acción (anticiclón y borrasca). Las borrascas son el principal factor de que este frente atraviese la península de oeste a este, lo normal es que pase de noroeste a sudeste pero también puede hacerlo por el sureste por la depresión de las Azores. Existen otros frentes pero son menos importantes, de estos destacan el Mediterráneo que da lugar a una discusión sobre si es una prolongación del polar o un frente en si, ahora se acepta que es una prolongación del polar ocasionado por el contacto del aire frío de la península hispánica con el aire caliente del Mediterráneo. Este frente será muy importante en la gota fría. El tercer frente es el de los Alisios formado a partir del contacto de la masa tropical marítima de las Azores con la tropical continental, está localizado en el Norte de África influye en las Canarias y en la península ibérica a la mitad occidental de Andalucía. El último frente será el Ártico que surge por el contacto de la masa polar marítima y la ártica, de manera muy excepcional influirá en la península hispánica.

Factores geográficos

Destacan la presencia del Mediterráneo y el Atlántico, la disposición periférica del relieve. El principal factor geográfico es la continentalidad. Estos factores tienen mucho que ver con la latitud de la península hispánica que al estar en la zona templada da lugar a una fuerte heterogeneidad en cuanto al clima.

La propia disposición del relieve determina que los conjuntos montañosos sirvan de barrera a la introducción de diferentes masas de aire. Estas barreras montañosas provocan el efecto Föhn que favorece a la continentalidad de la península hispánica que viene causada por la relativa lejanía del mar. La continentalidad provoca una gran amplitud térmica.

Other Languages