Click (película de 2006)

Click (Click: perdiendo el control en Hispanoamérica) es una película de comedia dramática y ciencia ficción estrenada en el año 2006, dirigida por Frank Coraci y protagonizada por Adam Sandler, Kate Beckinsale y Christopher Walken. Fue producida por Columbia Pictures.[2]

La película recibió una nominación al Óscar de 2006 en la categoría Mejor maquillaje para Kazuhiro Tsuji y Bill Corso.

Trama

Michael Newman ( Adam Sandler) es un arquitecto casado con Donna ( Kate Beckinsale) y padre de dos hijos, Benjamin (Ben) y Samantha. El deseo de Michael es progresar en su empresa y poder tener tiempo para su familia, pero a menudo es manipulado y utilizado por su prepotente jefe, el Sr. Ammer ( David Hasselhoff). En numerosas ocasiones, Michael acaba sacrificando el tiempo con su familia para trabajar y poder darle a sus hijos las comodidades que él nunca tuvo. Una noche, Michael pierde la paciencia al no encontrar el control remoto que necesita entre todos los que hay en la casa, y va en busca de un mando universal a Bed, Bath & Beyond. En la tienda, Michael se tumba a descansar en una cama y a continuación encuentra la sección Beyond ("Más allá"). Allí conoce a un misterioso vendedor llamado Morty ( Christopher Walken), que le regala un mando universal y le advierte que nunca puede ser devuelto.

Para sorpresa de Michael, el mando puede controlar la realidad, especialmente el tiempo. Michael lo utiliza para saltar peleas con Donna y avanzar hasta librarse de un resfriado y de una cena familiar para poder trabajar. Más tarde, Morty le explica que cuando avanza en el tiempo, su cuerpo está en "piloto automático", es decir, su mente salta hacia adelante, mientras su cuerpo hace vida cotidiana. Después de que el Sr. Ammer le promete un puesto de socio dentro de unos meses, Michael decide avanzar directamente hasta el momento de su ascenso, pero termina saltando un año entero de su vida, ya que es el tiempo que pasó hasta que consiguió el puesto. Al avanzar, Michael descubre que ahora él y Donna asisten a terapia de pareja y que su perro ha muerto. Cuando el mando empieza a avanzar solo sin que Michael lo controle, Morty le indica que el mando se ha programado solo según el uso que le ha dado Michael. Al no conseguir deshacerse del mando ni destruirlo, Michael decide cambiar su vida para que el mando no pueda controlarle. Al día siguiente, el Sr. Ammer le dice a Michael que se va del país, y en el curso de la conversación, Ammer menciona que quizá Michael sea director ejecutivo algún día, y cuando Michael dice que desearía serlo, el mando reacciona y vuelve a avanzar hasta el año 2017. Michael es ahora director ejecutivo, pero también es obeso, vive solo, sus hijos son adolescentes y él está divorciado de Donna, que ahora sale con el entrenador de natación de la infancia de Ben, Bill ( Sean Astin). Michael visita su antigua casa y, después de pelearse con Donna, el nuevo perro de la familia se abalanza sobre él, haciéndole caer y golpearse la cabeza.

El mando, después de haber "aprendido" que Michael salta los momentos en los que está enfermo, como hizo con el resfriado, vuelve a avanzar y le transporta seis años en el futuro, ya que no había gozado de buena salud ni un solo día de esos seis años. Donna le relata cómo un TAC realizado tras su caída reveló que tenía cáncer, y que al comer tanto durante la quimioterapia acabó sufriendo un ataque al corazón. Michael ya no es obeso gracias a una liposucción, Donna se ha casado con Bill, y Ben ha entrado en la compañía de su padre. Ben le dice a Michael que su padre Ted murió, y Michael intenta utilizar el mando para ver el momento de la muerte de su padre, pero no puede, ya que no estuvo presente en ese momento, y decide ver la última vez que habló con él. Mientras estaba en "piloto automático", Michael rechazó airadamente la oferta de Ted para salir una noche con Ben y él. Michael visita la tumba de su padre, y Morty aparece y revela que es el Ángel de la Muerte. Tratando de alejarse de él, Michael pide ir a un momento feliz, y el mando le lleva hasta la boda de Ben. Allí ve cómo Samantha llama a Bill "papá" y el choque le provoca un nuevo ataque al corazón. Cuando Michael se despierta, Morty aparece y Michael le pregunta por que dejó que malgastase su vida, a lo que Morty responde diciéndole que él escogió su camino y no hay nada que pueda hacer al respecto. La familia de Michael llega y Ben le dice que ha cancelado su luna de miel con el fin de trabajar en un acuerdo importante que va a mantener su negocio en marcha. Conmocionado y asustado de que Ben cometa los mismos errores que él, Michael va en su busca. Un enfermero trata de detenerle, pero Michael le inyecta un sedante e ignora las advertencias de Morty de que las máquinas a las que está conectado son lo único que le mantienen vivo y que si continúa morirá. Michael logra salir del hospital y llamar la atención de su familia, pero cae desplomado al suelo. Michael utiliza sus últimas fuerzas para convencer a Ben de que la familia es lo primero y para entregarle a Donna la nota que le escribió cuando se besaron por primera vez (¿Seguirás amándome por la mañana?). En ese momento, Morty se acerca a él y muere.

Se produce un destello blanco, y Michael se despierta de vuelta en el presente, acostado en la cama de la tienda, y cree que todos los acontecimientos que ha vivido han sido sólo un sueño. Feliz por recuperar su vida y decidido a no malgastarla, Michael hace las paces con su padre, y asegura a Donna, Ben y Samantha que les ama y que nunca volverá a sacrificar su tiempo con ellos por trabajo. Mientras celebra estar en casa de nuevo, Michael encuentra el mando junto a una nota sobre la mesa de la cocina. Tras leer la nota, en la que Morty dice que sabe que Michael haría las cosas bien esta vez, y darse cuenta de que todo ha sido real, Michael tira el mando a la basura y comienza a disfrutar de la vida con su familia.

Other Languages