Clementine

La sonda Clementine.

Clementine fue una misión espacial estadounidense,[1]

Se trataba de un proyecto tecnológico diseñado inicialmente para verificar una serie de dispositivos ideados dentro del Programa de Defensa contra Misiles Balísticos, el conocido sistema de defensa estratégico denominado “guerra de las galaxias”.

La nave fue lanzada en enero de 1994 y estuvo operativa hasta mayo de ese mismo año, cuando se perdió el control del satélite por un fallo en el equipo informático de a bordo, tras completar con éxito la misión de realizar una nueva cartografía mejorada de la Luna. La segunda parte de la misión (aproximarse al asteroide (1620) Geógrafo) tuvo que ser cancelada.

Diseño de la Misión

La construcción corrió a cargo del Naval Research Laboratory, que aportó al programa 15 instrumentos y sensores miniaturizados, destinados a la detección de posibles misiles en vuelo, y que posteriormente se pensó que además podían servir para estudiar la superficie lunar.

Foto de la Luna, tomada por la sonda Clementine.

Con esta última idea en la mente de los diseñadores, que podía servir para financiar parte de los gastos del proyecto, evaluados en unos 87 millones de dólares, se decidió ofrecer a la NASA la sonda, que completó con 10 instrumentos más, incluyendo 6 cámaras que operaban en las bandas visible, infrarrojo y ultravioleta, así como un telémetro por láser infrarrojo.

La sonda tenía forma cilíndrica, con una longitud de 1,90 metros y un diámetro de 1,5 metros, dotada de 2 paneles con células fotoeléctricas. Su peso final, una vez instalados los instrumentos de la NASA, quedó en 424 kilogramos, de los cuales la mitad correspondían a combustible.

El nombre de la misión proviene de la canción Oh My Darling, Clementine.[2]

Other Languages