Clavecín

Clavicémbalo italiano.

El clavecín (también llamado clave, clavicímbalo, clavicémbalo, gravicémbalo o cémbalo) es un instrumento musical con teclado y cuerdas pulsadas, como el arpa y la guitarra.

El clavecín, muy conocido y utilizado durante el Barroco, fue cayendo en el olvido, y la mayoría de las piezas escritas para él empezaron a ser interpretadas en el nuevo fortepiano, antepasado de nuestro piano moderno. Como su nombre indica, este no permite cambios de volumen con solo variar la intensidad de pulsación de las teclas.

Historia y descripción

Se cree que derivó del salterio griego (psalterion), aunque su invención se da durante el Renacimiento, a mediados del siglo XV y XVI.

Mecanismo de martinete de un clavecín.

Su estructura básica es uno o dos teclados o manuales, en los cuales, al presionar cada tecla, una púa de pluma de ganso, de cuervo o cóndor (llamada plectro), que se encuentra en una pequeña estructura de madera llamada martinete o saltador, eleva la cuerda correspondiente, punzándola. Esto produce un sonido determinado ( nota). El volumen del instrumento no varía, al menos perceptiblemente, según sus teclas se opriman suave o fuertemente, sólo se consigue un cambio de volumen agregando registros o acoplándolos. El arte de ornamentar una línea melódica permite también sugerir efectos dinámicos.

A fines del siglo XIX y principios del siglo XX, el instrumento fue revivido, en parte, gracias a la pianista Wanda Landowska, quien fue la primera profesora interesada en el clavecín en tiempos modernos (en la ciudad de Berlín), y no sólo interpretó antiguas obras escritas para el instrumento, sino que también encargó obras nuevas a diferentes autores, entre ellos el compositor español Manuel de Falla, como el Concierto para clave.

Landowska no se interesó en el sonido de los claves antiguos, sino que propició la construcción de claves modernos, con estructuras derivadas de la construcción del piano (como los clavecines Pleyel).

Con los excelentes progresos de restauración y fabricación de copias de los instrumentos antiguos, desde hace más de cuarenta años ha resurgido el interés por el clavecín histórico. La claridad de su timbre y exquisita riqueza en armónicos lo hacen irremplazable para la ejecución de música polifónica.

El clavecín tiene variantes más pequeñas, como la espineta y el virginal, que no deben confundirse con el clavicordio (en inglés clavichord).

Other Languages
Alemannisch: Cembalo
العربية: هاربسكورد
беларуская: Клавесін
беларуская (тарашкевіца)‎: Клявэсын
български: Клавесин
brezhoneg: Klav-kerdin
bosanski: Čembalo
català: Clavicèmbal
čeština: Cembalo
Чӑвашла: Клавесин
dansk: Cembalo
Deutsch: Cembalo
Ελληνικά: Τσέμπαλο
English: Harpsichord
Esperanto: Klaviceno
eesti: Klavessiin
euskara: Klabizenbalo
suomi: Cembalo
français: Clavecin
furlan: Clavicembal
Gaeilge: Cruitchorda
Gàidhlig: Cruit-chòrda
עברית: צ'מבלו
hrvatski: Čembalo
magyar: Csembaló
Հայերեն: Կլավեսին
íslenska: Semball
italiano: Clavicembalo
日本語: チェンバロ
ქართული: კლავესინი
қазақша: Клавесин
한국어: 하프시코드
Кыргызча: Клавесин
Lëtzebuergesch: Cembalo
lietuvių: Klavesinas
latviešu: Klavesīns
македонски: Чембало
Nedersaksies: Klavecimbel
Nederlands: Klavecimbel
norsk nynorsk: Cembalo
norsk bokmål: Cembalo
occitan: Clavecin
polski: Klawesyn
română: Clavecin
русский: Клавесин
sicilianu: Clavicìmmalu
srpskohrvatski / српскохрватски: Čembalo
Simple English: Harpsichord
slovenčina: Čembalo
slovenščina: Čembalo
српски / srpski: Чембало
Seeltersk: Cembalo
svenska: Cembalo
Türkçe: Klavsen
українська: Клавесин
oʻzbekcha/ўзбекча: Klavesin
Tiếng Việt: Harpsichord
中文: 大鍵琴
Bân-lâm-gú: Cembalo
粵語: 古鍵琴