Clave (notación musical)

Cuatro de las claves más comunes.
1. Clave de sol en segunda.
2. Clave de do en tercera.
3. Clave de do en cuarta.
4. Clave de fa en cuarta.
Do central representado en las claves más comunes.

La clave en notación musical es un signo cuya función es indicar la altura de la música escrita,[4]

Existen una serie de casos en los que se emplean signos de clave especiales, o bien, signos sustitutivos. Este es el caso de las claves de transposición de octava, que añaden una cifra (8 o 15) por encima o por debajo del signo de clave para indicar cuántas octavas y hacia dónde debe transportarse la música que aparece escrita en ese pentagrama.[1] Entre los signos sustitutivos, está la clave neutral o clave de percusión, que a diferencia del resto de claves, se trata de una convención que indica que lo escrito a continuación en el pentagrama es para percusión y asigna a las diversas líneas y espacios instrumentos de percusión de altura no determinada en vez de alturas o notas musicales. Otro signo sustitutivo de la clave es el que se utiliza en la música para instrumentos con trastes que suele escribirse en tablaturas. Se señala que es una tablatura mediante las letras TAB representadas en sentido vertical al principio del pentagrama.

Historia

La música inicialmente se transmitía oralmente, pero con el tiempo surgió la necesidad de anotarla para poder recordarla y transmitirla. Los primeros sistemas de notación eran bastante primitivos y sólo indicaban la dirección ascendente o descendente de la voz. Uno de los problemas básicos era nombrar y representar por escrito los sonidos que se cantaban, de manera que la clave, cuyo origen se remonta al siglo X,[5] fue uno de los primeros signos musicales en aparecer.

En los siglos XI y XII ya se usaban claves al inicio de los tetragramas.[5] eran las más frecuentes en la notación del canto gregoriano:

Evolución de la clave de do.
Evolución de la clave de fa.
Evolución de la clave de sol.
  • «C» ( do): representaba la clave de do, es la más antigua. La «c» se dibujaba en minúscula ya que la «C» mayúscula representaba una octava más baja.
  • «F» ( fa): representaba la clave de fa. En algún momento de su evolución, el signo estaba formado por tres pequeños cuadrados negros (la clave de do más un punto adicional).
  • «G» ( sol): representaba la clave de sol, que se unió con posterioridad a las otras dos claves. Aparecía escrita con «g» minúscula.

En un principio se empleaban las claves de do y fa que se podían situar en distintas líneas, en la segunda, tercera y cuarta del tetragrama.[6]

Muchas otras claves fueron empleadas, sobre todo en los primeros tiempos de la notación de canto. Entre ellas están la mayoría de las notas desde la baja Γ ( gamma, la nota que hoy se escribe en la primera línea de la clave de fa en cuarta) hasta la nota G (sol) por encima del do central, representada mediante una g minúscula. También se incluyen dos formas de b minúscula para la nota por debajo del do central, representada con una b redonda para si bemol (B♭) y una b cuadrada para si becuadro (B♮). Estas claves fueron, en orden de frecuencia de uso: F, c, f, C, D, a, g, e, Γ, B y b redonda/cuadrada.[8]

Other Languages
Afrikaans: Sleutel (musiek)
Alemannisch: Notenschlüssel
العربية: مفتاح موسيقي
azərbaycanca: Açar (musiqi)
беларуская: Ключ, музыка
български: Нотен ключ
čeština: Klíč (hudba)
Ελληνικά: Μουσικό κλειδί
English: Clef
Esperanto: Klefo
eesti: Noodivõti
français: Clef (musique)
italiano: Chiave (musica)
日本語: 音部記号
한국어: 음자리표
Lëtzebuergesch: Nouteschlëssel
lietuvių: Raktas (muzika)
Nederlands: Sleutel (muziek)
norsk nynorsk: Musikknøkkel
norsk bokmål: Nøkkel (musikk)
português: Clave
română: Cheie (muzică)
русский: Ключ (музыка)
srpskohrvatski / српскохрватски: Ključ (muzički)
Simple English: Clef
slovenčina: Kľúč (hudba)
slovenščina: Ključ (notacija)
српски / srpski: Кључ (музика)
svenska: Klav
татарча/tatarça: Ачкыч (музыка)
українська: Ключ (музика)
oʻzbekcha/ўзбекча: Kalit (musiqa)
Tiếng Việt: Khóa nhạc
中文: 譜號