Claude Lévi-Strauss

Claude Lévi-Strauss
Levi-strauss 260.jpg
Lévi-Strauss en 2005
Información personal
Nacimiento 28 de noviembre de 1908
Bandera de Bélgica Bruselas, Bélgica
Fallecimiento 31 de octubre de 2009 (100 años)
Bandera de Francia París, Francia
Nacionalidad franco- belga
Partido político Sección Francesa de la Internacional Obrera Ver y modificar los datos en Wikidata
Educación
Alma máter
Información profesional
Ocupación Antropología social, etnología
Empleador
Movimientos Estructuralismo
Obras notables Las estructuras elementales del parentesco; Antropología estructural
Miembro de
Distinciones Miembro de la Academia francesa (1973)
Legión de Honor (1996)
Firma Claude Levi-Strauss signature.svg
[ editar datos en Wikidata]

Claude Lévi-Strauss ( Bruselas, 28 de noviembre de 1908- París, 31 de octubre de 2009)[2] fue un y francés, una de las grandes figuras de su disciplina en la segunda mitad del siglo XX. Al introducir el enfoque estructuralista en las ciencias sociales, fue de hecho el fundador de la antropología estructural, método basado en la lingüística homónima creada por Saussure y desarrollada por el formalismo ruso. Dado el peso de su obra, dentro y fuera de la antropología, fue uno de los intelectuales más influyentes del siglo XX.

Junto con André Martinet, Roman Jakobson y Morris Swadesh fue uno de los fundadores de la Asociación Internacional de Lingüística.[3]

Trayectoria

Nació en Bruselas el 28 de noviembre de 1908; sus padres eran judíos de origen franco-alsaciano. Realizó sus estudios en París, en los liceos Lycée Janson de Sailly y Condorcet. Estudió derecho y filosofía en la Sorbona. No continuó sus estudios de derecho, solo los de filosofía en 1931. Después de trabajar unos pocos años de docencia en enseñanza secundaria, aceptó una oferta de última hora para ser parte de la misión cultural francesa en Brasil, país al que serviría como profesor visitante en la Universidad de São Paulo.

Vivió en Brasil desde 1935 a 1939, y allí llevó a cabo su primer trabajo de campo etnográfico, dirigiendo exploraciones periódicas en el Mato Grosso y la selva tropical amazónica. Ésta fue la experiencia que cimentó su identidad como profesional de la antropología y que reinterpretó en « Tristes trópicos».

Volvió a Francia en la víspera de la Segunda Guerra Mundial y fue movilizado de 1939 a 1940 cuando estalló. Después del armisticio se trasladó a Estados Unidos, donde impartió clases en la Nueva Escuela de Investigaciones Sociales de Nueva York. En esta ciudad conoció y trató al lingüista ruso Roman Jakobson, cuya obra fue fundamental para la evolución de sus ideas.

Llamado a Francia en 1944 por el Ministro de Asuntos Exteriores, regresó a Estados Unidos en 1945. Tras un breve paso por la embajada francesa en Washington como agregado cultural (1946-1947), Lévi-Strauss regresó a París para doctorarse en la Sorbona tras presentar tesina y tesis doctoral (1948), que resultaron ser sus publicaciones iniciales: La vida familiar y social de los indios Nambikwara y Las estructuras elementales del parentesco.

Parentescos y estructuras

La primera de estas obras fue publicada al siguiente año, como una memoria en una revista especializada de americanistas. Este estudio sobre la vida familiar y social de una comunidad brasileña fue reconocida instantáneamente como una de las más importantes de la antropología; y tuvo una crítica favorable de Simone de Beauvoir, que acababa de publicar El segundo sexo y que la vio como un importante estudio de la posición de la mujer en las culturas no occidentales.[4]

En Las estructuras elementales del parentesco —con título análogo a Las formas elementales de la vida religiosa, de Émile Durkheim—, reexaminó cómo las personas organizaban sus familias en un trabajo muy técnico y complejo. Mientras antropólogos británicos tales como Alfred Reginald Radcliffe-Brown sostenían que los parentescos estaban basados en la ascendencia de un ancestro común, Lévi-Strauss pensaba que estos parentescos tenían más que ver con la «alianza» entre dos familias, cuando la mujer de un grupo se casaba con el hombre de otro.

A diferencia de Radcliffe-Brown, quien consideraba a la familia nuclear como la unidad del sistema de parentesco, Lévi-Strauss pensaba que la unidad era la relación entre dos familias, es decir, la alianza que se produce entre dos familias cuando un hombre entrega a su hermana (u otra mujer de su grupo) a cambio de otra mujer, es decir la mujer como "bien más preciado" en el intercambio es la que sirve para fundar las alianzas que fundan a la cultura y esto implica a la exogamia; Lévi-Strauss es uno de los primeros que científicamente explica entonces la interdicción (prohibición) universal del incesto, y lo hace desde la teoría y desde los estudios empíricos ya sea en el mismo momento para todas las culturas (es decir sincrónicamente) ya sea a lo largo de la evolución del ser humano y sus culturas (es decir: diacrónicamente).

A través de los estudios de Roman Jakobson, Lévi-Strauss había tomado contacto con el protoestrucuturalismo lingüístico de Ferdinand de Saussure, del cual tomó varias nociones que serían capitales en el estructuralismo levistrosiano: la combinatoria, las oposiciones binarias (como las que ocurren para distinguir por oposición a los fonemas del lenguaje), los ejes de sincronía y de diacronía. De hecho, estos elementos teóricos le sirvieron como "herramienta" metodológica para constituir sus teorías estructuralistas. de modo que Lévi Strauss se empeñó en el proyecto de hacer de la antropología una "ciencia dura" en lo posible, que pudiera ser más que matematizable formulable en ocasiones en términos matemáticos; y para esto llegó a tener (tal como se observa en El pensamiento salvaje) alguna colaboración del grupo Bourbaki.

Otro importante aporte teorético de Lévi-Strauss es la distinción entre estructural y estructurante: lo estructural es lo que está en la estructura y lo estructurante es aquello que siendo parte de una estructura constituye a una estructura.

Entre 1940 y principios de 1950, Lévi-Strauss continuó publicando y cosechó éxitos considerables. Con su regreso a Francia, se implicó en la administración del Centro Nacional para la Investigación Científica ( CNRS) y el Museo del Hombre, antes de llegar a ocupar un puesto en la École Pratique des Hautes Études.

Tristes trópicos

Siendo Lévi-Strauss ya conocido en los círculos académicos, en 1955 publicó Tristes trópicos. Este libro era esencialmente un viaje novelado de reflexión, sobre sus expediciones etnográficas en Brasil entre 1935 y 1939. Como no pensaba hacer carrera universitaria, dijo todo lo que se pasaba por la cabeza sin censuras, empezando por la frase del inicio:

Odio los viajes y los exploradores.

La frase le costó alguna ruptura.[5]

En su extenso balance-ensayo hizo un uso exquisito de la prosa, la filosofía y el análisis etnográfico, hasta lograr una obra maestra. Los organizadores del Premio Goncourt, de hecho, lamentaron no estar capacitados para premiarlo, porque Tristes trópicos era técnicamente un relato pero no era de ficción.

Lo publicó en la recién iniciada colección "Terre Humaine" de Jean Malaurie, que tendría un futuro de análisis social y plural verdaderamente ejemplar. Ya su nuevo amigo Merleau-Ponty lo propuso para su ingreso en el Colegio de Francia.

El pensamiento salvaje

Ahora iba a empezar su gran obra y su alta recepción. El pensamiento salvaje, de 1962, supuso una verdadera conmoción en las ciencias humanas, por su reconocimiento del trabajo mental del mal llamado «primitivo», por su defensa de una ciencia del neolítico, heredera además ya de una tradición investigadora anterior, que conseguía clasificaciones de toda la realidad natural (y social) mediante el uso de 'propiedades sensibles', de procedimientos analíticos no tan alejados de su objeto como hará la ciencia moderna. Es decir, en el Pensamiento salvaje, Lévi-Strauss explica, en oposición a quienes como Lucien Lévy Bruhl consideraban una diferenciación neta entre el modo de pensar de los "primitivos" y el de los "civilizados", que el supuesto "pensamiento primitivo" utiliza las mismas reglas estructurantes que el más moderno de los pensamientos científicos.

Dado el largo final de Lévi-Strauss, sobre las ideas de historia y tiempos fríos y cálidos en el desarrollo de una sociedad, el Pensamiento salvaje, finalmente también fue parte de la polémica que mantuvo con Jean-Paul Sartre —Sartre especialmente criticaba la noción de "estructura" si ésta era considerada como algo rígido, prácticamente mecanicista sin tener en cuenta el devenir humano—. En cambio, Louis Althusser se aferró al estructuralismo hasta un punto en que el devenir humano era una historia sin sujeto.

Las Mitológicas

Los cuatro tomos de sus Mitológicas (1964-1971) constituyen una de las obras más decisivas y originales de la antropología del siglo XX, con su acercamiento singular a la mitología americana.

Lo crudo y lo cocido, De la miel a las cenizas, El origen de las maneras en la mesa, y el remate, más marcadamente de estructura musical, El hombre desnudo, son cuatro obras maestras de la pasada centuria.

Analiza progresivamente en ellas los « mitemas» o elementos significativos de miles de mitos por medio de todo tipo de oposiciones (alto/bajo, crudo/cocido, seco/húmedo, etc.), en todo el continente americano, empezando con la amazonía y concluyendo con los ecos antropológicos de las antiguas poblaciones estadounidenses.

Otras obras

El proyecto anterior había sido tan gigantesco que le condujo ya a hacer libros de menor tamaño, pero no de menos relevancia.

La Antropología estructural dos, apareció en 1973, en claro eco con el primer tomo, y con trabajos teóricos fundamentales. Los artículos de La ruta de las máscaras (1975), son tan significativos como los de La alfarera celosa (1985), o los de la Historia de lince (1991).

El libro de entrevistas con Didier Eribon Desde cerca y desde lejos (1988) fue muy esclarecedor sobre su trayectoria. Por otra parte, con Mirar, escuchar, leer (1993), dio ensayos sobre pintura, literatura y música.

En 2008, al cumplir los cien años, apareció una gran selección de su obra, Œuvres, para la colección de La Pléiade, que está dedicada habitualmente a ciertos escritores consagrados. En ella se recogían asimismo algunas piezas inéditas.

Falleció en París el viernes 30 de octubre de 2009.[8]

Pero tras su muerte se han recuperado aún textos inéditos en libros. En 2011, L'anthropologie face aux problèmes du monde moderne (conferencias sobre la diversidad cultural) o L'autre face de la lune. Écrits sur le Japon (conferencias sobre cultura japonesa, que admiraba).

En 2013, al cuidado de Maurice Olender, apareció Nous sommes tous des cannibales, que son 16 crónicas que aparecieron entre 1989 y 2000 en el diario La Repubblica. Se trata de textos inspirados por obras recientes de antropología, o por polémicas con colegas, e incluye unas páginas donde analiza las relaciones entre los antropólogos y los pueblos que estudian.[9]

Other Languages
беларуская: Клод Леві-Строс
български: Клод Леви-Строс
کوردیی ناوەندی: کلۆد لێڤی-شترۆس
Bahasa Indonesia: Claude Lévi-Strauss
Lëtzebuergesch: Claude Lévi-Strauss
македонски: Клод Леви-Строс
norsk bokmål: Claude Lévi-Strauss
ਪੰਜਾਬੀ: ਲੇਵੀ ਸਤਰੋਸ
srpskohrvatski / српскохрватски: Claude Lévi-Strauss
Simple English: Claude Lévi-Strauss
slovenščina: Claude Lévi-Strauss
српски / srpski: Клод Леви-Строс
українська: Клод Леві-Строс
Tiếng Việt: Claude Lévi-Strauss