Clase Scorpène

Clase Scorpène
Scorpene malaisien 2 vue de trois quart arriere 2.jpg
El Tunku Abdul Rahman, primero de los Scorpène malayos.
País productor
Bandera de Francia Bandera de España Bandera de IndiaBandera de Brasil
Datos generales
Astillero• DCNS (Burdeos)
Navantia Cartagena
• Arsenal de Marinha Río de Janeiro
• Mazagons Docks de Bombay
Países en servicioActivos:
Bandera naval de Chile Armada de Chile: 2
Bandera naval de Malasia Armada Real Malaya: 2
En construcción:
Bandera naval de India Marina india: 6
Encargados:
Bandera naval de Brasil Marina de Brasil: 4
TipoSubmarino SSK de 5ª generación
Estadísticas
Primera unidadGeneral O'Higgins (SS-23)
Última unidadTun Razak
Clase anteriorClase Agosta
Clase posteriorN/A
Periodo construcción2004 -
Periodo servicio2008 -
Unidades en construcción4
Unidades planteadas14
Unidades puestas en grada8
Unidades botadas6
Unidades concluidas5
Unidades activas4
Características de la clase
Desplazamiento en inmersión1668 t
Eslora66,4 m
Manga6,2 m
Calado5,8 m
Sensores• Radar de navegación
• Dirección de tiro tipo SUBTICS
• Equipo de ESM Argo 900
• Sonar de ataque en el casco.
Armamento• 6 tubos lanzatorpedos
• 18 torpedos
• 4 Misiles Harpoon o Exocet
PropulsiónDiésel-Eléctrica
• 4 motores diésel
• 1 motor eléctrico principal
• 1 hélice
Potencia3005 kW
Potencia de inmersión3810 kW
Velocidad12 nudos
Velocidad en inmersión21,5 nudos
Autonomía12 000 km a 8 nudos
Tripulación31 personas
[editar datos en Wikidata]

La clase Scorpène (escorpena o pez escorpión en francés) la forman submarinos de distintas armadas del mundo, pues proviene de un proyecto conjunto hispano-francés de buena acogida internacional por las compras encargadas por otros países.[1]​ Está considerado un submarino de quinta generación[cita requerida].

Diseño y construcción

La clase Scorpène es un proyecto que admite muchos cambios y mejoras a lo largo de su diseño y fabricación, ya que fue pensado para exportarlo y, por lo tanto, adaptarlo a las necesidades de las marinas compradoras.

La clase está diseñada para lanzar torpedos de distintos tipos, según el cliente, contramedidas, minas y misiles de crucero. Además se le puede incorporar una propulsión independiente del aire, que le otorga una autonomía sumergido de algunas semanas en lugar de algunos días (según el autor Chris Chant esto le hace pasar de la categoría de sumergible a la de submarino aún sin llegar a la autonomía de los submarinos nucleares).[1]

A la escasa producción de ruidos de todos los submarinos convencionales, la Clase S-80 ha sido aún más silenciada con pocos salientes exteriores, hidrodinámica mejorada, hélice optimizada, cubiertas suspendidas, montaje de amortiguación y uso de doble montaje elástico en las máquinas.[1]

También se ha aumentado mucho el grado de automatización con control automático de timones, hidroplanos y propulsión, además de vigilancia continua de posibles emergencias como incendios, fugas, etc.[1]