Clase Descubierta (1955)

Clase Descubierta
Atrevida F61 PA61.jpg
Corbeta Atrevida (F-61), al final de su vida operativa, ya reclasificada como patrullero de altura
País productor
Bandera de España
Datos generales
AstilleroBazán (Cartagena)
Bazán (San Fernando)
TipoCorbeta ASW
Estadísticas
Primera unidadDescubierta
Última unidadVilla de Bilbao
Clase anteriorN/A
Clase posteriorClase Descubierta (1978)
Periodo servicio1954-1992
Unidades concluidas6 (5 de ellas modernizadas)
Unidades desguazadas6
Características de la clase
Desplazamiento• Original: 1101 t apc
• Modernizado: 1136 t apc
Eslora75,5 m
Manga10,2 m
Calado• Original: 3 m
• Modernizado: 4,1 m
SensoresModernizado:
• Radar: SPS-5B de superficie
• Sonar: QHB-a de caso
• Dirección de tiro: Mk51
ArmamentoOriginal:
• 1 cañón de 105 mm
• 4 cañones AA de 37 mm/80
• 2 morteros
• 2 varaderos para cargas de profundidad
Modernizado:
• 1 cañón de 76,2 mm/50 Mk26 DP
• 3 cañones Bofors AA de 40 mm/70
• 2 Erizos Mk 11 ASW
• 8 morteros Mk 6
• 2 varaderos Mk 9 para cargas de profundidad
Propulsión• 2 diésel Sulzer 6-MD/42-50
• 2 hélices
Potencia3200 cv
Velocidad18 nudos
Tripulación• Original: 113 hombres
• Modernizado: 132 hombres

Las antiguas corbetas clase Descubierta (no confundirlas con la clase Descubierta construida en los años 80) fueron unos escoltas costeros sencillos y económicos de la Armada Española, que a pesar de su sencillez dieron bastantes quebraderos de cabeza a la industria para construirlas.

Historia

Corbeta Princesa (F-62)

La experiencia obtenida con la cabeza de la clase permitió hacia 1955 que el resto de los buques pudiesen comenzar a entrar en servicio en unas condiciones dignas. Sin embargo, se pensó incluirlas en el Programa de Modernización de 1955, con lo que, respetando su casco y maquinaria originales, se obtuvo de forma rápida una serie de cinco escoltas ligeros. El único buque no modernizado fue el cabeza de clase, que sufrió en su construcción los problemas de falta de material de la España de la postguerra, por lo que se consideró inútil modernizarlo.

Los nombres con que fueron bautizadas dichas corbetas ya los habían ostentado con anterioridad otros navíos en la Armada. En el siglo XVIII, dos corbetas se habían llamado Descubierta y Atrevida: mandada la primera por el capitán Malaspina, y la segunda bajo el mando de José Bustamante, ambas realizaron una expedición científica por el Atlántico y el Pacífico. En la Armada de mediados y finales del siglo XVIII también existieron tres Princesa y dos Diana; y por último, ya más recientemente, dos corbetas escuela lucieron los nombres de Nautilus, a bordo del cual dio la vuelta al mundo el capitán de navío Fernando Villaamil y de Villa de Bilbao, esta última un velero botado en 1846 de 1.312 tn. y treinta cañones.