Clan escocés

Localización tradicional de los clanes de Escocia que incluye la división entre las Tierras Bajas y Tierras Altas.

Un clan escocés —del gaélico clann, «descendientes, hijos»[1]​— es, entre los habitantes de Escocia, un grupo social estructurado relacionado por parentesco. Los clanes proporcionan un sentimiento de identidad común por ascendencia a sus miembros, y hoy en día tienen una estructura oficial reconocida por el Tribunal del Lord Lyon, organización encabezada por la figura del Lord Lyon King of Arms, uno de los Grandes Oficiales de Estado de Escocia, y que se encarga de la regulación de la heráldica escocesa y sus escudos de armas. La mayoría de los clanes cuentan con patrones propios de tartán, habitualmente adoptados en el siglo XIX, cuyos miembros pueden añadir al diseño de los kilts u otras prendas.

La imagen moderna de los clanes, cada uno con su tartán y territorios específicos, fue promovida por el autor escocés Sir Walter Scott y otros autores de su época. Históricamente el diseño de los tartanes se asociaba con los distritos de las Tierras Bajas y de las Tierras Altas —conocidas como Lowlands y Highlands respectivamente en inglés, denominaciones usadas con frecuencia también en español—, cuyos tejedores tendían a desarrollar los patrones textiles preferidos en esos distritos. Mediante un proceso de evolución social, los clanes o familias de importancia en un distrito en particular vestían el tartán que lo identificaba, lo que convertía en cuestión de tiempo que la comunidad se sintiera identificada con él.[2]

Muchos clanes tienen su propio jefe del clan; aquellos que no lo tienen son conocidos como clanes armígeros. Los clanes normalmente se identifican con áreas geográficas controladas originalmente por sus fundadores, áreas que a veces incluyen un castillo ancestral y donde se llevan a cabo reuniones del clan que forman parte de la escena social de la región. El encuentro más importante de los últimos tiempos fue The Gathering 2009, que incluyó una «convención de clanes» en el Parlamento de Escocia.[3]

Es una confusión habitual pensar que todo aquel que lleva el nombre del clan es un descendiente lineal de los jefes.[4]

Muchos de los miembros de los clanes eran arrendatarios que servían como mano de obra para los líderes del clan.[5]

Organización del clan

Pertenencia al clan

Representación romántica de jefes de clan de las Tierras Altas con tartanes de los Stewart y los Gordon, 1831.

La palabra clan deriva de la palabra gaélica clann, cuyo significado es hijo o descendiente.[8]

Según el antiguo lord Lyon, sir Thomas Innes of Learney, un clan es una comunidad que se distingue por su heráldica y por ser reconocida por el soberano. Learney consideraba que los clanes eran una «incorporación a la nobleza», pues las armas portadas por un jefe del clan las concedía o las reconocía de un modo u otro el lord Lyon como representante de la Corona, otorgándole por tanto el reconocimiento del rey al clan al completo. A los clanes con jefes reconocidos se les considera, por tanto, una comunidad de la nobleza según las leyes escocesas. De la misma manera, un grupo sin jefe reconocido por el soberano, a través del Lord Lyon, no disfruta de reconocimiento oficial según estas leyes. Se espera de aquellos que se postulen como jefe del clan que el Lord Lyon los reconozca como herederos de pleno derecho ante las armas simples —también llamadas puras o llanas, es decir, sin brisura— del antepasado del clan de quien el postulante busca que se le reconozca como jefe. Un jefe del clan es, de hecho, la única persona con la potestad de portar las armas simples del antepasado fundador de este. Se considera al clan como heredad del jefe y su escudo de armas es el blasón del clan como «sociedad nobiliaria». Según las leyes escocesas se reconoce al jefe del clan como su dirigente y sirve como representante legítimo de su comunidad.[10]

Históricamente un clan estaba formado por cualquiera que viviese en los terrenos del jefe con su permiso, o en los terrenos de aquellos que le hubieran jurado lealtad. Con el tiempo y los constantes cambios en los «lazos del clan», las migraciones y los cambios de régimen, los clanes terminaban por estar compuestos por un gran número de miembros sin relación de sangre entre ellos y con distintos apellidos. A menudo aquellos que vivían en las propiedades de jefe acababan por adoptar el apellido del clan; también era habitual que el jefe aumentase el tamaño del clan al adoptar a otras familias, derecho que también le permitía exiliar a cualquiera de este, incluidos los miembros de su propia familia. Hoy en día se considera automáticamente que cualquiera que lleve el apellido del jefe es miembro de su clan, pertenencia que también se otorga a quien jure lealtad a dicho jefe a menos que este decida no aceptarla.[11]

La pertenencia al clan se tranfiere mediante el apellido,[11]​ También es problemático el hecho de que varios clanes pueden compartir un sept, y a veces queda a decisión del individuo usar su historia o genealogía familiar para encontrar el clan correcto al que está asociado.

Diversas sociedades de clanes han conseguido que les sean concedidos escudos de armas. En dichos casos, tales armas son diferentes de las del jefe, como en los casos de los armígeros del clan. El antiguo Lord Lyon King of Arms, Thomas Innes of Learney, afirmaba que dichas sociedades, según el derecho de armas, reciben la consideración de «ramas indeterminadas».[14]

Autoridad de los clanes: dùthchas y oigreachd

La tradición de los clanes incluía dos conceptos de patrimonio complementarios pero diferentes. Estos eran, en primer lugar, la herencia colectiva del clan, conocida como su dùthchas, que se refería a su derecho normativo para establecerse en los territorios a los que los jefes y la baja nobleza —conocida en Gran Bretaña como gentry— al frente del clan ofrecían tradicionalmente protección.[15]

El segundo concepto era la aceptación tácita de la concesión de cartas o títulos de la Corona y de otros poderosos terratenientes a los jefes de clan, caudillos y lairds —dueños de propiedades que no pertenecían a la nobleza— que definían la hacienda en la que estaba instalado el clan.[15]

Los clanes, las leyes y el proceso legal

La Copa Dunvegan, la Bandera de las Hadas y el Cuerno de Sir Rory Mor, reliquias familiares de los MacLeod de Dunvegan, foto anterior a 1927.

El concepto de dùthchas mencionado fue el preponderante durante la Edad Media, pero con el paso del tiempo el concepto de oigreachd pasó a ser el dominante, especialmente a partir de la Edad Moderna.[15]

El proceso legal de más importancia usado entre los clanes para zanjar disputas civiles y criminales era el arbitraje, en el que ambas partes exponían sus argumentos ante un grupo de notables del clan supervisado por el jefe del clan.[15]

Lazos sociales

Las formas más importantes de vínculo social entre clanes eran el fosterage y el manrent.[16]

En el caso del manrent se trataba de un contrato vinculante de vasallaje entre cabezas de familia, propio de Escocia entre los siglos XV y XVII, que buscaban la protección territorial del jefe pero sin llegar a vivir en las propiedades de la elite del clan.[16]

La tercera forma de vinculación eran las alianzas matrimoniales, que reforzaban los lazos con los clanes vecinos además de con familias dentro del territorio del clan.[16]

Administración del clan

Los tacksmen eran los encargados de reunir las rentas, conocidas como calps por aquellos que vivían en las fincas del clan.[17]

Disputas de clanes y desórdenes

Cuando el oighreachd, las tierras propiedad de la elite del clan o fine, no se ajustaba a la herencia comunal del dùthchas, los terrenos del clan como colectivo, se producían disputas territoriales y enfrentamientos.[18]

Los combates se vieron agravados por la implicación de los clanes escoceses en las guerras entre los gaélicos irlandeses y la monarquía inglesa de los Tudor durante el siglo XVI.[19]

También fueron de importancia los enfrentamientos entre clanes durante las guerras civiles de la década de 1640 aunque para ese momento los jefes y los miembros dirigentes de la gentry preferían cada vez con más frecuencia resolver las disputas locales acudiendo a los tribunales.[20]

Border reivers asaltan la Gilnockie Tower, por G. Cattermole.

El robo de ganado, conocido como reiving, fue una práctica común antes del siglo XV.[20]

Other Languages
brezhoneg: Klann (Bro-Skos)
català: Clan escocès
čeština: Skotské klany
English: Scottish clan
français: Clan écossais
עברית: שבט סקוטי
hrvatski: Škotski klan
italiano: Clan scozzese
lietuvių: Škotijos klanai
português: Clã escocês
Scots: Scots clan
srpskohrvatski / српскохрватски: Škotski klan
українська: Клани Шотландії