Clásico del fútbol mexicano

El Clásico de Clásicos
Estadio Azteca
Estadio Chivas
Estadios del América ( Azteca) y del Guadalajara ( Chivas).
Datos generales
País Flag of Mexico.svg México
Equipos
involucrados
Club América
Club Deportivo Guadalajara
Fundaciones
Enfrentamientos
Total de encuentros 226
Victorias
  • América (81)
  • Guadalajara (73)
  • Empates (72)
Primer
enfrentamiento

1 de agosto de 1943
( Copa México)

  • Guadalajara 1-0 América
Último
enfrentamiento

27 de noviembre de 2016
(Liguilla)

  • Guadalajara 0-1 América
Máximas Goleadas
América 7:2 Guadalajara
20 de febrero de 1944 (Liga 1943-44)
Guadalajara 7:0 América
22 de agosto de 1956 (Liga 1956-57)
[ editar datos en Wikidata]

El Clásico del Fútbol Mexicano, popularmente conocido en México como "El Clásico de Clásicos" o "El Clásico Nacional",[3] de la historia del fútbol mexicano, el Club América y el Club Deportivo Guadalajara.

También son los equipos más tradicionales de sus respectivas ciudades, Ciudad de México y Guadalajara. La rivalidad entre estos dos equipos surge a finales de los años 1950, específicamente el 12 de noviembre de 1959 en un partido que ganó el Guadalajara por 2-0 y había levantado mucha expectativa debido a unas declaraciones hechas por el entrenador azulcrema burlándose del cuadro tapatío en el partido anterior donde el América ganó 2-0.[4]

Algunos de los factores que incentivaron, no solo el nacimiento de la rivalidad, sino su alcance como Clásico nacional, fueron: diversos acontecimientos dentro y fuera de la cancha protagonizados por sus jugadores y entrenadores, la rivalidad entre el interior de la república (representado por la ciudad de Guadalajara) y la capital del país, el impulso mediático de rivalidades como mexicanos contra extranjeros, villanos contra héroes, etcétera, promovidas a partir de la compra del América por parte de Telesistema Mexicano y evidentemente el encumbramiento de ambos clubes como las instituciones más exitosas y populares de este país.[5]

En 1959, Emilio Azcárraga Milmo heredero propietario de Telesistema Mexicano, la empresa que hoy es Televisa, adquiere al equipo América y a partir de ese momento se buscó hacer una promoción intensa para que el equipo se arraigara en la sociedad mexicana.

Durante la década de 1960 el Guadalajara atravesaba por su mejor época, conocida como la era Campeonísimo, América buscó crear una antagonía y hacer que el partido se considerara un clásico, utilizando la figura de personajes como Fernando Marcos para crear un cierto "Pique" entre instituciones. La bronca que se generó en el estadio Olímpico de Ciudad Universitaria, en 1962, fue el punto cumbre para que la rivalidad llegará a arraigarse.

Historia

Los primeros encuentros

El primer partido disputado entre estas escuadras se remonta al 10 de octubre de 1926, fue en una gira que realizó el conjunto crema a la capital jalisciense donde disputó una serie de tres partidos. Ese primer partido realizado en el campo Guadalajara, terminó con un resultado de empate a un gol con goles del "Chato" Aceves por parte del Guadalajara y Guillermo Hyder por parte del América.

Un día después el lunes 11 de octubre en los terrenos del Paradero, el marcador del partido fue un 2-1 a favor del Guadalajara, encuentro el cual empezó ganando el conjunto capitalino por medio de un gol de Ignacio de la Garza, pocos minutos después llegaría el empate, y después de un penal marcado por el árbitro Juan Satústregui, Anastasio Prieto anotaría el gol de la victoria.

Se volvieron a enfrentar el 12 de octubre de 1926 y una vez más el Guadalajara se alzó con la victoria con un marcador de 2-1, marcaron Cortina y Prieto por los rayados y Rafael Garza Gutiérrez vía penal por los cremas.[6]

De manera oficial, el primer encuentro registrado fue el 1 de agosto de 1943 en un partido del torneo de la Copa México donde el equipo rojiblanco derrotó a los azulcremas por marcador de 1-0.[5]

En liga el primer partido fue el 16 de enero de 1944 durante la primera vuelta de la temporada 1943- 44, escenificado en el Parque Oblatos y con resultado 3-1 en favor del equipo local. La revancha sobrevino el 20 de febrero de 1944 en el Parque Asturias, presentándose la primera goleada en este tipo de duelos, el equipo capitalino obtuvo el triunfo con un marcador de 7-2 sobre los tapatíos.

Génesis del Clásico

Finales de Copa México

El 6 de mayo de 1954 se jugó el primer partido de final de cualquier torneo, entre América y Guadalajara; esto con motivo de la Copa México 1953-54. En este duelo de ida de la serie final en el Parque Oblatos el resultado fue de empate 1-1. El juego de vuelta se disputó el 12 de mayo en el Estadio Olímpico de la Ciudad de los Deportes, cuyo resultado y desenlace resultaron dramáticos. El empate 0-0 en el tiempo reglamentario obligó a jugar tiempos extras, durante los cuales fue expulsado el portero americanista Manuel Camacho, por lo que el delantero Eduardo Palmer se puso el suéter de portero; goles de Raúl "La Pina" Arellano y J. Santiago pusieron un definitivo 1-1, obligando a los penales. En aquellos tiempos el reglamento establecía un único tirador para la serie; los tiradores fueron Emilio Fizel (acertó 3 disparos) por América y Juan Jasso (solo anotó 1) por Chivas. Él cuadro capitalino se coronó campeón de Copa México por primera vez desde 1937-38

El 6 de marzo de 1955 se jugó a partido único, disputado en el Olímpico de la Ciudad de los Deportes, la gran final de la Copa México 1954-55, donde nuevamente se impuso América al Guadalajara, esta vez con victoria final de 1-0 con gol de Manuel Cañibe.[8]

La disputa por el título 1959-60

Pero no fue hasta finales de los años 50’s que a este encuentro se le empezó a denominar clásico, cuando en la temporada 1959-60 ambos clubes disputaban los primeros lugares de ese torneo, América enfrentó consecutivamente de visita a los tres clubes de Guadalajara, el primero fue ante el Oro al que derrotó 2-0, luego se midió al Atlas para vencerlo también 2-0 y en el último enfrentó al CD Guadalajara, conjunto al que le impuso el mismo marcador el 5 de agosto de 1959 en el Parque Oblatos donde por cierto también terminó la condición de invicto que ostentaba el rebaño. Al terminar el encuentro ante el Guadalajara el entrenador de los entonces millonetas, Fernando Marcos declaró: “América no viene a Guadalajara a ganar, eso es rutina. Nosotros venimos para cambiarle el número de su teléfono de larga distancia. Así es que ya lo saben mis amigos: cada que quieran llamar a Guadalajara marquen dos cero, dos cero, dos cero o el 20-20-20. Cortesía del América", esta declaración despertó la rivalidad que prevalece hasta nuestros días.[9]

Para el siguiente encuentro se despertó gran expectación por parte de los aficionados por las declaraciones realizadas por el entrenador americanista, el partido se realizó el 12 de noviembre de 1959 en el Estadio Olímpico de Ciudad Universitaria, donde el rebaño pudo cobrar la afrenta y derrotó a los azulcremas por marcador de 2-0. En esta fecha se fincó lo que ahora es el llamado “Clásico Nacional”, motivado por el tremendo pique de los entrenadores Fernando Marcos y Arpad Fekete.[5]

Duelos de Campeón de Campeones

Dos finales enfrentaron al América y las Chivas durante la década de los 60 y correspondieron a la disputa del Campeón de Campeones, las dos con circunstancias iguales; a partido único disputado en el Estadio Olímpico Universitario, con América como campeón de Copa México, con Guadalajara como campeón de Liga, y las dos con triunfo para el Guadalajara, esto en las temporadas 1963-64 y 1964-65.[10]

La primera se efectuó el 26 de abril de 1964, con resultado de 2-0, anotaciones de Salvador Reyes y Javier Barba. La segunda y que acrecentó el nombre de clásico fue el 14 de marzo de 1965 de nuevo en dicho encuentro se generó una de las broncas más grandes entre estos equipos y tras ser expulsado el defensa Guillermo "Tigre" Sepúlveda se quitó la playera rojiblanca y se la mostró a la banca americanista diciéndole a los jugadores Cremas: "con esta tienen para sentir miedo...".[7]

Desde el inicio de los enfrentamientos en torneos de liga el Guadalajara dominó al América hasta la década de los 60’s, teniendo mejores resultados durante la época del Campeonísimo, donde hasta ese entonces se habían enfrentado en 54 ocasiones con 31 victorias para las Chivas, 10 para los Cremas y 13 empates. Esto incluyó la mayor goleada en la historia del Clásico de clásicos el 22 de agosto de 1956 en el Parque Oblatos, durante la jornada 8 de la temporada 1956-57 que terminó 7-0 en favor del Guadalajara.[13]

Década de los años 1970

En este periodo, sobresalieron de manera especial sus primeras confrontaciones en la fase final conocida como liguilla. Las cuales ocurrieron en la temporada 1976-77, torneo en el que la fase final se jugó dividiendo a los 8 equipos calificados en 2 grupos de 4, jugando todos contra todos a visita reciproca. América y Guadalajara dividieron victorias como visitante (1-2 y 0-1 respectivamente). El América pudo emparejar un poco los enfrentamientos en la liga durante la década de los 70´s, donde el Guadalajara no consiguió ningún título, y vivió algunas de sus peores rachas enfrentando a su acérrimo rival, incluida una goleada 5-2 en el estadio Azteca.

Década de los 1980

Semifinal 1982-83

El América de la temporada 1982- 83 realizó una de las mejores actuaciones en la historia de la temporada regular, al concluir el torneo con 26 victorias, 9 empates y 3 derrotas en 38 juegos, 69 goles a favor y 27 en contra, liderando con ello en ofensiva y defensiva el campeonato y un total de 61 puntos. Implantando con los números anteriores los récords de más victorias, más triunfos como local (17), más puntos y mayor porcentaje de efectividad (80.26% de los puntos disputados). Su paso por la temporada regular, pareció refrendado al imponerse con global de 6-0 al Atlético Potosino en la ronda de cuartos de final, e incluso en la semifinal de ida jugada en el Jalisco al derrotar 2-1 al Guadalajara, sin embargo la historia cambiaria drásticamente.

El 22 de mayo de 1983 en el estadio Azteca se escenificó una de las broncas más memorable en la historia del fútbol mexicano; Chivas necesitaba ganar de visitante al líder general y el mejor local del torneo para pasar a la final. Los ánimos se caldearon desde temprano en el partido. A los tres minutos Samy Rivas de las Chivas, y Cristóbal Ortega saltaron por un balón, el americanista recibió un codazo en el rostro y salió lesionado. A los 12 minutos fue expulsado Alberto Guerra técnico del cuadro jalisciense. Norberto Outes goleador del local salió expulsado al 25 luego de soltar un puñetazo a Eduardo Cisneros, quien previamente lo había derrumbado con una patada por detrás. En el conato de bronca que sucedió a la expulsión, un jugados tapatío, Javier Cárdenas, fue expulsado luego de golpear a Mario Trejo, esa primera bronca duró 9 minutos y nadie más salió expulsado. Guadalajara con un mejor juego, consumo la hazaña y con goles de Ricardo "Snoopy" Pérez a los 44, Demetrio Madero a los 45 y Samy Rivas a los 88 pusieron el marcado 3-0 y la hecatombe apareció. Roberto Gómez Junco se burló frente a la banca local, indicando con los dedos los 3 goles del marcador, sus compañeros suplentes lo secundaron y Hugo De Anda, preparador físico del equipo capitalino se fue contra de ellos. Todos contra todos por más de 20 minutos, salvo los técnicos, uno expulsado y el otro inamovible de su lugar en la banca ( Carlos Reinoso; jugadores, cuerpo técnico, directivos y personal de seguridad e incluso algunos aficionados. Edgardo Codesal, árbitro del encuentro ya había dado por terminado el juego, cuando la bronca rebaso los 5 minutos. Las consecuencias deportivas perjudicaron más al Guadalajara que sufrió la expulsión de 7 jugadores por dos partidos, situación que afectó en la final contra Puebla, que terminó perdiendo en penales 7-6.[14]

Gran Final 1983-84

Por primera (y hasta la fecha única) vez en la historia del Campeonato de Liga la serie de gran final fue protagonizada por el Clásico de clásicos. América llegó como líder general de la temporada regular (con números menos espectaculares que la temporada anterior) y luego de vencer en cuartos de final y semifinales a Monterrey y Cruz Azul respectivamente. Mientras que Guadalajara llegó como cuarto lugar de la tabla y después de eliminar en cuartos de final a Tecos de la UAG y a Pumas de la UNAM en semifinales.

El juego de ida se disputó el 7 de junio de 1984 en la cancha del Estadio Jalisco. América se puso al frente con goles de Carlos Hermosillo al minuto 9 y Mario Trejo al 63; sin embargo Guadalajara, emulando lo hecho en la semifinal del torneo pasado remonto la desventaja y consiguió el empate a dos tantos por conducto de Eduardo De la Torre al 79 y Néstor De la Torre al 82.

El juego de vuelta se disputó el domingo 10 de junio de 1984 en el Estadio Azteca. Guadalajara tuvo la oportunidad de abir el marcador después de que Armando Manzo cometiera penal sobre Ricardo "Snoopy" Pérez al minuto 26 y saliera expulsado; sin embargo el penal fue atajado por el portero americanista Héctor Miguel Zelada. Con un hombre menos América se puso arriba en el marcador al segundo tiempo con goles de Eduardo Bacas (57´) y Alfredo Tena (65´), Fernando Quirarte acerco al cuadro rojiblanco al minuto 85, pero Javier Aguirre anotó al 90 el definitivo 3-1, con lo cual América se coronó campeón de liga, derrotando a su acérrimo rival.[15]

Copa de Campeones de la CONCACAF 1985

Por primera vez en la historia el clásico nacional se disputó en un torneo internacional, esto con motivo de la fase final de la Copa de Campeones de la Concacaf 1985 jugada en el Memorial Coliseum de Los Ángeles. El primer juego fue el 9 de abril de 1985 con resultado de 3-1 a favor de las "Águilas" y el segundo el 23 de abril con marcador de 1-1.

Década de 1990

En el inicio de esta década, salvo la serie semifinal de 1990-91 (que ganó América con global 5:0), la mayor parte de los encuentros carecieron de goles y emociones al grado de registrar por primera vez estadios sin lleno cuando se jugaba este duelo. En la temporada 1994-95 con un Guadalajara plagado de figuras, luego de la reestructuración iniciada por la Promotora Deportiva; y un América de fútbol ofensivo, y espectacular comandado por el ex técnico tricampeón con Real Madrid, Leo Beenhakker, protagonizaron uno de los clásicos más espectaculares de la historia. El 13 de noviembre de 1994 en la cancha del estadio Jalisco, América superó con marcador de 4:3 al «Rebaño sagrado» luego de ir perdiendo 2:3, Kalusha, Biyik, Luis Roberto Alves «Zague» y Cuauhtémoc Blanco marcaron por los de Coapa. Ramón Ramírez en dos ocasiones y Daniel Guzmán anotaron por el Rebaño Sagrado. Las «Águilas» hilaron nueve fechas sin perder y se ubicaron en primer lugar de la tabla general.[16]

En contraste, el 25 de agosto de 1996 en una de las mejores actuaciones del Guadalajara y de las peores del América, se produjo una goleada histórica en el estadio Jalisco favorable al «chiverío» de 5:0, misma que le costó el puesto de entrenador del América, Ricardo La Volpe.

Correspondió al clásico de México el honor de protagonizar el primer partido de Copa Libertadores para clubes mexicanos de la historia, el 4 de marzo de 1998 en el Estadio Jalisco, con triunfo 1:0 para el visitante, con gol de Alberto García Aspe. El segundo duelo de grupo que los enfrentó en el Azteca terminó con victoria 2:0 también para el conjunto americanista.

Other Languages