Clásico All Boys-Nueva Chicago

Clásico All Boys-Nueva Chicago
Chivilcoy.JPG
Tribuna Republica de Mataderos.JPG
Tribunas populares de All Boys y de Nueva Chicago.
Datos generales
Ciudad o regiónBuenos Aires, Argentina
Primer partido30 de octubre de 1937 
All Boys 4:4 Nueva Chicago
Último partido2 de octubre de 2017 
Nueva Chicago 2:0 All Boys
Estadísticas
Partidos jugados98 (Profesionalismo)
HistorialAll Boys: 34
Nueva Chicago: 30
Empates: 34
Mayor goleada de All BoysAll Boys 6:1 Nueva Chicago 
1949
Mayor goleada de Nueva ChicagoNueva Chicago 6:1 All Boys 
1947
Jugadores
Más partidosJacobo Danón (All Boys)
Feliciano Moure (All Boys) (12 partidos)
Más golesRoberto Amorisa (All Boys) (7 goles)

El clásico All Boys-Nueva Chicago, también llamado Superclásico del Ascenso, es el partido del fútbol argentino que enfrenta a dos clubes del oeste de la ciudad de Buenos Aires, All Boys y Nueva Chicago.

Es de destacar que ambas entidades no tuvieron la oportunidad de enfrentarse durante el profesionalismo en Primera División ya que All Boys estuvo en la máxima categoría desde 1972 hasta 1980 y desde 2010 hasta 2014, y Nueva Chicago en 1981 y 1982, desde 2001 hasta 2003, en 2006 y 2007 y en 2015.

El clásico lleva 98 ediciones oficiales desde 1935.

Historia

Origen

La rivalidad entre los clube surgió por razones distintas y con el correr de los años se fue asentando como uno de los grandes clásicos del Ascenso. Ambos se afiliaron para jugar los torneos oficiales de 1913; All Boys lo hizo en la tercera categoría de la Federación Argentina de Football y Nueva Chicago en la segunda división de la Asociación Argentina de Football. El primer encuentro se remonta al año 1919, y tuvo lugar el 31 de agosto. En aquel año, los dos equipos peleaban por la punta de la Zona oeste de la División Intermedia, una categoría inferior a la Primera División de Argentina. El duelo concluyó con triunfo del equipo Verdinegro, que hizo de local en su estadio. La primera victoria del Albo llegó en 1924 y en Primera División. All Boys ganó 2 a 1, en su antiguo estadio.

La fuerte rivalidad se consolidó en 1928. A partir de ese año, este cruce pasó a considerarse un clásico, con la curiosidad de que se denominó de esa manera con la realización de un partido “amistoso” en el estadio de Estudiantil Porteño, que finalizó con un triunfo de All Boys por 3 a 2. Y allí la nota destacada fue que en cada gol los espectadores de uno y otro equipo se trenzaban no solo a golpes de puño, sino también se arrojaban botellas, piedras y todo objeto contundente que esté al alcance. La tarde, previsiblemente, culminó con una batalla campal entre hinchas de ambas entidades. La rivalidad entre Floresta y Mataderos comenzó a trasladarse a los equipos de los respectivos barrios.

Otro partido que quedó grabado en la historia fue el clásico de 1930, cuando los dos equipos, junto a Temperley, debieron definir en un triangular el ascenso a la Primera División. En esa oportunidad, el cuadro de Mataderos derrotó a un All Boys que llegaba casi sin chances de ascender, por 3 a 1 en el viejo estadio de River Plate. De este modo, consiguieron arribar a la máxima categoría.

Profesionalismo

Ya durante la etapa profesional se disputaron más partidos trascendentes, algunos definitorios por un ascenso, otros correspondientes a instancias decisivas dado que los clubes han coincidido en gran parte de esos años en la misma categoría. Las excepciones para que no se disputara el clásico aludieron al descenso o ascenso de uno u otro equipo.

En 1944 se registró otro hecho relevante en el itinerario del duelo entre los de Floresta y Mataderos. A provechando la creciente rivalidad entre los clubes, la AFA decidió realizar una fecha amistosa a beneficio de las víctimas del terremoto que sacudió la provincia de San Juan, en enero de ese año.

Ese mismo año, All Boys se dio el gusto de derrotar a su principal adversario e interrumpirle una racha de dos años sin derrotas en su estadio, venciéndolo por 5 a 3.

La década de los '60 estuvo plagada de partidos definitorios en la lucha por ascender. En 1964, All Boys disputó un torneo desempate donde logró ganarle a su rival 1 a 0 en el estadio de Huracán. De esta forma, se encaminó al ascenso. En 1966, en el octogonal por el segundo ascenso, Nueva Chicago venció por 4 a 2, lo que le aseguró la clasificación para la siguiente fase.

Esa década fue la mejor época para All Boys, cuando comienza a sacar una ventaja importante en el historial general, entre otras cosas porque se mantuvo sin perder por 12 partidos. También en esos años se inauguró el estadio de Avenida Álvarez Jonte y Mercedes, testigo de un invicto de 35 años ante el clásico rival.

El cuadro de Floresta ascendió a Primera División en 1972, por lo que no hubo enfrentamientos entre ambos clubes durante un tiempo. Luego de 9 años, el clásico se volvió a disputar en 1981, en la segunda categoría del fútbol argentino. En la década de los '80 se registraron otros partidos destacados, algunos por el juego y otros por los disturbios que, lamentablemente, empañaban el clásico y comenzaban a ser habituales en cada partido. En 1985, por caso, el encuentro finalizó en medio de grandes escándalos y cientos de detenidos.

Ya en la Primera B Nacional, la categoría instituida por AFA que tuvo como objetivo “federalizar” el fútbol, se registró la menor cantidad de partidos del historial ya que solo se disputaron 16.

El encuentro que se jugó el 16 de diciembre de 2000 fue el último antes de un largo paréntesis que mantuvo a los equipos en distintas categorías y se extendió hasta 2016.[1]

Actualidad

La década del 2000 fue un continuado de desencuentros, sin que coincidieran los dos clubes en la misma categoría. Luego de 15 años y 3 meses (un lapso que nunca había ocurrido en la historia), los clásicos rivales volvieron a enfrentarse el 26 de marzo de 2016, en el marco del campeonato de Primera B Nacional 2016, en un partido que se jugó en el estadio Islas Malvinas y terminó con la victoria del local por 5 a 2.[2]