Civilización cicládica

La civilización cicládica (también conocida como cultura cicládica o periodo cicládico) es una cultura arqueológica de la Edad del Cobre y del Bronce en las Cícladas, en el mar Egeo, abarcando aproximadamente el periodo del 3000 a. C. al 2000 a. C. En mitad del Egeo, entre las Espóradas y Creta, entre la península helénica y Anatolia, se halla el archipiélago de las Cícladas. Estas islas deben el nombre a su disposición aproximadamente circular (kyklos en griego significa círculo) en torno a Delos, la isla sagrada que vio nacer a Apolo. Son Míkonos, Paros, Milo o Milos, Sifnos, Amorgós, Tinos, Serifos o Serfanto y Santorini. En dichos islotes del Egeo floreció esta civilización anterior en casi 2.000 años a la griega, que dejó tras de sí cientos de figurillas de mármol, la mayoría figuras femeninas.

Historia

Figurilla de mujer embarazada ( tercer milenio a. C.).

La significativa cultura cicládica de la época Neolítica final y Edad del Cobre es mejor conocida por los ídolos femeninos lisos tallados, fuera de las islas, en mármol blanco puro, siglos antes de la gran " cultura minoica" de la Edad del Bronce Medio surgida en Creta, al sur. Dichas figuras han sido saqueadas de los enterramientos para satisfacer al creciente mercado de antigüedades cicládicas desde inicios del siglo XX.

Una característica cultural neolítica que amalgama elementos anatolios y del continente griego en el Egeo occidental antes del 4000 a. C., basada en el trigo ( triticum dicoccum) y cebada silvestre, ovejas y cabras, cerdos, y atunes que fueron arponeados desde pequeños barcos (Rutter). Sitios excavados como Saliagos y Cefala (en Ceos), que muestran signos de trabajo del cobre. Cada una de las pequeñas islas Cícladas mantienen no más de unos pocos miles de habitantes, aunque los modelos de barcos del cicládico final muestran que cincuenta remeros pudieron ser reunidos de comunidades dispersas (Rutter).

Sabemos que, por su posición geográfica que las sitúa como una especie de puente entre Europa y Asia, por la riqueza del subsuelo y por la relativa suavidad de su clima, las Cícladas fueron cuna de una notable civilización.

Nos consta que en el periodo Calcolítico, aproximadamente entre el 3000 a. C. y el 2000 a. C., aquella civilización se expresó con notable originalidad. Y ello a pesar de que la facilidad de comunicación con las zonas ribereñas del Mediterráneo ofrecía a los habitantes de estas islas la posibilidad de absorber toda clase de influjos culturales foráneos.

Sabemos que la civilización cicládica se mantuvo durante varios siglos después del 2000 a. C. Si bien, cuando la altamente organizada cultura palaciega de Creta surge, las islas declinan, con la excepción de Delos, que conservó su arcaica reputación como santuario durante el periodo de la civilización clásica griega (ver liga de Delos). Y más tarde cae bajo la cada vez más predominante influencia política y artística del continente griego.

La cronología de la civilización cicládica se divide en tres principales secuencias: cicládico inicial, medio y final. Al periodo inicial (ca. 3000 a. C.) le siguió el arqueológicamente oscuro cicládico medio (ca. 2500 a. C.). A finales del cicládico final (ca. 2000 a. C.) hubo una convergencia esencial entre el cicládico y la civilización minoica.

Pero el cicládico hunde sus raíces en tiempos aún más remotos. Quizá en el 7000 a. C. Prueba de ello es la difusión de la obsidiana de Milo. De esta isla provienen numerosos objetos cortantes de obsidiana encontrados en diferentes asentamientos prehistóricos del Mediterráneo oriental, especialmente en la costa turca y en Tesalia ( Grecia).
Bien es cierto, que esto sólo demuestra una frecuentación de la zona, que no supone necesariamente la existencia en ella de una base bien definida de civilización. De hecho, los primeros indicios de comunidades organizadas en las Cícladas no van más allá del 5000 a. C.
Y todavía en el Neolítico final, es decir, en la segunda mitad del cuarto milenio a. C., el grado de desarrollo de estas comunidades cicládicas parece limitado, sobre todo si lo comparamos con el de los centros del Oriente más inmediato: Anatolia, Siria, Canaán. Se trataría, según los datos que tenemos, de pequeñas aldeas de pescadores o de agricultores muy pobres.

Al comenzar la Edad del Cobre, todo empieza a cobrar relieve en las Cícladas. El desarrollo de las actividades marineras y el cultivo de la vid son el resorte que dispara la transformación de las estructuras económicas, sociales y culturales de los isleños.
Sus productos llegan a Grecia y a diversas regiones del Mediterráneo oriental. Hablaríamos de un verdadero despegue económico, que origina diferencias sociales.
Y todo esto en paz, pues los asentamientos, situados mayoritariamente en las costas, no están fortificados. Lo serán más tarde, cuando las Cícladas caigan en la órbita de Creta, más poderosa y organizada.
Estaremos entonces hacia el final del bronce Antiguo, es decir, en torno al año 2000 a. C.

Hay cierta tensión entre los sistemas de datación usados para la civilización cicládica, uno "cultural" y otro "cronológico." Los intentos de aunarlos conducen a varias combinaciones; la más común es resumida abajo.

Figurilla cicládica de mármol de la cultura Keros.
Cronología cicládica[1]
Fase Fecha Cultura Cultura
Contemporánea
del continente
Notas
Cicládico inicial I Grotta-Pelos
Cicládico inicial II Keros-Siros
Cicládico inicial III Kastri
Cicládico medio I (CMI). Filacopí
Cicládico medio II (CMII).
Cicládico medio III (MCIII).
Cicládico final I
Cicládico final II
Cicládico final II
Other Languages