Citoesqueleto

El citoesqueleto es un orgánulo y también es un entramado tridimensional de proteínas que provee soporte interno en las células eucariotas, organiza las estructuras internas e interviene en los fenómenos de transporte, tráfico y división celular. En las células eucariotas, consta de filamentos de actina, filamentos intermedios, microtúbulos y septinas mientras que en las procariotas está constituido principalmente por las proteínas estructurales FtsZ y MreB. El citoesqueleto es una estructura dinámica que mantiene la forma de la célula, facilita la movilidad celular (usando estructuras como los cilios y los flagelos), y desempeña un importante papel tanto en el tráfico intracelular (por ejemplo, los movimientos de vesículas y orgánulos) y en la división celular.

Tras el descubrimiento del citoesqueleto por el biólogo Keith Porter a principios de los años 80, el Dr. Donald Ingber consideró que, desde un punto de vista mecánico, la célula se comportaba de manera similar a estructuras arquitectónicas denominadas estructuras de tensegridad.[ cita requerida]

La evolución del citoesqueleto ha sido un motivo de estudio actual, a partir de éste enfoque se ha propuesto un modelo de evolución rápida conocido como el modelo de "complejidad temprana". Este modelo propone que a través de procesos de diversificación y especialización de moléculas ancestrales del citoesqueleto (proto-actina y proto-tubulina), se incrementó la complejidad del sistema en el último ancestro común de los eucariontes (LECA, por sus siglas en inglés "last eucaryotic common ancestor"). El incremento de complejidad en el LECA se produjo por un aumento en la cantidad de proteínas que conforman a cada uno de los filamentos, así como por la aparición de un gran número de proteínas motoras y accesorias.[1]

Mecanismos de movimiento celulares

Todas las células poseen movimientos celulares, como las corrientes citoplasmáticas, los movimientos de los organelos, los cromosomas, y los cambios de morfología celular durante la división.[2]

Existen dos mecanismos de movimientos celulares: el montaje de proteínas contráctiles como la actina y la miosina, y las estructuras motoras permanentes formadas por la asociación de microtúbulos (cilios y flagelos). La actina participa en el mantenimiento de la organización citoplasmática, la movilidad celular y el movimiento interno de los contenidos celulares. En algunos casos, el movimiento es producido por la interacción entre actina y miosina, por ejemplo, los movimientos musculares de los vertebrados. Los cilios y flagelos son estructuras largas, delgadas y huecas que se extienden desde la superficie de las células eucariotas. Los cilios son cortos y aparecen en grandes cantidades, los flagelos son largos y escasos. Solo están ausentes en unos pocos grupos de eucariontes (algas rojas, hongos, plantas con flor y gusanos redondos).[2]

Other Languages
العربية: هيكل خلوي
български: Цитоскелет
bosanski: Citoskelet
català: Citosquelet
کوردیی ناوەندی: پەیکەری خانە
čeština: Cytoskelet
Cymraeg: Cytosgerbwd
dansk: Cytoskelet
Deutsch: Cytoskelett
English: Cytoskeleton
Esperanto: Ĉelskeleto
euskara: Zitoeskeleto
français: Cytosquelette
עברית: שלד התא
hrvatski: Citoskelet
Հայերեն: Բջջակմախք
Bahasa Indonesia: Sitoskeleton
íslenska: Frymisgrind
italiano: Citoscheletro
日本語: 細胞骨格
한국어: 세포골격
Latina: Cytosceletus
Lëtzebuergesch: Zytoskelett
lietuvių: Citoskeletas
latviešu: Citoskelets
македонски: Цитоскелет
Nederlands: Cytoskelet
norsk bokmål: Cytoskjelett
occitan: Citoesquelèt
polski: Cytoszkielet
português: Citoesqueleto
română: Citoschelet
русский: Цитоскелет
srpskohrvatski / српскохрватски: Citoskelet
Simple English: Cytoskeleton
slovenčina: Cytoskelet
slovenščina: Citoskelet
српски / srpski: Цитоскелет
svenska: Cellskelett
Tagalog: Cytoskeleton
українська: Цитоскелет
Tiếng Việt: Bộ xương tế bào
中文: 细胞骨架