Circulación del agua en las plantas

La circulación del agua en los vegetales cumple la función de transportar nutrientes y otras sustancias como el agua, sales minerales, entre otros. Se realiza de un modo peculiar diferente al de los animales.

El agua circula, desde la raíz hacia las hojas por los vasos leñosos. Es absorbida por la raíz, a nivel de los pelos radiculares o absorbentes haciendo así que las plantas se nutran y dando a la planta su crecimiento.

Desplazamiento del agua

El agua se mueve en el interior del tilin de las plantas siguiendo las diferencias de potencial hídrico.

disueltos en el agua.

  • Potencial de Presión: es el relacionado con la presión que ejercen las paredes celulares vegetales contra la célula. Es máximo cuando alcanza la máxima turgencia y mínimo cuando alcanza el valor de plasmolisis incipiente.
  • Potencial mátrico: está relacionado con la absorción por capilaridad del agua.
  • Potencial gravitacional: es aquel relacionado con la fuerza de gravedad.

Así el agua viaja desde las zonas con mayor potencial hídrico hacia las zonas con menores potenciales. Una planta en un suelo óptimo (potencial hídrico cercano a 0  kPa) absorbe agua por las raíces, esta viaja por el xilema (savia bruta) hasta llegar a las hojas, donde se evapora y pasa a la atmósfera, la cual tiene un potencial hídrico realmente bajo (del orden de decenas de kPa negativo). Este proceso se llama transpiración. Así la mayoría del agua absorbida por la planta es evaporada en las hojas. Estas fuerzas de evaporación crean una tensión negativa que es la que "tira" del agua hacia las ramas superiores ya que el proceso capilar solo puede llegar a 100 m de altura. Por último existe otra fuerza que hace subir el agua por el xilema de la planta; es una presión positiva ejercida por la raíz que absorbe agua e iones, que disminuyen el potencial hídrico de la raíz con la consecuente entrada de agua por ósmosis desde el suelo que contiene nutrientes esenciales.

Other Languages