Cipriano de Valera

Cipriano de Valera
Retrato de Cipriano de Valera que aparece en La Biblia del Siglo de Oro (9 x 13).jpg
Retrato de Cipriano de Valera que aparece en La Biblia del Siglo de Oro.
Información personal
Nombre nativo (?)
Apodo "El hereje español"[2]
Nacimiento c. 1531/ 2
«Propiamente era natural de Valera la Vieja ( Nertobriga), no lejos de Fregenal de la Sierra»[1]
Fallecimiento d. 1602
Londres?
Nacionalidad Española
Lengua materna Español
Familia
Cónyuge Ann (contrajo matrimonio con Valera en 1563)
Hijos Juan Cipriano (hijo mayor del matrimonio, desarrolló una brillante carrera, siendo uno de los secretarios de confianza de Francis Walsingham; tras conseguir la nacionalidad inglesa el 11 de abril de 1583, pasó a llamarse John Cyprian de Cárdenas)[3]
Isaac
Judith
Educación
Alma máter Universidad de Sevilla
Información profesional
Ocupación Lingüista, teólogo, escritor y traductor de la Biblia Ver y modificar los datos en Wikidata
Seudónimo Cipriano de Valera
Lengua de producción literaria Español
Obras notables
* Dos Tratados ( Londres, 1588)
* Tratado para confirmar en la fe cristiana a los cautivos de Berbería ( Londres, 1594)
* Biblia del Cántaro ( Αmsterdam, 1602)
Firma Firma de Cipriano de Valera (3).png
[ editar datos en Wikidata]

En momentos de inestabilidad política o religiosa, Oxford ofreció su hospitalidad a eminentes estudiosos españoles como Cipriano de Valera, autor de la preciosa Biblia Castellana que, modernizada, todavía se sigue publicando […]

Palabras de Su Majestad el Rey a la comunidad académica al ser investido doctor «honoris causa» en Derecho civil por la Universidad de Oxford. Reino Unido (Oxford), 24 de abril de 1986.[4]

Cipriano de Valera ( Fregenal de la Sierra[6]​ fue un monje jerónimo y humanista, autor de la llamada Biblia del Cántaro ( 1602), considerada como la primera edición corregida de la Biblia del Oso de Casiodoro de Reina ( MontemolínBadajoz–, c. 1520- Fráncfort del MenoSacro Imperio Romano Germánico–, 1594) de 1569, conocida hasta hoy con la denominación de Biblia Reina-Valera.

Datos biográficos

Púlpito del Patio de los Naranjos de la catedral de Sevilla. Una inscripción recuerda que "en este sitio predicaron San Vicente Ferrer, San Francisco de Borja, el beato Juan de Ávila", etc.

Nada concreto se sabe de su vida hasta que estudia per sex annos[10]​ o llega al monasterio de San Isidoro del Campo, muy cerca de las ruinas de la antigua Itálica, en el actual término municipal de Santiponce.

En cuanto a su posible fecha de nacimiento, se puede deducir que este debió de producirse en torno a 1531 o 1532, según se desprende de la Exhortación al cristiano lector que encabeza su revisión de la Biblia de Reina, publicada en 1602:

Yo siendo de 50 años comencé esta obra: y en este año de 1602 en que ha plazido à mi Dios sacarla à Ia luz, soy de 70 años (edad es esta en que las fuerças desfallecen, Ia memoria se entorpece y los ojos se escurecen). De manera que he empleado 20 años en ella.

Respecto a su «apellido», cabe resaltar que los jerónimos tenían la costumbre de incluir el lugar de nacimiento como segundo componente del nombre religioso del profeso, lo que, a falta de datos documentales, lo relacionaría originariamente con los actuales restos arqueológicos de «Valera la Vieja» ( Nertobriga), ubicados en el término municipal de Fregenal de la Sierra ( Badajoz).[10]

De San Isidoro a Ginebra

Poco antes, había sido prior de San Isidoro García Arias, uno de los discípulos de Egidio. Reina lo alabaría por haber introducido "la luz de la verdadera religión" en el monasterio.[11]

Como afirma Bataillon, « España se nos muestra en Sevilla […] agitada por una predicación que no se podría llamar implícitamente protestante, que se deriva claramente del iluminismo erasmista, y que, entre 1535 y 1555, se adhiere a la justificación por la fe sin deducir de ella conclusiones fatales para los dogmas católicos».[12]

La capital andaluza se convierte así en un hervidero de grupúsculos (el propio Valera los cuantifica en cerca de ochocientos), donde el interés por el movimiento reformista (ni Gonsalvio ni Valera hablan de « luteranos»)[14]

El doctor Iua Ρerez de pia memoria año de 1556 imprimio el Testamento nuevo, y un Iulian Ηernandez movido por el zelo de hazer bien à su nación llevó muy muchos destos Testamentos, y los distribuyò en Sevilla año de 1557.

Cipriano de Valera. Exhortación al cristiano lector a leer la Sagrada Escritura. 1602.

Pero quizá ninguno tan conocido ni bien documentado como el de San Isidoro, donde no menos de 22 de sus cuarenta miembros son acusados de herejía.[15]

Entre los monjes, crece la sospecha de que la Inquisición sigue muy de cerca sus actividades. Pese al riesgo, se toma la decisión de dirigirse a Ginebra (por entonces, cobijo e inexpugnable bastión de la fe evangélica) a través de varias rutas.[16]

Ante tales expectativas, durante el verano de 1557, doce monjes huyen del monasterio: el prior Francisco Farías, el vicario Juan de Molina, el procurador Pedro Pablo, el prior del convento jerónimo de Écija o los frailes Antonio del Corro, Hernando de León, Casiodoro de Reina y el propio Cipriano de Valera.[18]

Inglaterra

Ya en Ginebra (donde permanece poco tiempo), va conociendo a los miembros del grupo de refugiados españoles, algunos de los cuales llevan en la misma desde septiembre de 1556 (el 1 de octubre de 1558 es admitido junto con otros siete compatriotas como «habitante» de la ciudad),[7]​ entre los que destaca el antes mencionado Juan Pérez de Pineda, así como a Juan Calvino, de quien traducirá La institución de la religión cristiana (1597), o Teodoro de Beza, con el que estudia Teología en la Academia calvinista de Lausana.

Pero será en Inglaterra donde resida desde su llegada –inmediatamente después de la coronación de Isabel I el 15 de enero de 1559 (5 de enero de 1559 jul.)–[6]

También por estos años participa en la redacción de la llamada Confesión española de Londres, fechada el 4 de enero de 1559 y presentada por Reina como prueba de la estricta ortodoxia de las comunidades protestantes española e italiana asentadas en Inglaterra, sospechas de opiniones discordantes sobre la Trinidad tras los escritos de Miguel Servet y Sebastián Castellion.[25]

Leiden

Terminada la Biblia, Valera y el impresor Lorenzo Jacobi se trasladan de Αmsterdam a Leiden a fin de presentar algunos ejemplares a Mauricio de Nassau y los Estados Generales de los Países Bajos. Jacobo Arminio les entrega una carta de recomendación para Juan Vittenbogaert, teólogo protestante en la ciudad. Dice así:

Allá pasan Cypriano de Valera y Lorenzo Jacobi a presentar al Sr. Conde y a los Estados Generales algunos ejemplares de la Biblia Española que han acabado de imprimir. Hay entre ellos alguna disensión, que compondréis, puesto que los dos se ponen en vuestras manos; es cosa de poco momento y así, con facilidad, los pondréis en paz, y más que ambos son amigos, que hasta aquí con suma concordia y conspirando a un mismo fin, han promovido aquella obra, y están resueltos a no perder esta amistad, por cuanto tiene el mundo. Procuraréis cuanto esté de vuestra parte, que Valera se restituya a Inglaterra con su mujer, provisto de una buena ayuda de costa. Yo he hecho por él aquí lo que he podido. Y a la verdad es acreedor a pasar el poco tiempo de vida que le resta con la menor incomodidad que sea posible. Αmsterdam y noviembre de 1602.[26]

«En 1602, tenía Valera la edad de setenta años, según él mismo dice en la Exhortación citada. […] Es lo cierto que desde el año de 1602 le perdemos absolutamente de vista».[27]

Últimos años y fallecimiento

No es totalmente seguro que Valera regresara a Inglaterra tras su estancia en los Países Bajos, si bien resulta lo más probable, ni, sobre todo, la fecha exacta de su muerte.

Entre los papeles de Benjamin B. Wiffen (1794-1867), se halló una copia anotada por él mismo del Ecelesiasticus Graece ad exempla Romanum de Jan Drusius, que destaca con fuerza que así lo hizo.

En la portada del citado libro, el rector inglés del Gimnasium de Amsterdam Matthew Slade (1569-1628) escribe:

Spectatae pietatis et eruditionis seni, reverendo in Xto fratri D. Cypriano Valeiiano amoris aeternum duraturi pignus, Amsteldamo Batavae In Angiiam redenti hunc lìbrum LM. D. D. Matthaeus Sladus frh. f. prydaino-saxo ab Austroperotto Durovngum anno MDCII ad XIIII Kalend. Oct.

Se sabe también que el 20 de noviembre de 1602 se encuentra en Middelburg, como se desprende de esta breve dedicatoria autógrafa:

[…] pio ac docto ¡uveni Samueli Radermachero in signum ac tesseram amicitiae hoc scripsit Cyprianus de Valera.

[…]

Midelburgi 20. Novembris anno 1602.[28]

Una probable anotación en la Athenae Cantabrigenses lo relaciona aun vivo en 1606. Otros autores sitúan la dudosa fecha de su muerte en 1602, 1622 o incluso 1625.[30]

Other Languages