Cinturón de Hierro de Bilbao

Cinturón de Hierro
Cinturondehierro.jpg
Una de las entradas al Cinturón en Archanda.
Tipo Sistema de fortificación de túneles, búnkeres y trincheras
Ubicación Bilbao ( España)
Coordenadas 39°56′00″N 0°34′00″O / 39.93333333, 39°56′00″N 0°34′00″O / -0.56666667
Época de construcción 1936- 1937
Construido por Alejandro Goicoechea
Materiales de construcción Acero, cemento, hormigón (y otros)
Estado de conservación Semiconservado
Conflictos bélicos Guerra Civil Española
[ editar datos en Wikidata]

El Cinturón de Hierro de Bilbao hace referencia a un sistema de fortificación formado por túneles, búnkeres y trincheras que se construyó durante la Guerra Civil Española a través de la costa y los montes que rodean Bilbao ( Gaztelumendi, Archanda, etc.) con el objetivo de defender la ciudad ante un ataque de las Fuerzas sublevadas.

A pesar del enorme esfuerzo económico y los recursos invertidos en su construcción, cuando las tropas sublevadas atacaron estas fortificaciones (que se encontraban incompletas), las defensas bilbaínas quedaron rápidamente en inferioridad. Cuando se produjo el asalto final de las brigadas sublevadas, los fortines de la línea no resistieron los bombardeos de artillería y aviación ni tampoco lograron evitar la caída de Bilbao, debido a que el ejército invasor conocía con exactitud las posiciones enemigas, ya que el ingeniero que dirigió su construcción les facilitó ésta información. A posteriori, la eficacia del Cinturón de Hierro ha sido elogiada por unos y criticada por otros.

Características

Consistía en dos líneas defensivas con una distancia entre ellas de unos 200 o 300 metros aproximadamente, que carecían de profundidad y protección por los flancos y que estaban situadas en las cumbres de las colinas, sin camuflaje alguno.[2]

No obstante, ya desde su concepción contaba con una serie de defectos que lo condenaron. Y es que contaba con trincheras rectilíneas, de fácil localización por la aviación y mal protegidas frente a ataques aéreos. Sus nidos de ametralladoras estaban concebidos y protegidos contra artillería de calibre 10,5 cm, sin tener en cuenta que el enemigo empleaba un gran número de piezas de calibre muy superior. En último punto, resulta incomprensible pero las fortificaciones del Cinturón de Hierro no se apoyan en obstáculos naturales que haya presentes en la zona, que en el caso de Bilbao son numerosos. En definitiva, el Cinturón de Hierro tenía demasiados puntos débiles como para ser un instrumento plenamente efectivo pero, ante esto, está la traición de Goicoechea, que no era otro que su creador.[2] Lo cierto es que, además de que éste se pasase al bando sublevado, la mediocridad de las defensas bilbaínas muy posiblemente esté relacionada con la planificación previa de Goicoechea.

Other Languages