Cifras históricas de población judía

El concepto de población judía se refiere al número de judíos en el mundo, algo difícil de calcular, debido a las discusiones constantes de la definición de judío. Todos los datos demográficos dados en este artículo son estimaciones de las fuentes abajo mencionadas.

Población histórica

Los núcleos de población judíos han cambiado notablemente de ubicación en un plazo de tiempo relativamente corto, debido a las constantes corrientes de refugiados judíos generadas por las persecuciones y las matanzas de judíos, oficialmente permitidas en varios lugares en diversas épocas. El siglo XX determinó un gran cambio en estas poblaciones, debido sobre todo a la persecución en Europa del Este seguida por el Holocausto, las migraciones judías a Estados Unidos, Argentina y Brasil, la creación de Israel y el subsiguiente éxodo de judíos del mundo islámico, tanto sefardíes como mizrajíes.

Época antigua y medievo

Incremento de la población judía en Europa antes de 1900
Fecha Población
Países Bajos
1829 46 408
1839 52 245
1849 58 626
1859 63 790
1869 68 003
1879 81 693
Hungría
1720 12 656
1785 75 089
1805 127 816
1829 202 328
1842 241 632
1850 352 400
1857 413 118
1869 516 658
1880 624 737
1890 725 222
Polonia
Siglo XVI 200 000
1659 100 000
1764 315 298
1816 212 000
1825 341 125
1826 368 773
1828 384 263
1856 563 000
1868 764 947
1875 860 327
1882 1 045 000
1893 1 229 000
1897 1 333 000
Württemberg
1832 10 670
1846 12 356
1858 11 088
1864 11 610
1871 12 245
1880 13 331
1890 12 639
1900 11 916
Fuente: The Jewish Encyclopedia (1901-1906).

Según José Jacobs, en la Jewish Encyclopedia (1901-1906), el Pentateuco contiene varias menciones en cuanto al número de judíos que abandonaron Egipto, los descendientes de los setenta hijos y nietos de Jacob que llevó su residencia a ese país. En conjunto, incluyendo levitas, había 611.730 varones sobre los veinte años de edad, y por lo tanto capaz de llevar armas; esto implicaría una población de unos 3,2 millones. El censo de David dice haber registrado a 1.300.000 varones sobre veinte años de edad, que implicarían una población de unos 5 millones. El número de los exiliados que volvió de Babilonia se cifra en 42.360 personas. Tácito declara que Jerusalén en el momento de su caída albergaba a 600.000 personas, mientras que Flavio Josefo aumenta esta cifra hasta 1.100.000, de los cuales 97.000 fueron vendidos como esclavos, de los que descenderían la mayoría de los judíos europeos. Según Jacobs, éstas parecen ser todas las cifras accesibles de épocas antiguas, y su fiabilidad es motivo de disputas. John William Colenso ha precisado las dificultades que supondrían el paso del Sinaí para un número de 3 millones de desplazados, así como la imposibilidad del área de Jerusalén para albergar a más de 80.000 personas con relativa comodidad.

En las guerras adriánicas, 580.000 judíos fueron esclavizados, según Dión Casio (lxix. 14). Según Theodor Mommsen, en el siglo I había alrededor de un millón de judíos en Egipto (de un total de 8 millones de habitantes) de los cuales unos 200 mil vivían en Alejandría (cuya población total era de 500 mil personas). Adolf Harnack[1] reconoce que había un millón de judíos en Siria en tiempos de Nerón, y 700.000 en la región de Judea, y añade otro millón y medio en otros lugares, estimando por tanto que en el primer siglo había 4,2 millones de judíos en el mundo. Jacobs considera esta estimación probablemente excesiva.

Viendo el número de judíos en la Edad Media, Benjamín de Tudela, hacia el 1170, cuenta en total 1.049.565; pero de ellos 100.000 son atribuidos al imperio Persa y la India, 100.000 a Arabia, y 300.000 a un indescifrable "Thanaim", obviamente meras suposiciones a partir de los judíos del este, con los que no entró en contacto. Había en aquella época probablemente no muchos más de 500.000 en los países que él visitó, y probablemente no más que 750.000 en conjunto. Los únicos datos verdaderos para la edad media están con respecto a comunidades judías especiales. La Jewish Encyclopedia provee una tabla de ello.[2]

La edad media fue principalmente un período de expulsiones. En 1290, 16.000 judíos fueron expulsados de Inglaterra; en 1306, 100.000 de Francia; y en 1492, unos 200.000 de España. Menores, pero más frecuentes expulsiones tuvieron lugar en Alemania, por lo que a comienzos del siglo XVI solo quedaban cuatro grandes comunidades judías: Fráncfort, 2.000; Worms, 1.400; Praga, 10.000; y Viena, 3.000.[3] Se ha estimado que durante los cinco siglos de 1000 a 1500, se mataron a 380.000 judíos durante las persecuciones, reduciendo el número total en el mundo a cerca de 1.000.000. En los decimosexto y decimoséptimo siglos los principales núcleos de población judía estaban en Polonia y los países del Mediterráneo, excluyendo a España.

El mundo moderno

De nuevo según Jacobs, Jacques Basnage a comienzos del siglo XVII se estimaba un total de 1.360.000 judíos europeos ( askenazíes), pero según un censo de la Primera Partición de Polonia en 1772, los judíos del estado Polaco-lituano eran 308.500. Como éstos formaban la mayor parte, es dudoso que el número total fuera más de 400.000 a mediados del siglo XVIII; y, contando aquéllos en las tierras del Islam, el número entero en el mundo en aquella época no habría podido ser mucho mayor de 1.000.000.

Asumiendo esos números razonables el crecimiento en los siguientes siglos fue notablemente rápido. Se comprobó en Alemania por las leyes que limitaban el número de judíos en ciudades especiales, y quizás más atestados; Jacobs cita que allí había 7.951 judíos en Praga en 1786 y 5.646 en 1843, y 2.214 en Francfort en 1811.

Chubinsky dice que en 1840 los judíos del sur de Rusia estuvieron acostumbrados a vivir trece en una casa, mientras que entre la población en general el promedio era solamente de cuatro o cinco.[4] El rápido crecimiento fue debido indudablemente a la corta edad de matrimonio y el pequeño número de muertes de niños en comunidades estables. Los principales detalles conocidos para cualquier longitud del tiempo están para Holanda, Hungría, Polonia, y Württemberg; ver el cuadro.

Jacobs, en la Jewish Encyclopedia, presenta una cierta evidencia de que el aumento de población de religion judía en este período pudo haber excedido al de la población en general, pero comenta también que tales cifras del aumento son a menudo muy engañosas, mientras que pueden indicar no el aumento natural por el exceso de nacimientos sobre muertes, sino por la inmigración. Esto se aplica especialmente a Alemania durante el comienzo del siglo XIX, cuando los judíos de Galitzia y Polonia aprovecharon cada oportunidad para ir hacia el oeste. Arturo Ruppin, escribiendo a fines del siglo XIX, cuando medidas drásticas fueron tomadas para evitar que los judíos rusos se asentaran en Alemania, demostró que el crecimiento de la población judía en Alemania había cesado casi enteramente, debido a la caída del índice de natalidad y, posiblemente, a la emigración. Semejantemente, durante este período, Inglaterra y Estados Unidos mostraron una notable inmigración judía.

Este crecimiento en números reales fue algo compensado por las conversiones desde el Judaísmo. Mientras que la Halakha (ley judía) dice que un judío que se convierte mantiene su condición de tal, en el clima persecución que prevaleció en gran parte de Europa en este período, la conversión tendía a ser acompañada por una renegación de la identidad judía, y conversión al cristianismo; estos generalmente dejaron de ser considerados parte de la comunidad judía. La Jewish Encyclopedia ofrece algunas estadísticas de la conversión de judíos al protestantismo, catolicismo, y cristianismo ortodoxo - al que llama "Catolicismo griego".[5] El resultado es que unos 2.000 judíos europeos se convertían al cristianismo cada año durante el siglo XIX, pero que en la década de 1890, el número se acercaba a 3.000 por año, — 1.000 en el Imperio austrohúngaro, 1.000 en Rusia, 500 en Alemania, y el resto en el mundo anglosajón. En parte, contrarrestando esto, cerca de 500 eran convertidos al judaísmo cada año, principalmente mujeres cristianas que se casaban con hombres judíos. Para Rusia, Galitzia, y Rumanía, las conversiones estaban disminuidas por la emigración: en el último trimestre del siglo XIX, probablemente 1.000.000 judíos de esta área de Europa emigraron, sobre todo a los Estados Unidos, y también muchos al Reino Unido.

Hacia finales del siglo XIX, las estimaciones del número de judíos en el mundo se calculaban de unos 6.200.000[8]

El artículo de la Jewish Encyclopedia en que está basado principalmente, estima sólo 314.000 judíos sefardíes a comienzos del siglo XIX, si bien estudios más recientes tienden a sugerir que esta estimación es baja. La misma fuente da dos estimaciones muy distintas para los Falasha, los judíos etíopes, estimados en 50.000 y 200.000, siendo la primera más cercana a su población actual.

Other Languages